802 YOGA STUDIO

Muchas personas afirman que el yoga les ha cambiado la vida. La mejor prueba de esta afirmación es que cada vez más gente es amante incondicional de este “arte” milenario que surgió en La India. Y es que no hay duda de que se trata de una de las prácticas más sanas y completas que existen en el mundo… los beneficios que puede aportar a nivel físico, mental y emocional son enormes.

Pero el Yoga ¿es una práctica? o es un arte… El Yoga es, en cierto sentido, “el arte de vivir”, porque te enseña a vivir de otra forma donde te sientes más en comunión contigo mismo. A Lide Zatarain, que dirige 802 Yoga Studio, el Yoga le ha enseñado muchísimo… tanto, tanto, que le ha cambiado la vida por completo. A esta dulce mujer le diagnosticaron artritis reumatoide con solo dieciséis años… Y con solo dieciséis años se le cayó el mundo a los pies… se le paró la ilusión de golpe. Pero el Yoga se cruzó en su camino, o más bien Lide lo encontró cuando su vida necesitaba un soplo de ilusión que le ayudara a luchar en esos momentos tan difíciles que estaba atravesando.

Hoy, catorce años después, Lide Zatarain está plenamente feliz de haber encontrado su camino personal y profesional con el Yoga; para ella se trata de mucho más que una práctica, es toda una filosofía de vida. Hace dos años, abrió junto con su pareja, Axier Iturriza802 Yoga Studio, que a día de hoy ya cuenta con dos centros: uno en Gros (Zabaleta 34), y el otro en el Centro (Urdaneta 4). Son dos puntos de encuentro que, como ellos bien dicen, pretenden ser un rincón de paz en mitad del barullo… espacios para lograr momentos de desconexión… y lugares, en definitiva, donde poder sentirnos libres, sin juicios ni presiones. ¡¡Entremos a relajarnos!!

Entrevista: Gemma Garbizu
Fotografía: Marian Etxebeste
Coordinación: Laura Manjarrés
Edición y postproducción: Filtro Creativo

Axier y Lide en su centro 802 Yoga Studio de Gros (calle Zabaleta 34).

Hola Lide, qué duro debió ser que a los dieciséis años la vida te cambiara de golpe…

Ni te imaginas. Cuando era una adolescente yo era una persona muy dinámica, hacía mucha gimnasia rítmica y me sentía muy bien practicándola, necesitaba esa fuerza como válvula de escape a los cambios que experimentamos a esas edades. Pero de repente un día me diagnosticaron artritis reumatoide y el médico me confirmó lo que mis continuos dolores me estaban empezando a decir a gritos: algo iba mal en mi cuerpo. Me recomendó que no corriera, que no hiciera deporte, que me estuviera quieta. En ese instante mi vida se paró de golpe; ahora esta enfermedad se trata con otra perspectiva pero hace catorce años no era así. Recuerdo que en la ikastola no podía hacer gimnasia y, cuando mis compañeras se sentaban en círculo en el patio, yo me quedaba de pie para evitarme el sufrimiento de tener que volverme a levantar.

Me imagino que esa circunstancia te trajo mucha frustración…

Muchísima, me sentía sin ganas ni ilusión, y mi familia sufría mucho por mí al no poder hacer nada. Mi madre me llevó a muchos médicos pero lo único que hacían era darme un montón de pastillas. Me empezaron a salir bultos en las manos y no dormía bien, tenía mucho dolor físico pero también psicológico. Con treinta años puede ser difícil gestionar algo así, pero imagínate con dieciséis; entré en un bucle de victimismo, culpándome a mí misma y al mundo de lo que me estaba ocurriendo.

802 Yoga Studio de Gros cuenta con una pequeña tienda donde se puede encontrar una gama de productos de calidad para la práctica del Yoga: desde ropa hasta esterillas y accesorios de marcas como Manduka, Liforme, Believe, Athletics, Nuoc…

Pero aún y todo estudiaste ingeniería mecánica, ¿no?

Sí, primero comencé la carrera en la universidad de Mondragón, pero la enfermedad que padecía me hacía sufrir mucho y al encontrarme fuera de casa no estaba a gusto, así que lo dejé. Pasé un año tremendo sin ganas de hacer nada, me iba hundiendo poco a poco así que decidí que no podía seguir así; debía actuar para salir de esa situación que me estaba haciendo tanto daño.

¿Y cómo conseguiste darle la vuelta?

