FLORISTERÍA VILLA MARIA LUISA

MANILA SHOP & MARTA G ESTILISMO

Floristería Villa Maria Luisa
   Calle Hernani, 2. Donostia – San Sebastián
  943 420 658
  info@villamarialuisa.com
  www.villamarialuisa.com

Existen preciosas “joyas naturales” que, cuando se regalan a alguien, no necesitan ir acompañadas de ningún lenguaje traducido a ningún idioma… Por si mismas son capaces de transmitir las emociones más intensas, y ese lenguaje es “UNIVERSAL”. Me refiero a las flores, esas que brotan de la tierra y que pueden ser la muestra de amor o de amistad más bonita que hay.

¿Sabíais que en la antigüedad las mujeres utilizaban las flores como un lenguaje oculto? En la época victoriana fueron uno de los medios de comunicación más recurrentes para enviar mensajes codificados. Pero hoy no vamos a transportarnos hasta a la antigüedad… iremos mucho más cerca, concretamente a la Floristería Villa María Luisa, ubicada en c/Hernani, 2. Allí nos espera Ana Revuelta, una simpática mujer, natural de Bergara, y aún más natural en su forma de ser.

Ana Revuelta es una profesional del paisajismo que sabe mucho de flores, de plantas y de decoración exterior. Lleva ya quince años regentando una de las floristerías más bonitas de Bergara, Ninika, y hace año y medio decidió afrontar con la ilusión que le caracteriza un nuevo reto: asumir la gerencia de la Floristería Villa María Luisa para impregnarle de toda su experiencia y saber hacer en este sector. Un establecimiento muy especial donde el colorido de las flores se entremezcla con ese maravilloso olor a fresco recién cortado.

Entrevista: Gemma Garbizu
Fotografía: Marian Etxebeste
Coordinación: Laura Manjarrés
Edición y postproducción: Filtro Creativo

Hola Ana, si tuvieras que elegir un espacio de la vivienda… no tengo duda de cuál me dirías: “la terraza o el jardín”.

Y sin duda habrías acertado porque soy “doña exteriores” (risas). Desde niña me han encantado los espacios exteriores: las plantas, las flores, la hierba recién cortada cuyo olor es indescriptible… también me gustaba mucho la organización de espacios y los planos, pero yo ¡¡no soy tan recta como sus líneas!! por eso me decanté por estudiar Paisajismo en Madrid en lugar de Arquitectura.

¿Y qué hiciste tras terminar la carrera?

Tras terminar los cinco años de paisajismo regresé a mi pueblo natal, Bergara, pero me di cuenta de que trabajando solo de paisajista no tendría una salida profesional fácil, así que me centré en el sector de la floristería y me animé a montar un invernadero de flores de temporada. Este negocio me permitió conocer a todas las floristerías de la zona, y había una floristería en Bergara, Ninika, que me parecía la más bonita.

Pero Ninika es la floristería que tú tienes en Bergara desde hace ya quince años, ¿no?

Sí, la anterior dueña de Ninika había realizado una excelente labor profesional y era una floristería preciosa. Como ella quería jubilarse decidí adquirir el negocio, me gusta mucho este sector, que conjuga las flores y plantas con la decoración de espacios exteriores a través de otros elementos. La verdad es que llevo quince años al frente de Ninika y tengo una clientela maravillosa y el mejor equipo que se puede tener con Isabel y Xenia.

¿Y qué te llevo a dar el salto a San Sebastián?

Soy una persona a la que le encantan los nuevos retos. Por casualidades de la vida, la Floristería Villa María Luisa se cruzó en mi camino porque su propietaria se jubilaba. Mis hijos ya estaban más crecidos y San Sebastián, por ser ciudad, te puede abrir otras vías en cuanto a los servicios que por mi experiencia puedo ofrecer. Así que hace año y medio me lancé asumiendo la gerencia de este nuevo proyecto y aquí estamos, yo y mi equipo formado por Pablo, Lorena y Urko, que son mi ayuda más valiosa.

