HOTEL ARBASO, UNA ESTANCIA INOLVIDABLE EN PLENO CENTRO DE DONOSTI

En plena zona romántica de San Sebastián, donde confluyen las calles San Martín y Fuenterrabía, se encuentra Arbaso, un precioso Hotel Boutique de cuatro estrellas donde cada elemento ha sido proyectado con todo lujo de detalles para que sus huéspedes vivan una experiencia muy difícil de olvidar.

En Arbaso se respira una atmósfera realmente acogedora, singular y genuina; un clima de máxima hospitalidad que invita a sentir y saborear la cultura y las tradiciones vascas en cada uno de sus rincones. Es un hotel único, que pone en valor la cultura de Euskal Herria para compartirla en un maravilloso marco de exclusividad.

Tal como se puede leer acerca de este alojamiento: “Todas las historias tienen un origen, y Arbaso es la fuente de la que se nutre su historia, un hogar donde sentir, palpar, saborear, oler… y, en definitiva, VIVIR la esencia de la cultura, el arte, las tradiciones y la gastronomía de esta tierra… ¡Os invitamos a vivir la Experiencia Arbaso!

Hotel Arbaso
Hondarribia Kalea 24, Donostia-San Sebastián
  843 93 14 00
  info@hotelarbaso.com
  www.hotelarbaso.com

Colaboradores: Little LolaCXC

Entrevista: Gemma Garbizu
Fotografía: Marian Etxebeste, Javier Tolosa
Coordinación: Laura Manjarrés
Edición y postproducción: Filtro Creativo

Comenzamos la entrevista hablando con Raúl Fernández Acha, director del Hotel Boutique Arbaso.

La ubicación, la calidad y la excelencia en el servicio definen al Hotel Arbaso. Desde luego, Raúl, estáis en una ubicación magnífica: el “kilómetro cero” de San Sebastián.

Efectivamente, nos encontramos en pleno centro de nuestra ciudad, a la sombra de la Catedral del Buen Pastor. Es una zona muy transitada, y sin embargo hemos logrado crear una atmósfera donde se respira un entorno de paz, de tranquilidad, de sosiego… Hemos querido buscar ese contraste en el que puedes pasar del disfrute compartido con tu gente a la absoluta intimidad, dejándote envolver por una decoración donde prima la excelencia en la calidad de cada detalle.

El nombre del Hotel, Arbaso (ancestro, orígenes), obedece precisamente a ese homenaje que se quiere rendir a los antepasados, a su historia, tradiciones… Es el legado que quieren dejar a los demás para que lo auténtico no se pierda. De ahí el refrán que se puede leer en la entrada: “Esan zirelako gera eta geralako izango dira”: “Somos porque fueron y serán porque somos”. Es una forma de mantener viva la llama de generación en generación.

El edificio que aloja este hotel es impresionante… En esta esquina se encontraba la emblemática tienda Loewe.

Así es, estamos en una zona estratégica que en unos años será completamente peatonal; es un enclave privilegiado. El edificio data del siglo XIX, y hemos respetado al máximo su esencia para preservar el estilo señorial de San Sebastián. Mucho antes de la construcción del hotel, la propiedad ya tenía vínculos con este edificio, y “Arbaso”, como su nombre indica, es un homenaje a los antepasados… una vuelta a los orígenes, al respeto por lo auténtico, lo natural y tradicional. Pero, por supuesto, nos hemos adaptado por completo a los requerimientos que tiene el turista actual: innovación en producto, servicio, tecnología…

Cuando entras en Arbaso, lo primero que te llama la atención es la originalidad de la recepción; no existe el tradicional mostrador…

Esta era una de nuestras “obsesiones” al realizar el proyecto del hotel. No queríamos que la recepción fuera un lugar para despachar al cliente, darle unas llaves y mandarle a la habitación; sino un LUGAR DE ACOGIDA Y BIENVENIDA: ONGI ETORRI. La experiencia del cliente con el hotel empieza ya desde el momento en el que hace la reserva, saludándole en euskera a modo de guiño. A partir de ahí, la bienvenida, la propia llave… cada pequeño detalle… Todo está orientado a que el cliente no se sienta uno más, sino especial y único. Como lo es este hotel. Como lo es su habitación. Como lo es el destino…

La luz ha sido uno de los elementos que han estado muy presentes en la concepción de Arbaso. En la recepción se puede ver la obra “Muros de luz” de Aitor Ortiz, donde el muro de la cantera de Markina se traslada al interior del hotel a través de una fotografía que simula un bloque de piedra macizo de la propia cantera, haciendo juego con el pavimento que está realizado con piedra natural de la misma.