Empecé a leer libros de autoayuda, y los médicos también me decían lo importante que era tener fuerza mentalmente y llevar una alimentación sana para sobrellevar mejor la enfermedad. Todo lo que te metes en el cuerpo, tanto en forma de alimentos tóxicos como en forma de pensamientos negativos y de estrés mal gestionado, afecta a tu organismo. La filosofía del yoga me ayudó a darme cuenta de que las cosas que ocurren en la vida son como son y eso no lo puedes cambiar, pero sí puedes cambiar la forma en la que sepas gestionar tus sentimientos y emociones… cómo te afecten y cómo reacciones.

¿Qué te “regaló” el Yoga en aquel momento?

Pude descubrir un camino que me hacía sentirme mejor conmigo misma. El yoga te ayuda a escuchar tu cuerpo cada día, a observarte… y si sabes escucharte, respiras correctamente y te comportas bien contigo y con los demás, te encontrarás infinitamente mejor. Yo entiendo el yoga como algo global que va mucho más allá de la práctica. Te ayuda a equilibrar la balanza y a cambiar el estado de ánimo; en el momento que comprendí todo eso y lo interioricé comencé a encontrarme muchísimo mejor como por arte de magia.

Y aprendiste a respirar… porque se afirma que la respiración es la clave del Yoga… Hay una frase que me encanta y dice: “dime cómo respiras y te diré cómo vives”.

Es increíble lo que una buena oxigenación puede hacer por nosotros. Las personas respiramos como podemos, la respiración es un acto tan natural que apenas tenemos tiempo en detenernos a pensar si lo hacemos bien o mal. Si estás acelerado respiras muy rápido y la cabeza te va a mil pensamientos por minuto: ¡qué estrés! No hay duda de que nos iría mejor si aprendemos a respirar profundamente y con un ritmo adecuado. Si respiras bien, tu cuerpo funciona mucho mejor, te ayuda a sentirte más relajado y más a gusto con tu cuerpo. Además la respiración pausada mejora la circulación sanguínea, equilibra el sistema nervioso y ralentiza el ritmo cardiaco.

¿Y cómo se debe respirar?

Si la respiración es solo de pecho no llegas a oxigenar del todo, por eso es importante llenar la parte inferior de los pulmones, y notar como poco a poco se va hinchando el abdomen; así además estás dando un masaje a tus órganos.

Con el Yoga comenzaste a encontrarte mucho mejor, ¿por eso decidiste volver a la universidad?

Sí, antes de volver a la universidad me dediqué a conocer esa nueva filosofía de vida y posteriormente fui poniendo en práctica el yoga. Como me encontraba mucho mejor, tanto físicamente como de ánimo, decidí retomar mis estudios en la UPV donde hice Ingeniería Mecánica. Ahí conocí a Axier, mi pareja, que siempre ha estado apoyándome y animándome.

Pero nunca has ejercido de ingeniera…

Qué va (risas), tengo el título y punto. Comencé a dar clases de yoga en diferentes sitios pero comprobé que aquí en Donosti no se practicaba ese estilo de yoga más dinámico que yo veía que se enseñaba en otras partes. Yo necesitaba un tipo de yoga que me hiciera moverme y saber que mi cuerpo aún podía funcionar bien, así que me fui a Gran Canaria a hacer una formación con Libby Hargreaves, y me titulé con la certificación de la “International Yoga Alliance”. Volví a Donosti totalmente enamorada del método de Larry Schultz, “It’s Yoga” donde descubrí que compartir el amor por la práctica podría ser realmente divertido.

En el equipo de 802 Yoga Studio, también está John John que, aunque tiene nombre de chico, es una simpatiquísima hembra. (Axier quería ponerle este nombre en honor al surfista “John John Florence” pero Lide quería una hembra). Para qué iban a discutir si no merece en absoluto la pena…así que es perra… se llama John John… y ambos felices, que de eso se trata la vida… de buscar la felicidad. Además esta pareja tiene más motivos que nunca para ser felices porque en unos meses dejarán de ser dos para convertirse ¡¡en una familia de tres!!

¡Y la empezaste a compartir en el salón de tu casa!

