POTTOKI ESKOLA MONTESSORI, GUARDERÍA

Redacción: Gemma Garbizu
Fotografía: Jon Borrego
Dirección y coordinación: Laura Manjarrés
Edición y postproducción: Filtro Creativo

Hoy nos adentramos en el mágico mundo de los más pequeños de la mano de Lorena Garayoa, la propietaria de Pottoki Eskola Montessori. Lorena nos descubrirá cómo es el día a día en esta bonita guardería, un espacio que nos ha sorprendido muy gratamente por el sistema de desarrollo infantil que aplica en la enseñanza de sus “bajitos huéspedes”.

El sistema Montessori aboga por que los niños y niñas desarrollen su inteligencia y su parte psíquica a través de un trabajo libre con material didáctico especializado. Se basa en la observación de los más pequeños, y en guiarles con el objetivo de potenciar al máximo sus capacidades intelectuales, físicas y emocionales. Fue desarrollado por María Montessori, una mujer adelantada a su tiempo que estaba convencida de que la educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo.

Lorena ha estado muchos años trabajando en el área comercial; también ha sido visitadora médica y su sueño de pequeña era ser médico, aunque a pesar de ser una excelente estudiante no entró en medicina por medio punto. Pero quizás el destino es sabio, ya que esta gran profesional ha creado en San Sebastián un espacio realmente magnífico para que los más pequeños desarrollen sus capacidades en un entorno lleno de luz, armonía y bienestar.

Hace ya diez años Lorena decidió abrir una guardería como su mejor proyecto personal además del de su familia, por supuesto. La educación de su hija Duane es la que le impulsó a investigar sobre métodos que se diferenciaran de las enseñanzas y las guarderías más convencionales. Lorena opina que en ciertos centros de enseñanza el niño suele ser simplemente “uno más” cuando en realidad cada niño “es todo un mundo”, todo un potencial de crecimiento que puede sorprenderte hasta límites inimaginables si sabes desarrollar correctamente sus capacidades.

En un comienzo Lorena estaba muy centrada en la gestión de la guardería para lograr que este proyecto saliera adelante. Estaba muy contenta de cómo iba evolucionando, pero echaba en falta un método que supiera potenciar al niño en todos sus valores. Opina que, por supuesto, es importante que los pequeños estén limpios, hayan comido, hayan dormido… pero no hay que desatender por ello otras cosas que pueden ser más importantes. Esta inquietud le llevó a investigar diferentes sistemas hasta que Montessori la “enamoró” siendo en la actualidad titulada en Guía Montessori de cero a tres años por el “International Montessori Institute”.

“Si queremos que nos respeten siendo mayores por qué no respetar al niño”: eso es lo que opina Lorena. En este espacio los más pequeños disfrutan de diferentes actividades de lo más variopintas en pro de su desarrollo. Debes dejar a los niños que experimenten, que se equivoquen y vuelvan a intentarlo por si mismos para que vayan adquiriendo esa seguridad y autonomía que les convierta en personas “completas” en el futuro. Está comprobado que los niños son auténticas esponjas humanas que lo absorben todo, y lo que reciben ya desde que está en el útero de la madre hasta los tres años marca en una medida inimaginable su posterior desarrollo.

En el sistema Montessori se aboga por el movimiento y la decisión libre del niño, pero por supuesto siempre bajo una guía continuada por parte de los profesionales. Los niños educados con Montessori “no hacen lo que quieren”… sino que “quieren lo que hacen”, que es bien distinto. Lorena piensa por ejemplo que a una edad temprana es bueno dejar al niño beber en vaso de agua en lugar de con biberón, aunque se moje y ello resulte más incómodo para los mayores. Y es que si les pones el camino siempre fácil no dejas que se desarrollen y estén preparados para afrontar la vida.

Las actividades en Pottoki Eskola Montessori están contempladas para estimular al niño en diferentes aspectos. Cuando son muy pequeñitos aprenden a sentarse solitos, a coger buena postura para gatear, a jugar con diferentes texturas y sensaciones… También hacen ejercicios para ponerse de pie y fortalecer las piernas.

Cuando los niños ya se levantan y comienzan a andar pasan al otro espacio de esta guardería, donde aprenden a hacer las cosas por ellos mismos pero guiados por una profesional: comer, ir al baño y jugar con materiales didácticos específicos, pero también disfrutar de experiencias tan divertidas como por ejemplo hacer pan: Lorena dice que si confías en el niño alucinas con lo que es capaz de hacer.

En las actividades de psicomotricidad trabajan conceptos esenciales como son el sentido del equilibrio y la coordinación para una mayor destreza y habilidad. También aplican actividades de estimulación de los cinco sentidos. Cuentan con materiales principalmente de madera, mucho más agradables y nobles que el plástico y que se pueden llevar a la boca sin problema, como las cajas de permanencia que les fascinan y que desarrollan su inteligencia o la “caja de los tesoros” que estimulan sus diferentes sentidos. Pero es curioso ver como hay otras actividades como “la zona de vida práctica” donde hay paños, escobas y recogedores “mini” para que aprendan a limpiar y barrer; ¡¡cómo disfrutan con ello!!

En Pottoki Eskola Montessori el idioma es trilingüe: castellano, euskera e inglés. El inglés lo van introduciendo poco a poco, y los niños pueden expresarse tanto en euskera como en castellano con sus respectivas monitoras. Para ello esta guardería cuenta con un equipo de cuatro profesionales de la educación infantil que trabajan en el día a día con los pequeños. Ellas son Marta, Ainhoa, Leire y Aitziber que constituyen para Lorena una ayuda inestimable. Lorena dice que nada más conocerlas tuvo “feeling” con ellas y su instinto no se equivocó, formando un equipo muy estable y compenetrado en beneficio de los niños.

En el tema de la alimentación opina que no hay que ser muy estricto; “no es cuestión de que adquieran traumas con las comidas”. Los padres pueden traer la comida a sus niños si lo desean pero la propia guardería ofrece un servicio de catering supervisado por un pediatra donde se van añadiendo todos los alimentos necesarios a lo largo de la semana. Esta guardería es partidaria de métodos como BLW o alimentación complementaria guiada por el bebé, un método que aboga por incorporar sólidos blandos en la alimentación sin pasar por la fase de purés y papillas, siendo el propio bebé quien se alimenta por sí mismo usando las manos.

Cuando llega la hora de dormir no hay cunas ni elementos que limiten el movimiento natural de los niños, pero da gusto observar a los más pequeños dormidos plácidamente en confortables colchones.

Esta guardería apuesta en todo momento por el bienestar de los niños… ¡y de los padres! Pensando en ellos, todos los jueves acuden unas profesionales de lactancia para resolver cualquier duda que tengan. Y los sábados por la mañana también organizan talleres con actividades para que los padres puedan dejar a sus niños por unas horas. Se trata de una guardería de lo más completa que no cierra en puentes ni en periodos vacacionales, siendo una magnífica opción para confiarles a nuestros más pequeños.

No hay comentarios

Publicar un comentario