CENTRO MÉDICO INTEGRAL DOCTOR ENRIQUE FERNÁNDEZ

MG8 BOUTIQUE (SAN JUAN DE LUZ)

Nuestro protagonista de hoy es la simpatía personificada; en su profesión estudia mucho la expresividad humana, y la expresión que más predomina en él es la sonrisa. Su trato es muy cercano y humilde, algo que se agradece sobre todo cuando tratas con un grandísimo profesional, recientemente ha sido reconocido como el mejor ponente en el Congreso de la Sociedad Española de Medicina Estética. Estas son algunas de las pinceladas que describen al doctor Enrique Fernández Romero, pero en él vemos mucho más que a un gran médico estético, vemos a una persona que mantiene en su mirada el brillo y la inquietud de ese niño de Pasajes que quiso estudiar medicina, que lo consiguió con veinticuatro años, y que no ha parado de formarse en un campo que cada día le fascina más.

La trayectoria profesional de Enrique Fernández Romero combina las dos facetas que más le llenan: ayudar a sus pacientes a resurgir su belleza exterior para crear las mejores emociones en su interior, y enseñar a otros médicos todo lo que sabe; es formador y ponente en diversos congresos nacionales e internacionales.

Más de quince mil personas han confiado en sus manos y en su mente para someterse a los más diversos tratamientos de estética facial, corporal y nutrición. Y su premisa siempre es la misma: utilizar los productos y técnicas que por encima de todo garanticen máxima seguridad y unos resultados naturales.

Enrique Fernández Romero cuenta con dos centros médicos estéticos para atender a sus pacientes. En Pasajes, de donde es oriundo, se encuentra su Centro Médido Integral en C/ Arrandegi 4. En San Sebastián se ha trasladado recientemente a una nueva ubicación en C/ Txurruka 7, invitándonos a descubrir un precioso espacio donde aplica los tratamientos faciales más vanguardistas partiendo de su exhaustivo conocimiento de la anatomía funcional, algo esencial en un buen médico estético según su opinión. ¡Vamos a conocerlo!

Colaboradores: MG8 Boutique (San Juan de Luz).

Entrevista: Gemma Garbizu
Fotografía: Marian Etxebeste
Grabación de vídeo: Jon Borrego
Coordinación: Laura Manjarrés
Edición y postproducción: Filtro Creativo

DR. ENRIQUE FERNÁNDEZ

Hola Enrique, ¿siempre quisiste ser médico?

La verdad es que sí. Fui el único de mi pandilla que estudió una carrera y parecía el niño pijo del pueblo cuando nada más lejos. Me tocó vivir los años de la posguerra, y Pasaia fue una localidad que sufrió mucho. En el año ochenta y siete acabé la carrera de medicina y cirugía, y te puedo asegurar que era el tío más pobre de la facultad económicamente hablando. Yo siempre pensé que quería ser médico o cura; fui monaguillo y acudía a campamentos… pero a los quince años esa idea se me fue de golpe de la cabeza (risas).

Pero la idea de ser médico no se te fue…

Nunca; siempre he tenido esa inquietud. Mis padres afortunadamente me apoyaron y creo que en mi caso es algo muy vocacional. Hoy en día me considero un absoluto privilegiado; me fascina mi profesión, y estar en contacto con mis pacientes, y ser reconocido y valorado, es algo que me ilusiona mucho.

Me da la sensación de que has sido un hombre que no ha parado de hacer cosas.

Yo siempre he sido un “culo inquieto”. Con catorce años lavaba coches en La Zurriola, he ido a la descarga de bacalaos al puerto de Pasajes… siempre he trabajado a la vez que estudiaba. Además fui buen estudiante, obtuve algunas matrículas de honor y con veinticuatro años ya era médico, pero también me gustaba mucho disfrutar de la vida.

