TRISTÁN LÓPEZ DE MONTENEGRO

Tristán López de Montenegro dirige Bataplán, su terraza de verano y el pub irlandés Molly Malone. Además, combina su labor empresarial pinchando música house como 2LOVERS DJs, que cuenta con más de 15.000 seguidores en Facebook. Casi nada. Quedamos con él en el Café de la Concha. Y enseguida nos desvela un proyecto que confirma que su energía es inagotable: el negocio que le gustaría abrir los próximos años –“más diurno que nocturno”, matiza- sería en Nueva York. Viviría a caballo entre San Sebastián y la ciudad que nunca duerme. A Tristán le encanta viajar: Nueva York, junto con Bangkok, Hong Kong y Londres, donde hizo su erasmus, son sus ciudades favoritas. Se mantiene en forma jugando al baloncesto en el equipo Alde Zaharra, de Primera Regional. Siempre buscando nuevos estímulos, tan entusiasta como trabajador, hace tiempo que se ha labrado su propio camino en el negocio familiar.

Para esta entrevista, vestimos a Tristán con ropa de Auzmendi, la conocida boutique donostiarra que combina sastrería artesanal con las vanguardias del prêt-à-porter. Este establecimiento histórico de la ciudad -ubicado en la avenida de la Libertad número 30 y que ya va por la segunda generación- ofrece un espíritu innovador con un gran abanico de diseñadores. Lujo y el particular sello de esta familia de modistos y comerciantes conocido como “Donostiako estiloa”.

Además, estrenamos colaboración con Óptica Zurriola, que aporta un toque moderno y sofisticado con sus gafas.

Tristán López de Montenegro posando para Muselines con prendas de Auzmendi.
Tristán López de Montenegro posando para Muselines con prendas de Auzmendi.

¿Llamarse Tristán López de Montenegro es un orgullo, un reto o una responsabilidad?

Yo siempre digo que es un regalo envenenado. Lógicamente, es un orgullo porque continúo con la trayectoria de mi padre, que ha trabajado mucho, duro y muy bien en esta ciudad. Pero, a la vez, te exige mantener, como mínimo, lo recorrido hasta ahora. Me lo tomo como un reto.

Ya sabrás que en la leyenda celta de Tristán e Isolda acaba habiendo una traición amorosa. ¿Te ha pasado alguna vez?

(Risas). A todos nos ha pasado alguna vez. He traicionado y me han traicionado, así que creo que tengo el karma en paz.

Tristán López de Montenegro posando para Muselines con prendas de Auzmendi y gafas de Óptica Zurrriola

¿Te siguen confundiendo con tu padre?

Me pasa muchas veces que viene gente a la sala y me dice: “¿Tú eres Tristán Montenegro? ¡Qué joven!”. Les tengo que decir que me llamo como él, pero que soy su hijo (risas).

¿Cómo es trabajar con él?

Se está retirando de todo lo que es la noche, pero sigue al pie del cañón. Va a ser complicado que se jubile porque le gusta lo que hace y sigue aportando un montón de cosas. La verdad es que nos complementamos muy bien.

Tristán López de Montenegro posando para Muselines con prendas de Auzmendi y gafas de Óptica Zurrriola
Tristán López de Montenegro posando para Muselines con prendas de Auzmendi y gafas de Óptica Zurrriola
Tristán López de Montenegro posando para Muselines con prendas de Auzmendi y gafas de Óptica Zurrriola
Mochila de Dsquared2 de Auzmendi.

Desde fuera parece muy obvio que acabaras llevando los negocios familiares. ¿Esto siempre fue así?

Para nada. Iba a trabajar en el Banco Santander después de acabar la carrera y, al mismo tiempo, había empezado a estudiar Derecho. Justo coincidió que, entonces, se abría una nueva etapa en el negocio familiar con el Wimbledon (el restaurante del club de tenis Ondarreta) y el Molly Malone y me preguntaron si les podía echar una mano. Les dije que sí. Y estoy encantado. Desde el primer momento supe que había tomado la decisión acertada.

