VANESSA IACONO, ARTISTA

ALEX MILLER MAKE UP

Hoy en día nos parece que todo está ya inventado y que nada nos va a sorprender. Luego aparece gente como Vanessa Iacono y nos damos cuenta de que la creatividad no tiene límites. Esta venezolana, afincada en Madrid desde hace algo más de dos años nos enseña, a través de sus pinturas, un mundo lleno de emociones, fantasía y magia. Nadie queda indiferente ante sus obras con personajes de enormes ojos, gran profundidad psicológica y colores del arcoíris.

Estudió psicología, sin embargo, ya desde niña algo le empujaba a expresarse a través de la pintura y la poesía. Esa inquietud artística encaminó su carrera a lo que hoy se ha convertido en su forma de vida y expresión. A través de sus pinturas refleja sus experiencias y sentimientos; una forma de comunicar llena de energía, pasión y positividad.

No hay nada que se le resista, ella pinta cuadros, pero también es capaz de pintarte una puerta, unos zapatos o una silla. Lleva su arte hasta donde haga falta. De hecho, no deja de innovar creando sus dibujos en Realidad Virtual. ¿Nos adentramos en su mundo?

Colaboradores: Alex Miller (maquillaje y peinado)

Entrevista: Andrea Suárez
Fotografía: Carmen Hache
Grabación de vídeo: Isabel Roselló
Coordinación: Andrea Suárez
Edición y postproducción: Filtro Creativo

MAKING OF

Eres psicóloga de formación, pero ¿en qué momento, cómo y por qué esa transición entre psicología y arte?

Más que una transición, la psicología siempre ha estado vinculada a mi obra, de hecho, me ha servido como plataforma de entendimientos, búsquedas y comprensión de mis propias expresiones emocionales a través del arte. Me apasiona comunicar y, además, hacerlo de forma estratégica. A pesar de que la manifestación artística es más libre y subjetiva, he logrado combinar lo mejor de los mundos entre la psicología, el arte y la comunicación. En definitiva, transmitir un mensaje con estética, pero también con sentido.

¿Psicológicamente cómo podrían explicarse esos rostros tan grandes de ojos inmensos?

Como humanos buscamos el contacto visual, expresamos con la mirada antes de decir una palabra y, por esta razón, mi énfasis en la mirada y sobre rostros que visualmente no pasan desapercibidos. En mi obra los rostros representan la manera de estar presente frente a alguien, haciéndose notable frente a “otra persona” con la cual dialogar, imaginar, reír, recordar o hacer fluir una emoción.

Además, cuando pinto lo hago a través de una “asimetría perfecta” porque, así como considero que en el error hay belleza, y en la imperfección hay equilibrio, mis personajes, en su mayoría, tienen ojos muy grandes en desproporción con sus rostros. El día a día está lleno de caras y me gusta fijarme en sus morfologías para luego pintarlas a mi manera, por eso, me gustan las ciudades donde pueda ver gente mientras camino.

Hablas con mucha pasión, ¿qué sientes ante lo que haces?

A veces lloro de emoción, cuando veo tantas cosas que he pintado y logrado, cuando termino un cuadro, o cuando alguien dice algo bonito sobre mi obra. Me emociono mucho, y la energía “mitocondrial” me inspira a ir más allá, supongo que eso es sentir pasión por lo que se hace. Y cuando las personas admiran mi obra, preguntan o se sienten atraídos es para mí una inmensa satisfacción.

El concepto “mitocondria” está muy presente en tu inspiración artística, ¿nos lo explicas?

Las mitocondrias son organelos celulares que me inspiran inmensamente y básicamente es por su función: proveer de energía a la célula. Eso se ha convertido en mi fuente de inspiración porque lo he representado en mi obra como el motor interior o la energía con la que hacemos lo que nos apasiona, la energía que nos mueve. Así que, cada uno de mis trabajos está impregnado de energía mitocondrial que, prácticamente, ya se ha convertido en la forma de identificar mi trabajo sin firmarlo y es también una manera de inspirar a otros a que hagan aquello que les apasiona.