Entiendo que sabes aprovechar bien el tiempo…

En la facultad aprovechaba cualquier hora que tuviese libre para estudiar. Muchos se iban a jugar al mus pero yo iba a la biblioteca para adelantar, porque estudiaba en Vitoria y todos los fines de semana quería regresar a mi casa para poder trabajar en algo. Cuando estaba en tercero de medicina, los fines de semana comencé a recoger vasos en una discoteca, después fui camarero, y como me encantaba la música y al DJ no le gustaba poner las lentas me dejaba ponerlas a mí. En cuarto de carrera ya estudiaba en la facultad de San Sebastián y los jueves y fines de semana trabajaba como DJ: he estado en discotecas muy conocidas de San Sebastián como el Keops, y cuando aún no había mucha gente en la disco aprovechaba para estudiar en la cabina (sonríe).

Pero al acabar la carrera decidiste tomarte un año sabático…

Pues sí, no había repetido ningún año y decidí tomarme un tiempo para hacer otras cosas. Me centré en seguir con la música, pero algo debía seguir rondándome en mi cabeza porque el mes que tuve de vacaciones como DJ me dediqué a trabajar como médico en Azpeitia; quería saber si me gustaría. La experiencia me encantó, así que decidí dejar la música y me centré por completo en la medicina. En ese momento necesitaba dinero para preparar el MIR, así que me apunté en la lista de sustituciones y como tenía muy buenas notas me cogieron. Me dieron una interinidad en Ataun y ¡fui el médico de Aita Barandiaran! Me llamaban don Enrique y yo flipaba; estuve casi un año y fue una experiencia preciosa.

También trabajaste como médico de urgencias y en los centros capilares de Svenson… ¡¡me pierdo con tanta actividad!!

Así es, posteriormente comencé a trabajar en urgencias en el ambulatorio de Gros. Tenía siete guardias al mes que cambiaba a mis compañeros para que a mí me tocaran siempre en fines de semana y pudiera compaginarlo con mi otro trabajo; era un chollo para ellos (se ríe). Además trabajaba en Svenson; comencé en San Sebastián pero acabé yendo también a sus centros de Pamplona, Bilbao y Burgos; esta empresa me pagó una diplomatura de medicina estética en Madrid y descubrí otro mundo que me fascinaba.

Y te animaste a abrir tu primera consulta privada en Trintxerpe.

Al principio la compaginaba con mi trabajo en Svenson, pero al tiempo dejé de trabajar para esta empresa, no era lo mío. Seguía haciendo las guardias como médico para la seguridad social y en mi consulta me inicié con temas de estética y nutrición. Hice un master en Madrid de dos años en nutrición humana básica y clínica; la verdad es que me mataba a estudiar mientras trabajaba pero ya estaba acostumbrado. Cogí mucho nombre en el tema de la nutrición, y a mi consulta acudían muchos deportistas, ¡algunos muy conocidos! También hice una formación en farmacología y suplementación para el rendimiento deportivo por la universidad de Barcelona.

Hace ya trece años cerraste esa consulta y abriste tu actual centro médico integral en Pasajes…

Sí, necesitaba unas instalaciones más amplias. En esa época tenía muchos pacientes con problemas de obesidad que comenzaban a adelgazar de forma considerable, y querían sentirse bien en su nuevo cuerpo. Por ello comenzamos a realizar muchos tratamientos de estética corporal, pero enseguida comenzamos también con los tratamientos faciales. Hacíamos muchos tratamientos de mesoterapia y de presoterapia, y comenzamos a trabajar el rostro con los peelings además de poner algún inyectable que empezaba a introducirse en el mercado por aquella época.

Pero la medicina estética ha evolucionado mucho…

De una forma espectacular; este sector es un constante cambio y ya estamos dando pasos en la “medicina regenerativa” que será la medicina del futuro. Hace años teníamos que hacer test de alergias porque introducíamos colágeno de cerdo u oveja, después salió el primer ácido hialurónico que era de la cresta del gallo. Ahora el hialurónico se cultiva por ingeniería genética y se modifica para que consiga los resultados esperados, y ya realizamos técnicas de bioestimulación con plasma rico en plaquetas, aplicando concentrados para activar el fibroblasto, la célula encargada de producir ese colágeno que brinda tensión y firmeza a la piel.

Acabas de abrir una nueva consulta en San Sebastián.

