OLGA ZULUETA, DIRECTORA CREATIVA DE BILBAO CENTRO

Hay una canción que dice “que suerte… tenerte…” Es lo primero que me viene a la cabeza tras conversar con Olga Zulueta Marina. Jovial, encantadora, feliz y buena gente. Ahora entiendo por qué todo el mundo la quiere. Desde el “boom” de las redes sociales su proyección social se ha multiplicado, aunque ella las ha dominado desde siempre. Gana en el face to face porque además de creativa, Olga es profesora y eso se nota, le gusta hablar, intercambiar experiencias y conocimientos y su inquietud por aprender es inagotable. Aunque a veces pase mucho tiempo en el escaparate comercial y social, ella siempre da la mejor versión de sí misma. El humor y reírse de todo, hasta de sí misma, es su salvaguarda. Hoy nos vestimos con Olga Zulueta, coordinadora de proyectos en Bilbao Centro. Una influencer de eterna sonrisa…

Entrevista: Ewa Murillo
Fotografía: Fernando Cortés
Grabación de vídeo: Jon Borrego
Dirección y coordinación: Ewa Murillo
Edición y postproducción: Filtro Creativo

OLGA ZULUETA, BILBAO CENTRO

¿Hoy cómo estás, Olga?

Como todos los días: muy positiva, enérgica y con ganas de disfrutar de la vida.

¡Qué buen comienzo! Y además lo llevas adelante con mucha creatividad porque hiciste Bellas Artes, ¿verdad?

Sí… (sonríe nostálgica), practico la expresión artística desde que a los 7 años mi padre me regalara un maletín de pinturas al óleo. Dibujé el Pífano de Monet y mi abuelo lo exhibía en su casa como si de una gran pintora se tratara. Desde entonces no he parado de dibujar cuadros clásicos. Me vino muy bien porque en la Universidad de Bellas Artes de Bilbao estudié más las técnicas vanguardistas. Ya en la universidad compaginé la pintura con trabajos artísticos en la mítica Casa Vasca donde cada quince días anunciaba en un decorado los espectáculos.

Dejaste de ser profesora para formar parte de un grupo dinamizador comercial: Bilbao Centro.

Surgió a través de una colaboración puntual. Fue muy enriquecedora y me propusieron comenzar media jornada. Enseguida me integré en el equipo. Desde entonces soy la Directora Artística y de Proyectos de una asociación que ha llegado a su madurez. Bilbao Centro ha cumplido sus fantásticos 40 años siendo la agrupación comercial que más premios ha recibido por su dinamización comercial. Un gran reto en estos tiempos y además, me divierto muchísimo.

Olga disfruta de una pausa en la sesión fotográfica. No puede faltar algo dulce en su desayuno, su gasolina, con un buen café rico y creativo.

Una persona tan activa como tú seguro que exprime el día a tope.

Sí, la verdad es que duermo poco. Suelo levantarme muy temprano, sobre las 5h de la mañana. Lo que más me gusta es un buen desayuno, siempre con algo dulce… el dulce me da alegría de vivir (risas), mientras leo algo de literatura. Ahora estoy disfrutando con el libro de mi amigo Alex Oviedo, titulado Ausentes del cielo. Es mi momento del día. Luego a mediodía a veces salgo por Indautxu a tomarme algo. Cada vez hay locales más especiales, con encanto, con una gran y variada oferta. Siempre encuentro a alguien con quien intercambiar un saludo y buena conversación.

Día de buenas energías en La Roca, allí nos encontramos con el autor del libro que Olga lee en estos momentos, Álex Oviedo, quien también hace una pausa en su jornada promocional junto con Diego Peña Fiel Ocio, de la asociación cultural Aleabilbao de creación literaria.

Así que tienes una intensa vida social…

Sí, la vida social me llena mucho. A veces puede ser un poco exigente. Pero lo llevo bien. Mi tía Mertxe me enseñó a ser correcta en el protocolo del vestir. Puede que a la gente no le guste lo que me pongo, pero me siento orgullosa de mi identidad, de mi estilo. Además, estoy muy comprometida con el apoyo al comercio local de Bilbao, a nuestra moda. No necesitamos grandes modistos extranjeros porque nuestros comercios tienen una gran oferta de opciones, precios y estilos. Tenemos un comercio local de gran calidad en atención, propuestas y originalidad.

Y en este entorno con esta barra de pintxos Olga nos cuenta que ayer mismo La Roca obtuvo un gran reconocimiento en el IV concurso de pintxos de Bilbao, organizada por Bilbao Centro. Su propuesta de Smoked Tongue Sandwich, fue premiada. Olga asegura que no podemos irnos sin probar esta delicia… y sin mucho insistir y de la mano de Jose María nos abrimos a un mundo de sensaciones gastronómicas.

Smoked Tongue Sandwich (Bocadillo de brioche con lengua ahumada, wakame y arroz verde crujiente vietnamita). ¡Mmmmm, qué delicia! Enhorabuena, sin duda.

Olga, ¿Hay una prenda para cada ocasión?

Digamos que según el evento me visto de un modo diferente. Hay prendas también muy especiales que te sirven para cualquier momento. Yo soy rápida en prepararme. Reviso la agenda, el clima y sobre todo cuánto tengo que andar por el calzado que voy a ponerme. Me divierte mucho organizar mi look. Es el encanto de la moda, arriesgar, disfrutar, jugar… (una gran carcajada de niña grande nos envuelve y contagia).

¿Podrías definir tu estilo?