Tu obra es fácilmente reconocible. ¿Cómo la definirías?

Pasé muchas horas, días, meses y años de ensayo-error para darme cuenta de lo que me gustaba pintar; no vengo de una escuela de pintura, por lo que me tocó ir experimentando y enfrentarme a mis deseos, miedos, emociones y alegrías a través de la pintura, sólo porque me gustaba hacerlo. Una de las cosas que más amo de este proceso inacabable, porque siempre se puede aprender más, es reconocer el valor del error como parte esencial de la obra. El “amar el error” me llevó a conseguir el equilibrio.

Adicionalmente, incorporé ciertas cosas como leitmotiv de mi trabajo que, hoy en día, hacen reconocible mi obra, una de ellas es “La Mitocondria” de la que ya te he hablado, y que la represento de alguna manera visible en la piel de mis personajes, como una forma de mirar el interior de cada cual a través de su energía microscópica.

Llevas algo más de dos años viviendo en España tras un periplo de varios países. ¿Qué te inspira nuestro país?

Mi trabajo artístico exige estar en muchos lugares, tanto para mostrar mi obra como para tomar fuentes de inspiración. He dejado mi obra en más de 12 países durante más de 10 años y me atrae saber que quedan muchos rincones por recorrer. Me resulta fascinante la vida aquí, las ganas de la gente por brindar con los amigos, las ciudades que se transitan peatonalmente, su gastronomía y rincones alegres con contrastes. Donde más he estado es en Madrid, una ciudad de infinitas posibilidades culturales, eso me inspira sin duda, saber que hasta los domingos hay algo curioso que ver o hacer.

Te hemos oído hablar del pensamiento dual ¿Qué es exactamente para ti?

En mi obra, el pensamiento dual viene reflejado por una manera de pensar propia de la humanidad y una reflexión filosófica en torno al dualismo cartesiano: vivir-morir, aquí-allá, blanco-negro, mente-cuerpo, interno-externo etc. La dualidad es mi referencia entre lo interno versus lo externo, es por esta razón que pinto la mitocondria que está en nuestro interior y la pongo sobre la piel de mis personajes llevándola a un plano visual exterior.

Ahora también te atreves a pintar con Realidad Virtual, ¿cómo conjugas esta nueva tecnología con tu obra?

Hoy en día, la realidad virtual está disponible como nuevo medio de expresión artística y me apasiona aprender a utilizar todos aquellos medios que puedan ampliar la creatividad y la comunicación. Mañana podrá ser otra herramienta, y como artista, creo que debemos amoldarnos al avance tecnológico de las sociedades, reformular la expresión artística con amplitud de miras, flexibilidad y creatividad.

Actualmente ofrezco respaldos virtuales en VR (Virtual Reality) de mi obra física o material, esto supone un cambio en mi manera de presentar la obra y ha significado incluso plantearme mi obra en 360 grados. Esto me parece fascinante, porque la creación es infinita y estoy deseando que vengan muchos cambios más que me exijan aprender y sorprenderme de lo que soy capaz de hacer como artista. Sin embargo, estoy convencida de que el talento no reside en el uso técnico de una herramienta o tecnología, sino en cómo se aprovechan creativamente sus recursos para expresar de forma diferenciadora.

Y hablando del talento… ¿quiénes son tus musas?

Mis musas artísticas son Egon Schiele, Picasso, Dalí, George Condo, Jean Dubuffet, Yoshitomo Nara, Yayoi Kusama, Hiro Ando, Pierre Soulages… entre otros.

Pero no siempre son personas, muchas veces utilizo la música para inspirarme. Puedo llegar a construir un momento perfecto para conseguir la musa con tan solo elegir un playlist adecuado. Me gusta el soul, el blues y la música indie. Suelo escuchar Nina Simone, Ray Charles, Otis Redding, Lana del Rey, Solomon Burke, Florence and the Machine, Perfume Genius entre otros.

También me inspiran mucho los animales, los adoro y puedo estar horas viendo fotos o vídeos de animales.

Si la Capilla Sixtina se decorase con una obra tuya ¿cuál elegirías?