Efectivamente. Llevo ya algunos años pasando consulta varios días por semana en Donostia, pero anteriormente estaba en la calle Hernani y ahora me he trasladado a la calle Txurruka 7, donde me han realizado un proyecto de decoración con mucho mimo para que mis pacientes se encuentren en un ambiente muy confortable y puedan disfrutar de máxima discreción. Quería crear una atmósfera muy agradable y luminosa, y hemos combinado materiales como la piedra y la madera con la serenidad del blanco. Además tiene mucha luz exterior gracias a la terraza.

Hay que escuchar mucho al paciente, ¿no, Enrique?

Muchísimo. Yo me considero una persona muy cercana, directa y cariñosa: me encanta que mis pacientes me quieran. Pero también soy muy perfeccionista, me entrego al doscientos por cien y soy muy exigente conmigo mismo. La medicina estética es una combinación de ciencia y de belleza, y yo ante todo soy médico aplicando todos los tratamientos con el máximo rigor científico y la máxima seguridad.

¿Qué les dirías a esas personas que consideran la medicina estética como algo un tanto frívolo?

La medicina estética es una fuente de buenas emociones, porque si te sientes bien contigo mism@ tienes salud emocional y proyectas seguridad. En mi opinión, lo más importante en esta vida es la humildad y que te quieran; que te quieran las personas a las que quieres. Pero para que puedas querer, primero debes quererte a ti mism@. A todos nos gusta que nos digan “qué bien estás”; nos sube la autoestima. Yo intento ayudarles a resurgir su imagen exterior para que el interior también se nutra de buenas emociones. Si te sientes bien contigo mism@ eso se refleja en tu expresión y conectas mejor con las personas.

Entiendo que has dicho “no” a algunas peticiones estéticas…

Muchas veces; yo siempre realizo un riguroso estudio de la persona a todos los niveles y le pregunto cómo se ve. Y puedo entender que el paciente tiene necesidad de transformar algo en su rostro porque lo considera importante, pero mi deber es asesorarle y decirle mi opinión con la máxima honestidad aunque no sea lo que espera. De nada sirve por ejemplo hacer un tratamiento en un código de barras o tratar las arrugas de un entrecejo si la piel no está en buen estado y no tiene vida. Y hablando de decir no, nunca pondría por ejemplo unos labios gruesos en un rostro al que armónicamente no le va, por mucho que insistan.

Según te voy conociendo, intuyo que la formación es una constante en tu vida. No hay más que ver la lista de formaciones y ponencias que tienes en tu trayectoria; ¡¡es interminable!!

Me encanta la docencia, el poder enseñar a otros médicos todo lo que sé es un placer porque me hubiese gustado que lo hubiesen hecho conmigo. Soy ponente y formador de Galderma, el mayor laboratorio que existe de medicina estética en Europa ¿Sabes lo bonito que es que vaya a un congreso y un médico me llame profesor? Eso llega al alma.

Te han otorgado importantes premios…

La verdad es que llevo unos años recibiendo diferentes reconocimientos y me hace mucha ilusión. En 2015 me concedieron el premio al mejor artículo científico escrito, y este año me acaban de dar el premio al mejor ponente en el Congreso de la Sociedad Española de Medicina Estética. Ha sido una ponencia acerca de los peelings, una técnica facial que domino mucho. También nos han dado el diploma de excelencia en nuestros centros médicos otorgado por la comunidad de multiestética, que es el portal más importante en medicina estética en España.

Tienes pacientes de todas partes de España que llevan años confiando en tus manos…

Así es, me vienen personas de Lanzarote, Zaragoza, Burgos o Palencia por decir algunos, y tanto esto como los comentarios recibidos por mis pacientes en las redes sociales es algo que me llena de ilusión la verdad.

Comentas en tu blog que, al igual que hay muchas marcas de automóvil, hay muchas marcas de hialurónico, pero que su nivel de seguridad también difiere mucho…

Hay que saber la capacidad de sujeción y flexibilidad que tiene cada producto para utilizar el mejor en cada caso. Yo utilizo firmas que me brindan máxima seguridad, como Restylane de Galderma, que está respaldado por cientos de estudios científicos y tratamientos realizados sin efectos secundarios. Se trata de lograr que con poco producto puedas realizar un bonito cambio en el rostro sin perder naturalidad, a un coste muy competitivo y dentro de los parámetros de la máxima seguridad.