Soy muchas Olgas en una misma (Siguen las risas). Son muchos estilos: divertida, informal, más seria… No tengo un estilo en concreto. Hay veces que decido mi vestuario en función de unos zapatos, otras porque quiero un complemento concreto. Sí puedo decirte que mi prenda fetiche es la cazadora de cuero, las tengo de muchos colores. Me hizo mucha ilusión cuando la marca Freaky Nation me pidió ser su imagen, para lucir algunos modelos. ¡Me divertí mucho, claro! El color me encanta.

Autorretrato y fotomontaje realizado por Olga, ¿a quiénes os recuerdan estas tres Olgas?

¿Cómo llevas lo de las Redes Sociales?

Empezó siendo un gran apoyo al comercio local. Subía fotos con mi ropa y la gente me paraba en la calle para preguntarme donde lo había comprado. Así que poco a poco las tiendas quisieron que fuera imagen de sus prendas. Ahora, todos los días, a las 7h de la mañana, saco un modelo de nuestro comercio. Tengo un estudio de pintura y fotografía. Allí creo el look y me hago las fotos. No sólo es la ropa sino también la actitud de lo que llevas. Transmite algo más. Por eso tiene tanto éxito. Y por la tarde acudo a eventos y también subo algunas fotos. Recomiendo locales, cuento lo que hacemos desde la asociación o de la propia ciudad que tiene mucho que contar. Utilizo Facebook e Instagram.

Te has convertido en una gran influencer…

El mundo evento me gusta y la moda también. Disfruto al tiempo que trabajo. Que suerte ¿no? Cada vez me pasa más que cuando estoy de viaje o de ocio en otros lugares la gente me llama por mi nombre “Olga Zulueta” sin yo conocerles de nada. Me siguen por Instagram. Me hace mucha ilusión y a la vez no deja de extrañarme este mundo tan cibernauta (ríe nuevamente y se recoloca el pelo coqueta).

Imagino tendrás una casa con muchos armarios…

Sí, tengo vestidor y todo para mí. Normalmente me preparo para todo el día. En la oficina tengo muchas cosas para imprevistos, claro. A veces vuelvo a casa a comer y otras no regreso hasta la noche.

Es fácil reconocerte porque tu pelo también es una seña de identidad. Dices abiertamente que son extensiones rubias y te encantan…

(Se atusa el pelo con las manos y hace memoria) En los años 90 viajaba mucho a Londres para empaparme del diseño, la moda y las tendencias de allí. Las extensiones eran lo más novedoso. Llevé el pelo corto, me lo teñí de naranja fosforito, me hice rastas de todos los colores. Así que llevo 28 años llevando extensiones. Me siento muy cómoda y es muy fácil de llevar. Con este color rubio y largas ondas llevo ya mucho tiempo. Pero me encanta, supongo que también es mi seña de identidad.

Olga, ¿te sientes embajadora de Bilbao?

Nací en Bilbao y vivo aquí. Soy Bilbaína “de pro”, embajadora de lo propio. Bilbao es una ciudad amable, llena de rincones por disfrutar. No es una macrociudad, puedes andar y pasear y siempre encontrar algo novedoso. Además, yo creo que puedo desmentir la fama de “secos”, al contrario, creo que somos una ciudad divertida. Una pequeña gran ciudad que crece día a día en arte, cultura, creatividad… es un “caramelito”. Hay que cuidarla, eso sí. Mimar mucho al comercio local, apoyarle y consumir. Bilbao tiene energía, está despierta, viva. No podría vivir en otro sitio, la llevo en el corazón (pone ojitos románticos). Me gusta mucho viajar pero cuando regreso y veo el cartel de Bizkaia doy un brinco y grito ¡aúpa, ya estoy en casa!!!

Vives y trabajas en un gran escaparate, ¿tienes tiempo para ti?

Algo y a ratitos. Me vuelven loca los animales (lo dice con una amplia sonrisa). Siempre los he tenido desde niña. Tengo dos gatos, Guti, que me la regalaron después aparecer en un campo de fútbol, y Nena, que es muy chiquita. De todos modos soy tan gatuna como perruna, cualquier animal me encanta.

Por mi forma de vida debo ser coherente, por eso tengo solo gatos. De otro modo no podría ser y sufriríamos todos, los animales y yo, por no poderles atender. El día de mañana quiero dedicarme más a mis amigos de cuatro patas, de dos, o los que sean.

En Bilbao el perrito más famoso y txikitin es Puppy, guardián del Museo Guggenheim. A Olga le encanta porque además en primavera sus flores rebosan colorido.

Y cuándo quieres desconectar, ¿qué haces?

Me escapo al monte. Allí está mi chico. Llevo con él más de 25 años. Él es la paz y el relajo, la naturaleza. Es músico y aunque a veces participa en los eventos musicales que organizo no es muy amigo de los “saraos”. Somos un contrapunto, quizás por eso nos reequilibramos juntos.

Para siempre imagino…

No tengo ni idea. Vivo el presente (ríe divertida). La vida te va dando cosas buenas y otras no tanto, pero luego te recompensa. Vivo abierta y preparada para todo lo que llegue, aunque por supuesto, prefiero las buenas, como este ratito que estoy disfrutando contigo (nuevamente me sonríe feliz y me da un sincero abrazo).

Qué más se puede pedir para hoy que un ratito de buena compañía y un contagio de energía desbordante. Gracias Olga, así da gusto trabajar. Un placer y te seguimos en las redes.

¡Hasta la siguiente publicación! ¡Estad atentos!

¡Nos vemos!

No hay comentarios

Publicar un comentario