No elegiría ninguna obra ya hecha, realizaría una nueva con personajes mitocondriales que representen la transición de la humanidad hacia el futuro, sus destrezas, su creatividad y las potencialidades del cerebro humano.

Creo que pintaría una sociedad inteligente, sostenible, tecnológica y progresista bajo mi visión artística, también con escenas absurdas y con mucho humor que es, sin duda, el rasgo más inteligente de la humanidad. Adicionalmente, creo que le instalaría sonido y dejaría tesoros escondidos para ser visualizados con realidad virtual aumentada. Haría una experiencia que involucrara la vista y otros sentidos.

¿Te ha abandonado alguna vez la musa?

Hay momentos en los que soy más vulnerable emocionalmente, no es que la musa me abandone sino que quizás las preocupaciones focalizan la atención en otras cosas, puede ser que desvíen un poco el input de inspiración, pero por fortuna sé cómo hacer que reaparezca. Creo mis propios rituales previos para suscitar el ambiente idóneo de creación artística…

¿Cuáles son esos rituales previos?

El primero es limpiar y ordenar todo, si la mesa de trabajo está ordenada es un buen comienzo. Luego la iluminación, procuro que exista luz natural, o en su defecto una buena iluminación artificial. Y como ya he mencionado, la mayoría de las veces la música consigue engancharme con la musa cuando estoy distraída. El resto viene solo. De todos modos, la pasión por pintar siempre está presente, no necesito de ningún ritual para despertarla.

¿De qué color es España?

Para mí España es azul celeste, es un país que me ha brindado emociones positivas y yo las asocio con el azul cielo. Aunque es verdad que es un país que tiene la posibilidad de brindar muchos colores según sus regiones y las maravillas con las que te sorprende.

¿Y de qué color es tu Venezuela actual?

Lamentablemente, en Venezuela ahora no pueden verse sus colores, porque le han bloqueado la luz y sin luz no hay color. Pero la Venezuela donde crecí y trabajé durante muchos años era multicolor, brillante, fluorescente, de colores muy vivos y vibrantes. Espero algún día volver a ver los colores de mi país y mostrarlos con orgullo.

¿Dónde te ves a ti misma en 10 años?

Me veo llevando mi obra a más rincones del mundo y, sobre todo, inspirando a otros, despertando las pasiones y las mitocondrias de la gente. También, evolucionando mi obra a otros medios de producción. Ahora mismo, he pasado a crear obras a través de herramientas tecnológicas, con realidad virtual y aumentada.

En cuanto al lugar físico, no sé dónde estaré porque siento que el mundo es mi país, es tan bonito sentir cómo te reciben en lugares desconocidos que, paradójicamente, me he aferrado a no tener un lugar fijo.

¿Mantienes contacto con quien adquiere tus obras?

Me gusta tener contacto con quienes adquieren mi obra, sé que a veces eso se me escapa de las manos, pero tiene, para mí, un valor excepcional saber quién se queda con una de mis creaciones.

¿Dónde y cómo se puede adquirir tu obra?

Hago trabajos por encargo y también tengo inventarios de obras disponibles por temporadas y ofertas especiales, los cuales publico con regularidad a través de mis redes, por lo que siempre aliento a las personas interesadas a ver mis publicaciones y comunicarse conmigo a través de instagram @viaconog, email vanessaiacono@gmail.com o mi web www.iaconoartist.com

Mi obra física o material, por lo general reside en aquellas ciudades donde vivo o he pasado una temporada: Madrid, Miami, Houston y New York. En Miami concretamente trabajo con una Galería llamada L’Excellence Design Gallery para algunos proyectos asociados a mobiliario artístico. En esa galería también se puede adquirir mis trabajos.

Tu producción artística es multidisciplinar o, mejor dicho, involucra diversos talentos…

Sí, no sólo es pictórica, es decir, que no solo pinto cuadros, también pinto sobre cualquier tipo de superficie y adapto mis técnicas, maderas, polímeros, metales y vidrios, sobre todo para proyectos de interior design. También hago performances de livepainting para espectáculos o eventos, adoro pintar en vivo, y estos shows los hago en dos modalidades: pintando obras grandes durante un tiempo establecido o performances con Realidad Virtual donde el espectador tiene acceso a mi trabajo a través de proyecciones físicas. Por lo general este tipo de espectáculos de innovación son interesantes para empresas, eventos privados, celebraciones o espectáculos culturales institucionales.