¿Es muy importante tratar el rostro como un todo?

Por supuesto. Aunque posteriormente demos importancia a una sola parte, hay que trabajar la armonía de las facciones en su conjunto y ver sus reflejos de luces y sombras que es parte de la belleza de la piel. En nuestro centro damos vital importancia al equilibrio en el rostro. Debemos tener visión de conjunto y pensar cómo evolucionará un rostro en concreto con el paso de los años.

A media mañana dejamos San Sebastián y acompañamos a Enrique Fernández a dar un paseo por Pasajes, el pueblo que lo vió nacer.

¿Qué recomiendas ahora que viene la primavera?

En facial sin ninguna duda cuidar la piel, es la puerta de entrada para cualquier tratamiento de medicina estética. En el caso de las llamadas millenials, muchas adolescentes cuando superan los veinte años de edad suelen tener su primer contacto con la medicina estética y ¿por dónde hay que empezar? Teniendo la piel en las mejores condiciones. Por eso, a estas mujeres les asesoro en este sentido y si tienen la piel bien ya podemos dar otros pasos.

Para tener una piel en perfectas condiciones ¿qué recomiendas?

Para que la piel se encuentre en las mejores condiciones de luminosidad e hidratación recomiendo un buen peeling, adecuado a las características de cada piel, y Restylane Skinbooster Vital, que ayuda a la producción de colágeno y elastina; se trata de lograr que la piel esté sana y revitalizada, que tenga firmeza y brillo de agua… no de grasa.

Existen tratamientos como los hilos tensores que consiguen resultados espectaculares en el rostro sin cirugía, por algo se llaman mágicos… 

Sí, pero a la hora de aplicar este tipo de tratamiento hay que tener en cuenta otro tipo de factores para que den buenos resultados. En la cara tenemos dos tipos de ligamentos, los retenedores que hacen que no se caigan las facciones del rostro y los no retenedores o falsos ligamentos, que son los que nos dan la mímica; y es importante tratar todos los ligamentos. Si ponemos hilos tensores en un rostro, pero no hemos trabajado los ligamentos retenedores con otras técnicas como el ácido hialurónico iremos a un fracaso seguro; puede quedar bien en un primer momento pero luego se acabará cayendo.

Imagino que conseguir resultados naturales es una premisa en tu profesión, ¿no?

Eso por encima de todo. En un rostro hay que procurar que todo esté en su sitio pero de una manera natural. Si tienes cincuenta años no debes aparentar que tienes cuarenta, sino unos ¡¡estupendos cincuenta!!

Hablando del contorno facial, otro tratamiento puntero es la Bioplastia.

Así es, se trata de una de las técnicas sin cirugía más revolucionaria del sector estético. Permite remodelar los ángulos y volúmenes del rostro en muy poco tiempo y sin dejar cicatrices ni hematomas, por lo que la recuperación es inmediata.

Entre tus especialidades, también tratas casos de alopecia…

Actualmente la técnica FUE es la más vanguardista y eficaz que existe en trasplante capilar. Se extrae el cabello folículo por folículo de la zona donante, normalmente la zona posterior de la cabeza, para implantarla en la zona receptora, normalmente la coronilla y zona de entradas. Yo me lo hice en Estambul, donde los precios son muy competitivos, y allí conocí a una experta doctora en esta técnica. En mi consulta realizo todo el estudio al paciente y posteriormente éste viaja a Turquía donde se le realiza el trasplante con todas las garantías. De regreso yo les realizo el seguimiento, con la tranquilidad de que están asistidos en todo el proceso de forma continuada.

Y en tratamientos corporales, ¿Qué recomiendas para ponernos en plena forma ahora que se acerca el verano?

Un tratamiento muy efectivo contra la grasa localizada es la intralipoterapia. Combate sin cirugía los acúmulos grasos localizados que se dan en zonas como el abdomen, los flancos, en “la tira del sujetador” o la cara interna de las rodillas. Es un tratamiento completamente compatible con el organismo, ya que el producto aplicado, el ácido desoxicólico, forma parte de los seres humanos. Esta sustancia rompe la grasa y la elimina evitando que se reproduzca.