Tristán López de Montenegro posando para Muselines con prendas de Auzmendi y gafas de Óptica Zurrriola

Que una estrella mundial como David Guetta pinchase en Bataplán es algo bastante insólito. ¿De dónde surgió aquella oportunidad?

Lo conseguí por una carambola de la vida. Había conocido al promotor de casualidad, y surgió la posibilidad de actuar en San Sebastián por una cancelación, a lo cual rápidamente dijimos que sí, ya que además por aquel entonces solo actuaba en Madrid y Barcelona. Cerramos el acuerdo justo antes del pelotazo con Black Eyed Peas. Vino a Bataplán y le encantó. Tuvimos la suerte y la habilidad de mantener el contacto con él y estuvo pinchando aquí durante cuatro años. Sólo hacía eventos grandísimos y… Bataplán.

¿Cómo conseguisteis convencerle?

Es que muchas veces los eventos grandes son muy impersonales. Nosotros tratamos de ser cercanos y amables; estar al tanto de sus necesidades. Eso a un artista también le atrae y le convence. David Guetta se sintió muy acogido y arropado en San Sebastián y Bataplán

Tristán López de Montenegro posando para Muselines con prendas de Auzmendi y gafas de Óptica Zurriola.
Detalle de prenda de Auzmendi.
Detalle de prenda de Auzmendi.

¿Hacíais planes como ir de pintxos con él y pasear por la ciudad?

Sí. Yo personalmente iba con él, íbamos al puerto, cenábamos juntos… Una vez me acuerdo que cenamos en el restaurante Saigón del hotel María Cristina y otra vez aquí (en el Café de la Concha). Es una persona muy normal, no es un divo. Los últimos años venía con un nivel de trabajo máximo y aprovechaba cualquier hora libre que tenía para estar con el productor y preparar sus álbumes.

Por Bataplán han pasado un montón de estrellas, actores y actrices de primer nivel…

He tenido la suerte de conocer a Benicio del Toro, John Travolta, Mel Gibson, Keanu Reeves, Charlize Theron… De hecho, yo trabajé en el departamento de relaciones públicas del Festival de Cine de San Sebastián durante cuatro años, que queda mucho mejor que decir azafato (risas). Cuando a Robert de Niro le ofrecieron el Premio Donostia era yo el azafato.

Tristán López de Montenegro posando para Muselines con prendas de Auzmendi y gafas de Óptica Zurriola.
Tristán López de Montenegro posando para Muselines con prendas de Auzmendi y gafas de Óptica Zurrriola

¿Cómo son cuando los conoces de cerca? ¿Te han sorprendido positivamente?

En general, me han sorprendido para bien. Algunos son más introvertidos, otros más extrovertidos, pero me da la sensación de que el artista grande de verdad es mucho más profesional que el que tiene un estatus más bajo. Es siempre muy educado y si te tiene que decir no a algo te lo dirá con mucho respeto.

¿Con quién te quedas?

Con varios. Con Robert de Niro, porque era mi ídolo. El más divertido es Benicio del Toro. Se nota que tiene sangre hispana y que la noche la controla perfectamente. Y Charlize Theron es impresionante. Cuando vino no bajó a Bataplán y estuvo en la terraza con unos vaqueros y un top sencillo. Estaba espectacular. Guapísima.

Tristán López de Montenegro posando para Muselines con prendas de Auzmendi y gafas de Óptica Zurriola
Tristán López de Montenegro posando para Muselines con prendas de Auzmendi y gafas de Óptica Zurriola

¿Qué es de Paco? Hubo unos años en los que decir que conocías a Paco era lo más, casi como tener las llaves de Bataplán.