¿En casa de quién te encantaría colgar una de tus obras?

Creo que sería más de una persona, pero podría mencionar algunas que me haría mucha ilusión: Iris Apfel, la diseñadora de interiores e icono de la moda estadounidense; Pierre Hardy, el diseñador francés de calzado de la casa Hermés; Yoshitomo Nara, el artista japonés contemporáneo y aquella persona que esté leyendo este artículo y se sienta inspirada por mi obra.

¿Cómo inculcarías el amor por el arte en un niño?

Enseñándole obras de arte de una forma lúdica, explicando el contexto de creación y cómo surge la inspiración, pintando, oyendo música y compartiendo con otros artistas. Alentaría al niño a hacer sus propias creaciones y luego defenderlas frente a los demás.

¿Qué pintor clásico admiras?

Leonardo Da Vinci, más que un pintor, un genio que la humanidad tuvo la suerte de tener y El Bosco, por su rareza para la época, me parece que tuvo una gran forma de diferenciarse con surrealismo en el 1500.

Si tu pintura fuera una pieza de ropa ¿qué serías?

Una falda acordeón plisada desde la cintura a media pierna.

Si tu pintura fuera un país ¿cuál sería?

Francia.

¿Cuáles son tus tres obras favoritas del museo del Prado?

“El jardín de las delicias” de El Bosco, “El caballero de la mano en el pecho” de El Greco y “Las tres gracias” de Rubens

Imagínate que la ciudad de Madrid te encargase decorar con tu arte uno de sus monumentos, ¿cuál sería?

El Museo Reina Sofía.

¿Cuáles son tus nuevos proyectos?

Pintaré en Estados Unidos una serie limitada de sillas al estilo Luis XV, con la intención de mostrar el contraste entre el mobiliario clásico y el arte contemporáneo. Serán piezas únicas y diferentes para aquellos que aman el diseño de interiores combinado con arte o simplemente desean poner un acento distinto en su hogar. También voy a hacer presentaciones en vivo pintando con realidad virtual para eventos y ponencias. Y otro proyecto son workshops de arte e innovación para adultos y niños.

¿Cuál es en tu opinión el futuro del arte?

El futuro del arte será multimedia y multitecnológico, pienso que cada vez habrá más posibilidades de explorar medios de producir arte, de forma extraordinaria y diferenciadora. El avance tecnológico no se detendrá, así que el artista del futuro que ya es hoy, deberá abrir sus creaciones al uso de medios extraordinarios para crear y no por esto perderá su sensibilidad artística.

¿Sueñas en color o en blanco y negro?

No recuerdo haber soñado en blanco y negro, aunque, si llegara a pasar, seguro que conseguiría algo curioso e inspirador que observar.

¿El arte y la comercialidad son enemigos o amigos?

El arte es una actividad comercial, es un trabajo como cualquier otro y soy fiel defensora del valor del trabajo artístico. Durante más de 10 años he gestionado mi obra de manera comercial, porque para mí no está desligado, ya que no es mi hobby, es mi trabajo, y eso me ha orientado a perseguir propósitos laborales que implican disciplina, dedicación y organización. He trabajado para particulares y para grandes corporaciones y marcas en proyectos grandes y pequeños, con equipos de trabajo y personal técnico a mi cargo. El artista debe exigirse a sí mismo y ofrecer verdaderas piezas de valor e impacto social.

Describe tu obra en tres palabras.

Mitocondria, pasión y color.

Descríbete en tres palabras.

Apasionada, exigente, curiosa.

Muchas gracias Vanessa por adentrarnos en tu mundo mitocondrial que nos ha llenado de energía y positividad. ¡Te deseamos mucha suerte!

¡Hasta la siguiente publicación! ¡Estad atentos!

¡Nos vemos!

No hay comentarios

Publicar un comentario