Para la celulitis, esa piel de naranja que tanto afea el aspecto de la piel, tienes un tratamiento espectacular para combatirla, ¿no?

Así es, para esos casos aplico Alidya. Su creador, el doctor Pascual Motolese, se dio cuenta de que muchas chicas jóvenes con celulitis tenían un alto porcentaje de ferritina, y llegó a la conclusión de que la acumulación de hierro en el tejido graso provoca un alto efecto tóxico que altera el pH de la zona y produce inflamación. Este tratamiento lo que hace es alcalinizar la piel subiendo el pH para que la célula vuelva a oxigenarse; los resultados son espectaculares. Suelo combinarlo con carboxiterapia, que consiste en la aplicación de gas dióxido de carbono para oxigenar la piel mejorándola de una forma muy notable.

¿Cuál es el tratamiento más demandado en facial?

Si debo decirte uno te diría que el botox, y eso que en cierta forma se ha creado mala fama lo cual es una pena, La toxina botulínica no solo se usa en estética sino también en medicina para combatir patologías como cefaleas, incontinencia urinaria, estrabismo o sudoración excesiva de zonas como manos, axilas o pies. En el caso de la medicina estética el botox, como relajante muscular que es, consigue relajar las facciones de las arrugas, lejos de distorsionar los rasgos como algunas personas piensan erróneamente. Yo siempre utilizo el botox en pequeñas dosis porque quiero que a mis pacientes les digan; qué guapa estás en lugar de ¡¡pero qué te has hecho!!

También tratas el bruxismo con botox…

Así es, y los resultados son muy positivos. El bruxismo puede ocasionar serios problemas como dolores de cabeza, de cuello, de oídos. Con la aplicación del botox relajas el músculo masetero y con ello la mordida. Para este tratamiento, al igual que todos los que realiza un médico inyector, es fundamental conocer a fondo la anatomía funcional a fin de saber poner el producto adecuado en el lugar adecuado.

¿Anatomía funcional? Háblame de ello…

Es fundamental estudiar al paciente no solo en su anatomía descriptiva, sino también funcional; hacerle gesticular mucho para saber qué gestos hace, por qué lado duerme, cada movimiento de expresión que tiene… Cada persona es un mundo y debes tener en cuenta hasta el más mínimo detalle para lograr los mejores resultados.

Me imagino que estos tratamientos tendrán un coste muy elevado…

No te voy a decir que son súper económicos, porque mi premisa es utilizar los mejores productos por cuestiones de seguridad, pero te diré que mis precios son realmente competitivos. Siempre me he caracterizado por ello y el hecho de que haya adquirido renombre no me ha llevado a cambiar mi filosofía empresarial.

¿También tienes pacientes masculinos?

Por supuesto, y cada vez más. Pero la belleza en el hombre es diferente al de la mujer; los rostros masculinos son más de ángulos mientras que los femeninos son de curvas. En mis pacientes masculinos trato de trabajar para lograr un buen ángulo mandibular y en el caso del botox el tratamiento es diferente; jamás eliminaría totalmente el entrecejo de un hombre con Botox. El rostro de un hombre debe conservar algo de entrecejo, sino parece que “no piensa” y esto no sería belleza masculina (sonríe).

Una vez conoces a Enrique Fernández Romero, no es de extrañar que haya sido capaz de hacer tantas cosas a lo largo de su vida ¡¡Es pura vitalidad y energía!! Creo que en toda la entrevista no ha dejado de sonreír con el corazón en ningún momento.

Un auténtico placer conocerte, ¡hasta pronto!

¡Hasta la siguiente publicación! ¡Estad atentos!

¡Nos vemos!

2 Comentarios
  • Pantxike Casquero
    Publicado el 16:47h, 17 mayo Responder

    Un premio muy merecido, compañero.
    Enhorabuena Enrique!!

  • Fernando
    Publicado el 15:00h, 17 mayo Responder

    Excelente amigo y doctor, toda mi confianza como médico desde hace muchos años.

Publicar un comentario