En las habitaciones de Arbaso se respira una atmósfera de máximo bienestar…

Cuando proyectamos este hotel, teníamos claro que Arbaso no podía ser una habitación ni un alojamiento más. Debía convertirse en un símbolo de nuestros valores, de nuestra pasión por acoger, compartir y disfrutar con otros; de vivir y experimentar todo de forma exquisita, sin escatimar en detalles. Desde el nombre del hotel o de las habitaciones, la elección de las sábanas, lámparas, puertas… los proveedores en gran medida locales, los uniformes…. Cada rincón de esta casa tiene su porqué; su razón de estar. No hay ningún elemento decorativo, ni persona, ni servicio que se haya elegido al azar; todo está muy bien hilado.

Cada una de sus cincuenta habitaciones reúne los máximos estándares de calidad independientemente de su categoría. Las ventanas tienen un grosor capaz de hacernos olvidar que estamos en pleno centro de la ciudad. Son espacios muy acogedores, luminosos y súper silenciosos que tratan de transmitir la esencia de la cultura vasca desde que entras por su puerta.

Cuando te adentras en una habitación del Hotel Arbaso, descubres una “sencillez exquisita” que ha sido concebida para convertirla en “tu hogar” durante tu estancia en San Sebastián. Son habitaciones donde domina un estilo protagonizado por los materiales nobles como las puertas de roble, los cabeceros de cuero o las cortinas de lino con tratamiento ignífugo.

Destacan las originales mesas numeradas de nogal de Arkaia, los apliques diseñados por Norman Foster para la firma Flos, las sillas de Moneo diseñadas para Ondarreta, o la ropa de cama con cuatrocientos hilos por pulgada donde el descanso se vuelve infinito.

En los baños, las duchas de efecto lluvia hacen que el contacto del agua con tu piel se convierte en una sensación realmente placentera. En este espacio puedes disfrutar de detalles exclusivos como los secadores de pelo Dyson o la comodidad de la tecnología japonesa de primer nivel.

Otra estancia que habéis cuidado al detalle es vuestro gimnasio…

Somos conscientes de que el wellness es una tendencia al alza, y el deporte juega un papel determinante. Nuestro cliente también quiere seguir cuidándose en épocas de vacaciones. Para satisfacer esta demanda, hemos equipado un pequeño gimnasio con máquinas de última generación de la marca Precor, la más alta del mercado. Son máquinas con tecnología de última generación en el que el cliente tiene conexión WIFI para poder disfrutar de series, programas, leer una revista… o seguir con el entrenamiento que ha dejado a medias en su lugar de origen. Todo está pensado para que el entrenamiento se convierta en puro entretenimiento.

¿A qué tipología de huésped está dirigido Arbaso?

El tipo de cliente al que nos dirigimos es todo aquel que desee vivir una experiencia transformadora en un Hotel Boutique en un destino premium como es San Sebastián. Este hotel, aunque tiene cuatro estrellas porque arquitectónicamente preferimos proyectarlo así, brinda servicios de la máxima categoría. Son clientes amantes de la buena gastronomía, de la calidad en cada detalle y de la exclusividad.

Por otro lado, tenemos clientes que se alojan en el hotel por motivos de trabajo. Tenemos dos tipos de categorías de habitaciones; unas estándar y otras superiores, idóneas para altos directivos.

Al igual que el edificio que aloja este hotel, la decoración de Arbaso es realmente singular. Se trata de acabados únicos y exclusivos, tratados de manera artesanal, que recuerdan a elementos de la naturaleza, con piezas de diseño icónicas mimadas al detalle.

Hablando del momento que estamos atravesando… Esta pandemia habrá cambiado vuestra forma de proceder en muchos aspectos.