La floristería Villa María Luisa cuenta con una preciosa estructura arquitectónica que recuerda a un antiguo invernadero de cristal. Cada detalle ornamental encierra una magia muy especial que no pasa desapercibida a los clientes. Flores, plantas y un maravilloso escenario se entremezclan para envolvernos de una singular atmósfera de colores y olores… atrapando por completo nuestros sentidos de la vista y el olfato.

Cuéntame Ana, por qué te gustan tanto los espacios exteriores…

Creo que no hay nada como estar relajado en medio de un espacio natural. Hay personas que se compran una vivienda en la que se gastan mucho dinero y no le dan mucha importancia a la terraza o al jardín; en mi opinión es una auténtica pena. Pienso que tener una terraza bonita es ganar metros de salón, pero tenerla en mal estado es ganar metros de trastero. Cuántas terrazas se usan para dejar los trastos, las bicis de los niños o el tenderete para la ropa en lugar de poner unos muebles de jardín, unas flores y unas plantas… ¡¡qué lástima!!

En otros países de Europa, a pesar del frío que hace, la gente suele comer muy a menudo al aire libre, ¿no?

Sin duda, en algunos países europeos la gente alterna mucho en las terrazas aunque la temperatura no sea alta: con un abrigo y una estufa son felices al aire libre. Aquí en cambio, nos cuesta mucho hacer la vida fuera a no ser que haga un día radiante. Yo particularmente prefiero comer en una terraza respirando el olor a aire fresco aunque tenga que ponerme un abrigo, pero no todos somos iguales, por supuesto.

Aparte de las flores y las plantas, también te gusta mucho la decoración de exteriores…

Me gusta mucho, sí. Yo cambio las cosas de sitio constantemente, opino que las mismas cosas, cambiadas de lugar o puestas de otra forma, te pueden transmitir sensaciones nuevas muy placenteras. Y me encantan los detalles: poner muchas velas… jarrones de cristal… cestos de mimbre… creo que todos esos elementos, conjugados con el verde de una planta natural y el color de una flor de temporada, pueden crear atmósferas donde uno puede sentirse plenamente a gusto.

Eres mucho de velas por lo que veo…

Yo pongo velas en la mesa hasta cuando pedimos comida a Telepizza (risas). No en serio, cuánto cambia una mesa poniendo un simple detalle como una vela o un jarroncito con una flor… ¡¡para mí todo!! Te aseguro que mi alma se encuentra mejor (Ana sonríe). Los elementos como las velas, las flores o los marcos de fotos personalizan mucho los espacios, los impregnan de una esencia especial que dista muchísimo de una fría habitación de hotel. Yo cuando tengo una cena en casa, como no soy buena cocinera, les intento conquistar con las flores o los detalles: si la comida no está buena, al menos que esté bonita (risas).

Blusón verde con rayas, pantalón blanco, colgante y sandalias de piel con cuña de Manila Shop.

Se dice que cada flor tiene un significado diferente, ¿qué opinas al respecto?

Yo no creo mucho en el significado de cada flor: hay personas que dicen que la flor amarilla denota envidia y hay otros que opinan transmite amistad, ¿A quién haces caso? Yo creo que la flor transmite ciertos sentimientos independientemente de qué flor sea: de amor, de agradecimiento, de cortesía, de perdón…cuando regalas flores, regalas emociones. Aunque sí creo que, depende de cómo es esa persona al que le regalas una flor o cómo es el evento que decoras, son más adecuadas unas flores que otras.

¿Qué diferencias encuentras entre la floristería de Bergara y la de San Sebastián?

En Bergara llevo ya muchos años y tengo una clientela a la que conozco bastante bien, sé cuáles son sus gustos y sus necesidades: es una relación más cercana. En San Sebastián hay mucha más competencia y el público rota mucho, pero también hay muchos más eventos que necesitan de servicios como el mío; me gusta mucho el contacto con la gente y estoy encantada de que vengan a preguntar cualquier cosa a la tienda.

