ACORDES Y PASOS EN UN ROSTRO RESTYLANE, del Dr. Enrique Fernández

El Dr. Enrique Fernández Romero nos presenta en este vídeo su libro “Acordes y pasos en un rostro RESTYLANE”. Un libro dirigido especialmente a los profesionales de la medicina estética, en el que describe de forma clara y detallada su metodología actual. Una metodología que ha ido depurando hasta hoy durante más de 30 años de ejercicio como médico estético. Su libro recoge en profundidad los distintos procedimientos y técnicas que el Dr. Enrique utiliza a la hora de afrontar los diversos casos que se dan en los pacientes de la medicina estética.

Logo Dr. Enrique Fernández Romero, Médico Estético.

Centro Médico Integral Enrique Fernández
   Calle Churruca, 7. Donostia – San Sebastián.
  943 055 353
  info@doctor-enrique-medicina-estetica.es
  www.doctor-enrique-medicina-estetica.es

Fotografía y vídeo: Fernando Cortés, Jon Goda
Entrevista: Fernando Cortés
Edición y postproducción: Filtro Creativo

Enhorabuena por tu libro Enrique, ¿cómo nace la idea de escribir este libro y cuál es su objetivo?

Gracias. Nace principalmente como resultado de mi actividad como formador. Soy muy afortunado por ejercer una profesión que me apasiona, pero también es una gran satisfacción compartir los conocimientos y la experiencia acumulada con los demás compañeros de profesión.

¿Podemos decir entonces que el libro está enfocado a los profesionales de la medicina estética?

Totalmente. Con los años uno va creando y depurando su propia metodología, hasta el punto de constituirse como algo propio, con sus características particulares que la distinguen. Así que, por un lado, poder plasmar por escrito esta metodología era algo que tenía que llegar de forma natural, y por otro, también era algo que los propios profesionales que asistían a mis formaciones requerían como una forma de autoría que pudieran referenciar.

Hasta ahora mis conocimientos los impartía verbalmente, pero a partir de la publicación de este libro mis aportaciones quedan escritas y adquieren la entidad suficiente para ser referenciadas.

El título de tu libro utiliza el término “acordes”, que ya nos habla de “armonía”, muy apropiado para la medicina estética, pero sorprende la ilustración de una guitarra en la portada ¿qué sentido has querido transmitir?

La guitarra de la portada es una guitarra española, un símbolo de la imagen de España que ha calado internacionalmente, y que se ha hecho tan grande que en muchas ocasiones ha ocupado todo el espacio de la imagen de nuestro país. Esto ha provocado que queden relegadas muchas otras virtudes que tenemos como país, entre ellas, la de nuestra profesión.

Es decir, que hay muchos “Paco de Lucía” de la medicina estética en España ¿no?

Sí, muchos “Paco de Lucía” o “Andrés Segovia” o “Narciso Yepes”. Es habitual que mis pacientes extranjeros cuando hablan de España suelten la expresión ¡olé! acompañándolo con un gesto de las manos como si tocaran la guitarra española. Yo por eso siempre recalco que en España también se practica una gran… ¡gran Medicina Estética!, y desde mi punto de vista está alcanzando, si no lo hemos alcanzado ya, el mismo nivel que ocupa la guitarra española como distintivo de país.

¿Qué va a encontrar en tu libro el profesional de la medicina estética?

Principalmente va a encontrar una metodología que describe los fundamentos para afrontar cualquier tratamiento del rostro, lo que yo denomino «la arquitectura médica de la belleza interior». Como si habláramos de la construcción de un edificio, primero partimos de la estructura, luego seguimos con los contornos y finalmente terminamos con los detalles.

Además, también encontrará descripciones detalladas de todos los factores que influyen en un rostro a la hora de determinar un tratamiento: su edad, su anatomía, su evolución, su tipología, su sexo, su piel, etc.

Los productos RESTYLANE gozan de un gran prestigio en el sector ¿cuáles son las cualidades más destacables de su gama de productos?

La seguridad ante todo. Una firma de productos que ha cumplido las bodas de plata, 25 años dedicado a la medicina estética, que ha desarrollado una amplia gama de soluciones eficaces y específicas para cada tratamiento, y que provee la considerable cifra de casi 55 millones de tratamientos en todo el mundo, solo puede significar una cosa… eficacia y seguridad para mi paciente, y, por supuesto, eficacia y seguridad para el profesional de la medicina estética.

En el libro describes una metodología clara y detallada de los procedimientos y técnicas, ¿cuáles son los planteamientos iniciales a la hora de encarar una intervención médico-estética?

El primer planteamiento es siempre situar al paciente en el punto de partida con todas sus características iniciales: edad, sexo, genética, tipología, hábitos, expectativas, etc. Este análisis previo es fundamental para determinar el alcance de los posibles tratamientos que están en nuestra mano. A partir de ahí, aplicaríamos el tratamiento más conveniente siguiendo siempre la metodología que antes he descrito… estructura, contornos y detalles.