La filosofía de este hotel es la de compartir al máximo; historia, cultura, tradiciones, gastronomía… Pero en estos momentos respetamos al máximo a los clientes que por precaución desean tener máxima autonomía. Por ello hemos desarrollado una aplicación de última generación que permite a nuestros huéspedes llegar hasta su habitación sin tener que relacionarse con el personal, pudiendo controlar a través del móvil todos los detalles: programar la temperatura deseada en su habitación, abrir la puerta sin tocar ninguna llave, acceder a su plaza de parking sin introducir ninguna tarjeta… Todo el hotel está proyectado con tecnologías de vanguardia que no se ven para no afear los espacios, pero que están ahí para brindar máxima comodidad y seguridad al cliente en cada momento.

La mayor parte de los elementos del Hotel Arbaso son de productores locales…

Sí… Contamos con grandes profesionales entre nuestros proveedores; personas que conocen nuestras raíces; nuestra historia, y saben perfectamente lo que buscábamos; desde Fiark arquitectos, con Iñigo Garate a la cabeza, pasando por el equipamiento con Ondarreta, Arkaia, o la diseñadora Irati Guarretxena, que se esconde bajo la marca letitare. Todos han entendido y se han mimetizado con nuestro proyecto; quizá no haya hecho falta que se mimeticen, porque comparten los valores de Arbaso. Los trajes y uniformes diseñados por Irati se retrotraen a los trajes tradicionales de nuestros antepasados: el gerriko, el chaleco de los harrijasotzailes, los colores, los tejidos naturales…

Como director de este hotel, Raúl, tienes a tus espaldas una larga trayectoria en la dirección de otros establecimientos… ¿Qué supone esta etapa al frente de Arbaso?

Efectivamente, llevo muchos años en este sector; he tenido la suerte de ser partícipe de varios proyectos en diferentes lugares. A comienzos de 2019, me surgió la oportunidad de liderar un proyecto tan especial como el de Arbaso desde el inicio. Ha sido todo un sueño como profesional de este sector: ver el nacimiento de un Hotel y tener la ilusión de compartir un proyecto con esta propiedad a la que conozco desde hace mas de veinte años, a la que respeto y admiro.

Hablamos con Itziar García, la directora de comunicación de Arbaso.

También son muy originales los nombres de las habitaciones: Izar, Xirimiri, Sustrai, Olatu… Dinos Itziar, ¿en qué os basasteis para su elección?

En cuanto a los nombres de las habitaciones, también existe un relato. El hotel ofrece experiencias exclusivas divididas en los cuatro elementos: tierra, agua, fuego y aire. A partir de ahí, hemos jugado con texturas, con la naturaleza… y de ahí surgen los nombres relacionados con el entorno.

Están las habitaciones “Xirimiri” esa llovizna tan típicamente donostiarra; “Izar”, para aquellos que viajan solos, siendo ellos la “estrella” y disfrutando de una preciosa habitación individual que accede a un patio dorado…; “Zuhaitz”, que une dos habitaciones relacionando su nombre con las habitaciones familiares; “Ilargi”, una habitación Junior Suite con dos estancias, como las dos caras de la luna; “Sustrai”, la raíz de la tierra, muy relacionada con el pilar de este hotel al ser las habitaciones más numerosas; o “Zerua”, la habitación top que hay en la quinta planta y a través de la cual “tocas el cielo”.

Itziar García, directora de comunicación del Hotel Arbaso y Raúl Fernández Acha, director del Hotel Arbaso.

¿Qué impulsó a la propiedad a abrir este concepto de hotel? ¿La ilusión por hacer algo diferente?

Estamos orgullosos de dónde venimos, nos gusta cómo vivimos, cómo es nuestra cultura, nuestro arte, nuestra gastronomía… Vivimos el lujo a diario aunque muchas veces no seamos conscientes. Y deseamos ponerlo en valor y compartirlo con el resto del mundo. Para nosotros también es una forma de ir descubriendo nuestros orígenes; detalles, historias, productos… y queremos adaptarlos a esta era para que el cliente las disfrute y las viva en exclusiva, de modo privado y único. El servicio, por eso, ha de ser exquisito. Todos nuestros profesionales conocen esta forma de ser, nuestra cultura, nuestro propósito…

Vuestra filosofía de compartir las tradiciones y la cultura vasca también os ha llevado a ofrecer todo un mundo de experiencias a vuestros huéspedes.

Efectivamente, somos conscientes de que el turista busca experiencias cada vez más transformadoras; experiencias que marquen huella, que sean diferentes. Conocer nuevas culturas, y de manera exclusiva…

¿Qué tipo de experiencias ofrecéis?