¿Cualquier cosa?

Por supuesto. Hay gente que igual no entra en la tienda porque piensa que no voy a tener lo que necesitan, pero yo estoy encantada de que me pregunten tranquilamente: puede que no tenga lo que están buscando, pero igual lo puedo conseguir. Y tengo productos para presupuestos de todo tipo, desde ese “detalle” por cinco euros hasta lo más elaborado. Mucha gente se sorprende de que les deje objetos para que los vean puestos en su casa antes de comprar si tienen duda, pero es que yo soy así y prefiero que compren a gusto antes de hacerlo sin estar convencidos.

¿Cada vez se estila más regalar plantas en lugar de flores?

Hay personas que prefieren regalar plantas por un tema de practicidad, porque duran más tiempo que una flor. Pero en mi opinión es mucho más bonito regalar un ramo de flores… y eso que a mí ¡¡me encantan las plantas!! Es verdad que una flor no dura mucho tiempo antes de marchitarse. Pero ¿qué dura una buena cena? : mucho menos. Cuando te regalan unas flores te quedas con el recuerdo de ese “gran momento” y eso es lo importante”. Además ¿qué otro elemento puede haber en tu casa que cada día cambie como es el caso de las flores? Creo que pocos o ninguno…

Hablando de flores, veo que además tienes maravillosas flores artificiales…

El mundo de las flores artificiales se ha perfeccionado muchísimo, y existen casas maravillosas que hacen unas flores artificiales que imitan de una forma extraordinaria a las naturales. Pero también hay imitaciones muy malas, hay que saber elegir bien. En mi caso yo trabajo con las mejores: tengo firmas italianas, belgas e inglesas que consiguen crear flores con una magnifica calidad y un aspecto que imita perfectamente al de la flor natural. Y en temas de decoración exterior, las casas nórdicas son muy buenas.

¿Se puede mezclar flores naturales con artificiales?

Por supuesto, por ejemplo queda maravilloso mezclar la hoja del magnolio natural con la flor del magnolio artificial; logras composiciones que parecen completamente naturales pero sin que encarezcan tanto. Hay flores artificiales que se prestan a combinar de maravilla con otros elementos naturales.

Háblame de la decoración floral en las bodas, ¿han cambiado mucho las tendencias?

Sí que han cambiado. Antes la mayoría de las bodas se decoraban con centros de flores como gladiolos o margaritas. Ahora se tiende mucho más a realizar composiciones más naturales, combinado flores con plantas verdes como helechos, hortensias, kentias o brezos en otoño. Las composiciones también se enriquecen con otros elementos como velas, cristales o cestos naturales. Todo ello quita cierta “seriedad” a la ceremonia en el sentido de que se convierte en un espacio menos sobrio en el que los invitados se sienten más a gusto. Además, el propio espacio también define mucho el estilo de la decoración floral: no tiene nada que ver casarse en el Buen Pastor con hacerlo en una ermita en mitad del campo.

Y me imagino que también depende de donde se celebre la comida o la cena…

También sí. En una boda no es necesario poner un montón de flores en todas partes. Yo soy partidaria de dar más importancia al restaurante o la zona de catering y disfrutar de ellos. Una vez que los novios ya están casados y los invitados llegan a la celebración, ya están todos más relajados, es entonces cuando empiezan a fijarse en los detalles.

Blusón verde con rayas y colgante de Manila Shop.

Una duda, Ana, ¿hay que comprar todos los elementos que pones en una boda?

No, muchos de esos elementos se pueden simplemente alquilar para la ocasión: las plantas, los cestos, los cristales… Y no solo para bodas, tengo muchos encargos para fiestas o comidas de empresa en las que solo nos compran las flores naturales, alquilando el resto de los elementos que forman parte de la decoración.