Sí, le invadí la casa a mi madre (risas). Al comienzo daba clases a amigos en cualquier lugar que surgiera, también estuve impartiendo clases en diferentes espacios y la gente me pedía cada vez más horas. Por eso le planteé a mi madre poder impartir clases en su salón. En un comienzo le aparté el sofá para crear un pequeño espacio, pero poco a poco terminé por vaciarlo entero; hasta pusimos una entrada con recepción. Mi madre estaba encantada viendo que por fin era feliz con lo que hacía.

Dicen que el Yoga es beneficioso para muchas patologías…

Sin duda, viene muy bien para apaciguar los dolores de espalda y cervicales, también ayuda a equilibrar temas hormonales, problemas de estreñimiento… Yo tenía unas reglas muy irregulares que me dolían mucho y el Yoga me las ha regulado: es una práctica que regula todo el cuerpo.

Pero para ti, Lide, el Yoga es una forma de vida más que una práctica, ¿no?

Efectivamente, se trata de una disciplina que nos enseña a comer sano, a pensar en positivo y a apreciar más todo lo que nos rodea. Yo siempre he sido una enamorada de mi cuidad, pero te aseguro que ahora mucho más. Lo que pretendemos con las clases que impartimos es que ayuden a las personas a gestionar mejor su día a día, a tomar distancia de algunas emociones y que no les afecten tanto.

¿Y tú Axier, practicas mucho Yoga?

Sí, sí que lo practico, aunque en realidad mi dedicación principal es la creación de páginas web a través de mi empresa AXLI (www.axli.eu). Pero también ayudo a Lide en la gestión de los centros, además, como soy muy deportista veo en la práctica del yoga un complemento ideal, tanto física como mentalmente, porque te ayuda a tomar conciencia de todas las partes de tu cuerpo. Cada deporte te hace trabajar diferentes zonas corporales, pero el Yoga te ayuda a equilibrarlas todas. Hay gente que piensa que en el Yoga no se suda y eso no es cierto. En el Yoga dinámico por ejemplo se trabaja mucho el cuerpo, el equilibrio, los músculos… hay chicos que vienen y no se esperan que el Yoga les de caña, y salen muy contentos.

¿Suelen venir personas muy deportistas, Lide?

Si, vienen futbolistas y surfistas por ejemplo. Tenemos una clienta que es muy buena corriendo, compite a nivel nacional con muy buenos resultados, pero últimamente se quejaba de tener mucho dolor en la rodilla y tenía que tomar medicación. Desde que empezó a hacer Yin Yoga se encuentra mucho mejor y me ha comentado que ya no necesita tomar medicación, de lo cual estoy encantada claro. En el Yoga tomas conciencia de todas las partes de tu cuerpo y esta mujer, que es muy activa, descansa el cuerpo cuando viene al centro.

¿Por qué se llama 802 Yoga Studio?

Estuvimos buscando posibles nombres y no salía nada que me gustara. Y pensé: “cómo voy a encontrar una palabra que me guste si yo soy de números así que surgió “802”: el 8 es el símbolo de infinito girado y 02 es el oxígeno, así que en cierta forma quiere decir “infinito oxígeno”.

El espacio donde se practica el Yoga debe ser muy importante, ¿no? Este centro es precioso y con un olor tan agradable…

Muchas gracias, consideramos que el espacio donde se practique el Yoga debe reunir todos los requisitos para lograr ese bienestar mental y corporal. Queríamos crear una atmósfera cálida y personal; un espacio “goxua” que tuviera alma, dándole confort a través de detalles como las velas, el olor… En el local de Urdaneta había inicialmente un suelo que cambiamos por una madera que le otorgara más calidez. La empresa “Tabique studio”, de la mano de Josune Arzallus y Laura Murua, nos han ayudado en la decoración de ambos centros, y también tenemos unos murales del ilustrador Marcos Navarro que me encantan.

Una cualidad que me gusta mucho de vuestro centro es el horario flexible, ¿cómo funciona?

En 802 Yoga Studio funcionamos con reservas de cada clase: los clientes deben realizar sus reservas por Internet de manera que cada persona puede elegir la clase que más le conviene en función del estilo de Yoga que quiere practicar y que le encaje por horario. Hay personas que son muy fieles a un mismo profesor y estilo de Yoga, hay otras que van cambiando, bien porque les gusta experimentar con diferentes estilos, o bien porque tienen horarios de agenda muy complicados. Creemos que es un método que facilita la vida a nuestros clientes ya que pueden elegir cada día lo que más les convengan sin tener que estar atados a un horario fijo.

Lide en la entrada de 802 Yoga Studio en la Calle Urdaneta, 4.