Las emociones juegan un papel muy importante en la consecución de buenos resultados ¿cómo se debe gestionar las expectativas emocionales del paciente?

En el libro hay un capítulo dedicado a las emociones de los pacientes y a cómo encauzar sus expectativas para que éstas se basen en realidades y no en sueños. Y esto es muy importante, porque de nada sirve dominar perfectamente la metodología y las técnicas si no somos capaces de calibrar y modular las expectativas de cada paciente. Siempre hay que comunicar al paciente las posibilidades que ofrece la medicina estética, y en algunos casos esto supone modificar sus expectativas.

¿Cuáles son los principales signos de envejecimiento del rostro?

Empezamos a envejecer desde el día en que nacemos, pero claro, cuando hablamos de envejecimiento hablamos de los signos de envejecimiento que vienen después de la culminación del desarrollo de nuestro cuerpo. El primer síntoma se revela siempre en la piel, por ejemplo las arrugas, que nos afectan antes o después de forma diferente a cada uno. Después vienen los derivados de la gravedad, nuestros compartimentos se empiezan a caer, es la consabida flacidez y la laxitud de los ligamentos. El siguiente síntoma es el vaciamiento graso de nuestros compartimentos faciales. Y por último, la osteoporosis que supone la pérdida de masa ósea y que viene a sumarse a los demás signos.

¿Y los principales tratamientos para contrarrestarlos?

Existe todo un arsenal de productos y técnicas para combatir los efectos del envejecimiento. Nos llevaría mucho tiempo describirlos todos, porque no solo hay que tener en cuenta el signo de envejecimiento que vamos a tratar, sino también el tipo de piel, el área de aplicación, el estado de su evolución, etc.

Lo que sí te puedo decir es que la medicina estética gana terreno a la cirugía plástica, ya que la primera se aplica con un planteamiento evolutivo, es decir, como un mantenimiento continuado en constante observación, en contraposición con una intervención quirúrgica puntual cuyas cicatrices, aunque se oculten dentro de la línea del cabello, quedan para toda la vida, por ejemplo las de un lifting facial.

Las tipologías o formas del rostro son variadas. En el libro describes 7 formas para el sexo femenino y 7 para el masculino ¿cada una de ellas tiene un tipo de aplicación diferente?

Efectivamente, en el octavo capítulo describo las diversas formas del rostro, tanto las femeninas como las masculinas. Los modelos de belleza van evolucionando a lo largo de la historia, pero en general hoy en día se puede decir que la forma «ideal» en un rostro femenino es ovalada, y en un rostro masculino es rectangular. En este capítulo describo el tipo de aplicaciones y productos necesarios para llegar a ese «ideal» partiendo de las diversas formas originales de cada paciente.

Pero esto no quiere decir que el objetivo sea siempre ese «ideal» ¿no?

Claro que no, por ejemplo mujeres con poder en la dirección de una gran empresa pueden preferir una mandíbula más rectangular, una forma tradicionalmente percibida como masculina, que puede transmitir mayor autoridad.

¿Cuáles son los tratamientos más demandados en la actualidad?

Hay una gran diferencia entre la demanda femenina y la masculina. El número uno de la demanda masculina es el cabello. Es obvio que la calvicie masculina genera esta gran demanda. En segundo lugar es el área periorbital, una de las principales zonas en la que se comienzan a mostrar los cambios del envejecimiento, y que nos dan un aspecto cansado.

¿Y los más demandado por la mujer?

En la mujer el número uno es la toxina botulínica, una sustancia «mágica» que actúa en 48 horas y que se aplica en múltiples tratamientos. En segundo lugar son los tratamientos de la piel con ácido hialurónico, que reestructuran su belleza rejuveneciendo el aspecto del rostro a través de una buscada tensión posterosuperior.

Cada vez más hombres se acercan a los tratamientos médico-estéticos ¿cuál es el porcentaje actual entre hombres y mujeres?

Hay que tener en cuenta que hasta hace poco, el hombre no pisaba las clínicas de medicina estética. Sin embargo, hoy en día está entre un 15% y un 20% de la demanda total, y su demanda sigue creciendo. Por tanto la mujer sigue siendo la gran protagonista de los tratamientos estéticos.

¿Y si hablamos de la demanda global en España?

En España, actualmente el 40% de la población requiere de tratamientos estéticos. Esto es un porcentaje muy significativo que está provocando iniciativas legislativas y el reconocimiento directo por parte del Ministerio de Sanidad.

Por último ¿Cómo se puede adquirir el libro?

El libro no está a la venta, para mi representa, por así decirlo, mi legado, mi aportación a la profesión, y quiero que sea un regalo para todos los médicos y profesionales de la medicina estética que asistan a mis formaciones, talleres o ponencias. Así que todos los que vengan y tengan valor para escucharme recibirán un ejemplar gratuito. Estaré encantado de recibirles y de entregárselo en mano.

Como siempre, un placer Enrique. Seguiremos muy de cerca toda tu trayectoria.

¡Hasta la siguiente publicación! ¡Estad atentos!

¡Nos vemos!

No Comments

Post A Comment