Paco ya se jubiló, pero le sigo viendo y después de tantos años está igual que siempre. Se ha convertido en un símbolo, en una leyenda de la noche donostiarra. Había gente que sabiendo que estaba en la puerta, preguntaba por él sin ni siquiera ponerle cara (risas).

Tristán López de Montenegro posando para Muselines con prendas de Auzmendi.

Háblanos de tu faceta como dj. ¿Se puede decir que 2Lovers DJs es un dúo de música house?

Sí, Juan Di Lago y yo básicamente pinchamos house. Tenemos residencias en Ibiza, Madrid, Barcelona… Nos amoldamos a la sala y al evento, pero lo que nos gusta es la electrónica y el house.

Ya sabrás que existe un dúo llamado Too Many DJs. ¿El nombre está inspirado por ellos o no tiene nada que ver?

Todo viene de una vez que pinchamos juntos como Tristán y Juan Di Lago. Un día en una borrachera empezamos a hablar del amor, a decir que es lo más importante que hay, que mueve el mundo… Y de ahí surgió el nombre. Jugando con el tema del amor en una noche de fiesta (risas).

Tristán López de Montenegro posando para Muselines con prendas de Auzmendi y gafas de Óptica Zurriola
Tristán López de Montenegro posando para Muselines con prendas de Auzmendi y gafas de Óptica Zurrriola

Si te parece, defínenos ahora, casi como si fueran eslóganes publicitarios, los locales que diriges. Empecemos por Bataplán.

El club referente. Como un trozo de Ibiza, Londres y Barcelona en San Sebastián. Intentamos ser más que una sala de fiesta y traemos a artistas y djs que tienen una repercusión internacional.

Habéis sido nominados a Mejor Club de 2016 por los Vicious Music Awards (VMA), los premios Nacionales de Música Electrónica. Todo un honor.

Fue un subidón porque no nos lo esperábamos de ninguna manera. Nos pusimos muy contentos. Que hayas salido elegido como uno de los cinco mejores clubs es para sentirse orgulloso y una manera de que reconozcan tu trabajo.

Tristán López de Montenegro posando para Muselines con prendas de Auzmendi
Tristán López de Montenegro posando para Muselines con prendas de Auzmendi
Calzado de Auzmendi

Otro éxito, esta vez a nivel local y con mucho componente nostálgico, fue la fiesta Remember de La Zona. ¿A quién se le ocurrió organizar el evento?

Surgió por casualidad. Hice una foto de La Zona con todos los locales antiguos cerrados y la subí a Facebook. La gente empezó a comentar lo que recordaba de aquellos años de marcha en La Zona y empezamos a hablar sobre la idea de montar una fiesta. Fue un éxito total y absoluto. Se juntaron varias generaciones. Me encantó, fue súper bonito. Ahora queremos hacer una segunda edición para la tercera semana de mayo, justo un año después.

Sigamos con el Molly Malone.

Un trocito de Dublín. Tiene ya 19 años y fue uno de los primeros bares irlandeses de la ciudad. Es un local muy asentado. Y aunque hemos querido reformarlo y darle un pequeño giro, nos gusta como está. Es un clásico.

Tristán López de Montenegro posando para Muselines con prendas de Auzmendi
Tristán López de Montenegro posando para Muselines con prendas de Auzmendi y gafas de Óptica Zurrriola

Y, por último, La terraza de Bataplán.

Esto sí que es un trocito de Ibiza, salvando las distancias por el tiempo que hace aquí. Hay música, coctelería, copas, puestas de sol…

Las puestas de sol de Donostia no tienen nada que envidiar a las de Ibiza, por cierto.

Eso nos pasa siempre. Nos vamos fuera y todo nos parece maravilloso. Siempre decimos que aquí no hay nada y eso no es verdad. Hay un millón de cosas, mucha actividad cultural y musical, teniendo en cuenta que vivimos en una ciudad pequeña.