¿Es difícil aprender a practicar bien el Yoga?

Cualquier persona puede practicar yoga y no es imprescindible tener una gran flexibilidad corporal. Precisamente a las personas que no son flexibles, el Yoga puede ayudarles mucho a aumentar su flexibilidad. Existe el Yoga para ciegos, para personas en silla de ruedas… Y es que el Yoga, desde un punto de vista externo, no se hace ni bien ni mal, no pretende que realices logros físicos a la perfección. Aunque la técnica es importante, su objetivo es más interior, te ayuda a evolucionar física y mentalmente, que disfrutes practicándolo tomando consciencia de tu cuerpo. El logro es tu satisfacción y bienestar. Conforme vayas practicándolo tendrás más herramientas para sentirte cada día mejor, pero eso no quita para que tengas un mal día y te sientas mal, no pasa nada.

Hay muchos tipos de yoga diferentes, ¿no?

Sí que los hay, en nuestro centro impartimos varios tipos de Yoga. Están los Yogas estáticos como el Yin Yoga, que es una práctica restaurativa a base de posturas que se sostienen de manera relajada, ayudando a soltar las tensiones más profundas del cuerpo y preparando la mente para la meditación. También tenemos Yogas más dinámicos como Vinyasa, Ashtanga y una variación del Ashtanga que es el Rocket yoga. En estas prácticas se trabaja la musculatura, la fuerza, el equilibrio y la concentración, pero en todas es fundamental por supuesto la respiración. Por otro lado tenemos la práctica del Hatha Yoga tradicional, en el que se combinan las Asanas (posturas) con el Pranayama (respiraciones) y es un intermedio entre el Yoga relajado y el dinámico.

¿Tenéis niños en vuestro centro? ¿Es aconsejable el Yoga para ellos?

Tenemos grupos para diferentes edades: de cuatro a ocho años y de nueve a doce años. Ahora queremos abrir un grupo de trece a dieciséis años porque hay muchas madres que nos vienen desesperadas con la adolescencia de sus hijos, no saben qué hacer ¡con tanta energía! Jon Lorente es nuestro profesor y tiene una paciencia infinita. Con él los niños pueden aprender a conocerse y a relajarse, enfrentarse a sus miedos y problemas… y cuánto más pequeño es el niño mejor lo interioriza de una forma natural, como los niños que aprenden inglés desde la más temprana edad o a nadar siendo bebes.

Y también es muy recomendable el Yoga para las mujeres embarazadas…

En el Yoga para embarazadas se da prioridad a la escucha interna, ayudando a las futuras madres a adaptarse al cambio constante y al trabajo de parto: esta práctica también es muy saludable para esta etapa de la mujer.

Pero no todo es Yoga en 802 Yoga Studio, también tenéis clases de Mindfulness… ¿en qué consisten?

Efectivamente, tenemos clases de Mindfulness donde se trata de enseñar a las personas a ser conscientes de lo que haces en cada momento, aprendiendo a disfrutar de cada instante, a saborearlo e incluso a agradecerlo… que nos cuesta mucho agradecer las cosas. Se trata de un método para aprender a gestionar mejor las emociones, las actitudes y los pensamientos, y así poder afrontar las situaciones que se nos presentan en la vida.

¿Y los retiros? Tenéis una web, basqueretiros.com, donde he visto que incluso os habéis ido a La India…

Los retiros los organizamos junto con Esther Fernández, una profesional con una enorme capacidad de ideas nuevas que tiene su estudio en Zarautz , “Tidore Yoga Club”. Hemos estado en Navarra, en Baqueira y también en La India, ha sido una experiencia fascinante y volveremos seguro. Próximamente hemos organizado dos retiros: en Hossegor y en Marruecos, y estamos con mucha ilusión por irnos.

¿Pero son retiros en los que estáis constantemente practicando Yoga?

No, son como unas vacaciones relajadas donde disfrutamos de una alimentación sana y de los lugares. Saboreamos los momentos sin prisa, y también practicamos algo de yoga durante el día. Pero están abiertos a cualquier persona que quiera animarse a desconectar por unos días en nuestra compañía.

Ha sido un placer conoceros, y ¡¡mucha felicidad!! en vuestra inminente etapa como padres.

¡Hasta la siguiente publicación! ¡Estad atentos!

¡Nos vemos!

Etiquetas:
No hay comentarios

Publicar un comentario