Ofrecemos veintitrés experiencias en colaboración con Basque Destination; son experiencias que pivotan en los cuatro elementos que hemos comentado antes: tierra, agua, fuego y aire. Por ejemplo, el Fuego nos permite jugar con la brasa y nuestro restaurante “Narru”, o también con la chimenea de la entrada, donde ofrecemos una hora y media de cuentacuentos tradicionales al cliente. La Tierra también es otro de los elementos que trabajamos en nuestras experiencias; el cliente podrá ser baserritarra por un día. Otra experiencia es en torno al Agua, donde se puede ir a pescar atunes al mar cantábrico en un atunero de verdad.

No obstante, también ofrecemos las experiencias típicas que suele querer el turista, pero de manera exclusiva y personalizada. Como la guía de pintxos Arbaso, por ejemplo. El servicio de conserjería se convierte, en Arbaso, en una asesoría personalizada.

Uno de los grandes valores gastronómicos de Arbaso es el restaurante que se encuentra en este hotel; el reconocido restaurante “Narru” de Iñigo Peña.

Tenemos la gran suerte de contar con un restaurante como “Narru”, liderado por Iñigo Peña. Su concepto gastronómico está muy alineado con los valores y estándares de calidad con los que se identifica Arbaso: cocina tradicional, de toda la vida… pero trabajada de forma exquisita.

Iñigo Peña, chef y dueño del restaurante Narru.

¿Qué tipo de recetas se pueden degustar en Narru?

El lema de este restaurante es basarse en “lo extraordinario de la esencia”. Son productos elegidos cada mañana por el propio Iñigo en el mercado, materias primas de extraordinaria calidad a las que nunca añade más de tres ingrediente en su elaboración. Sus platos se elaboran a partir de productos tradicionales de mercado, con innovación en la forma de prepararlos, pero manteniendo la sencillez. Se trata de “escuchar” al producto”, dialogar con él para prepararlo con todo el mimo sin alterarlo.

Los tres espacios que tiene Narru: Restaurante, Bar y Terraza, se acaban de ampliar con un nuevo espacio anexo…

Así es, ahora se acaba de inaugurar un cuarto espacio con comedor privado para reuniones más íntimas o familiares. Hay que destacar que el producto no se altera en ninguno de los espacios; es el mismo producto pero lo que cambia es la forma o el grado de formalismo de cada uno de los espacios. Por un lado está el Restaurante, un espacio cálido y elegante para momentos más especiales o formales. Por otro, el Bar, ese “txoko” donde compartir con amigos el día a día, aperitivos, raciones…. Y está la Terraza, que permite ambas opciones.

Y no podemos terminar este reportaje sin hablar de Basalore, ese fabuloso caserío ubicado en Jaizkibel que se ofrece como espacio para vacaciones, bodas y otros encuentros…

Basalore es la gran suite del Hotel Boutique Arbaso. Es una finca de veintisiete hectáreas que ponemos íntegramente a disposición de nuestros huéspedes. Esta casa rústica de lujo, ubicada en Hondarribi, a cinco minutos del aeropuerto, brinda al visitante un concepto de estancia de máximo lujo en plena naturaleza. Se trata de un remanso de paz donde pasar unas vacaciones de ensueño…

En Basalore los huéspedes pueden disponer de un servicio 24 horas de máximo nivel.

Tiene cinco habitaciones equipadas al detalle: Jacuzzi. Salón. Chimenea. Vestidores… en un escenario mágico de máxima privacidad y discreción. Es un alojamiento de alquiler íntegro donde el huésped puede solicitar chef privado, chófer, experiencias ad hoc… Puede ser un viaje transformador y reparador, alejado del día a día, de las aglomeraciones y respirando aire puro. Tenemos nuestra propia ganadería y animales, paseos a caballo… Es un sitio muy adecuado para disfrutar también con los más pequeños.

Se trata de una estancia realmente maravillosa, sin duda, al igual que vuestro hotel. Muchas gracias por compartir con nosotros la “experiencia Arbaso”; ¡nos ha encantado!

¡Hasta la siguiente publicación! ¡Estad atentos!

¡Nos vemos!

Etiquetas:
No hay comentarios

Publicar un comentario