En una floristería, tendréis que saber también de psicología…

Hay que saber empatizar con los clientes, eso para mí es lo más importante. Hay circunstancias muy duras como los funerales; a los allegados de la persona fallecida les cuesta mucho tomar decisiones y hay que tener mucho tacto para que puedan tomar decisiones acertadas. Pero si la persona fallecida ha sido muy alegre toda su vida, ¿por qué ponerle un ramo muy serio y triste? Elegir una opción floral u otra depende de muchas cosas.

También trabajáis mucho la temporada de Navidad…

Sí, en la floristería de Bergara solemos decorar muchos escaparates navideños. Aquí espero hacerlo cada vez más, pero solo he tenido una temporada de Navidad, la del pasado año.

Y, como buena paisajista, otro servicio que ofreces son los proyectos decorativos para terrazas y jardines…

Claro, realizo diferentes propuestas y proyectos para todo tipo de espacios exteriores y este campo también me apasiona.

Trabajas a caballo entre Bergara y San Sebastián, tendrás personas de plena confianza en tus establecimientos…

Cuento con el respaldo de gente maravillosa que me ayuda muchísimo, tanto en Bergara como aquí, en Villa María Luisa. En esta floristería cuento con Pablo, Lorena y Urko; nos complementamos a la perfección y con ellos estoy plenamente tranquila en el día a día. Pablo llevaba seis años con la propietaria, actualmente jubilada, así que conoce muy bien el funcionamiento de la floristería: es un “gran pilar” en mi trabajo, y Lorena y Urko han comenzado en la nueva etapa: son la “sabia nueva”.

Dime Ana, tendrás anécdotas curiosas…

Alguna que otra. Hace uno días vino a todo correr una señora vestida muy elegante a pedirme flores. Según vamos hablando me voy dando cuenta de que es para una boda que está a punto de celebrarse en el ayuntamiento (de ahí sus nervios). Era la boda de su hija pero la novia se había presentado sin nada en la mano: su madre estaba horrorizada de cómo su hija había ido sin un ramo de flores (risas).

Unas preguntas cortas para terminar… ¿Tu flor preferida?

Soy una enamorada de las hortensias y aquí prenden en todos los sitios. También me encantan las plantas verdes como los helechos. Y el brezo en otoño me parece maravilloso.

Vestido blanco con estampado negro, bolso geométrico de rayas y pendientes negros de Manila Shop.

¿Un ramo de novia acertado?

En primavera las peonías y en invierno los tulipanes, las proteas o los africanos.

¿La estación más bonita del año?

El otoño, por los colores tan mágicamente cálidos que ofrece… y la primavera, donde todo florece y salen esos primeros brotes con un maravilloso verde fosforito.

¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libe?

Estar en compañía de gente agradable y viajar, me encanta viajar, pero tengo un problema: me paro en todas las floristerías. Ahora acabamos de estar en Paris con amigos, ellos ya me temen (risas).

¿Y un olor que te enamore?

El olor a hierba recién cortada y a tierra recién mojada; no hay perfume ni ambientador que lo supere.

Ana también nos cuenta que le gusta cortar la hierba… eso sí como hobby, no como obligación. Vive en una casa familiar en Bergara, y le encanta hacer sus decoraciones en el jardín siempre que puede…También lo hacían su abuelo y su madre, ambos daban mucha importancia a las flores. Y es que Ana Revuelta lo ha mamado desde niña y seguro que por eso, cuando está rodeada de flores y plantas, se siente plenamente feliz.

Vestido blanco con estampado negro, pantalón blanco, bolso geométrico de rayas y pendientes negros de Manila Shop.

¡Gracias Ana, ahora que se acerca el verano vendremos a verte para que nos aconsejes qué poner en la terraza!

MANILA SHOP

LOOK 01

  • Blusón verde con rayas
  • Pantalón blanco
  • Colgante
  • Sandalias de piel con cuña

LOOK 02

  • Vestido blanco con estampado negro
  • Pantalón blanco
  • Bolso geométrico de rayas
  • Pendientes negros

¡Hasta la siguiente publicación! ¡Estad atentos!

¡Nos vemos!

No Comments

Post A Comment