Tristán López de Montenegro posando para Muselines con prendas de Auzmendi
Tristán López de Montenegro posando para Muselines con prendas de Auzmendi

Últimamente, le sacáis mucho partido a la temporada alta con festivales de música, conciertos… Le has dado una vuelta a la programación.

Empezamos con un ciclo de conciertos al aire libre llamados Live The Roof con artistas como Anni B Sweet, Delafé o Iván Ferreiro. Es una maravilla y la gente está respondiendo muy bien. Luego tenemos un festival de música electrónica llamado Primavera Fest con tres días distintos: el jueves una vermuteke en la Madame, el viernes hay electrónica underground y el sábado combinamos música en directo con una sesión de house.

¿Ahí también pinchas como 2Lovers DJs?

¡Ese día no puedo! Hago tantas cosas en el festival que no tengo tiempo para pinchar.

Tristán López de Montenegro posando para Muselines con prendas de Auzmendi dentro de Bataplán Disco

Se te conoce por tu faceta ligada al ocio nocturno, pero también intentas mantenerte en forma jugando a baloncesto.

Desde pequeño he jugado al baloncesto en diferentes ligas. Ahora juego de base en el equipo Alde Zaharra de Primera Regional. Entrenamos tres días a la semana y el fin de semana tenemos partido. Me encanta.

Así que es verdad que estás en forma…

Sí, estoy en forma! (risas). Si he aprendido algo todos estos años de trabajo nocturno es que es fundamental encontrar un equilibrio. Es muy difícil aguantar el ritmo. La noche quema mucho y los horarios son complicados.

Tristán López de Montenegro posando para Muselines con prendas de Auzmendi dentro de Bataplán Disco

Muchas gracias Tristán, ha sido muy interesante hablar contigo. ¡Nos vemos en la próxima “Remember de la zona”!

LOOKS REPORTAJE

OPTICA ZURRIOLA

• Gafa color miel Moscot (handmade in New York)
• Gafa negra Bob  Sdrunk (handmade in Italy)
• Gafa montura metálica cristales redondos David Marck (handmade in Italy)

AUZMENDI

Look 01: DSQUARED
• Sudadera azul cielo capucha
• Chaqueta punto azul marino
• Pantalón vaquero
• Mochila

Look 02: DOLCE GABBANA
• Traje con chaleco
• Camisa negra
• Zapatos cordones

Look 03: DOLCE GABBANA
• Bomber negra capucha
• Camiseta blanca/negra
• Pantalón
• Mochila vaquera

¡Hasta la siguiente publicación! ¡Estad atentos!

¡Nos vemos!

3 Comentarios
  • Italo Campos
    Publicado a las 22:28h, 12 Marzo Responder

    Estuve viviendo cerca de San Sebastián entre 2008 y 2009 por una beca de estudios. En ese entonces la marcha partía por la parte vieja y cerrábamos en Bataplan. Sin duda un lugar diferente y con mucho ambiente. Lo pasábamos de lujo! Recuerdo que en 2009 me vine en Julio. Luego leí que semanas después llevaron a David Guetta ?

  • Asunta Larrinaga
    Publicado a las 15:43h, 10 Marzo Responder

    NI QUE DECIR TIENE QUE ME HA ENCANTADO¡¡¡¡¡¡
    PERSONALMENTE ES UNA FAMILIA QUE QUIERO ESPECIALMENTE, TRABAJADORES COMO NADIE Y POR SUPUESTO MUCHOS MUCHOS RECUERDOS DE MI JUVENTUD
    TRISTAN TE DESEO LO MEJOR¡¡¡
    DE TAL PALO…….
    LAURA HABEIS HECHO UN TRABAJO MAGNIFICO.

    • muselines
      Publicado a las 16:45h, 10 Marzo Responder

      Muchísimas gracias Asunta por tu comentario!!! Nos anima a seguir mejorando. Ha sido genial conocer a Tristán.

Publica un comentario