JAIME CAMPOS, MÉDICO ESTÉTICO

Existen áreas médicas que no curan enfermedades, pero en cierta forma sí que curan el alma. Y es que muchas personas que se ponen en manos de la medicina estética, lo hacen porque no se sienten a gusto con su rostro o su cuerpo, y ello conlleva que se sientan tristes, con baja autoestima o incluso rechazados en un mundo donde el aspecto es una tarjeta de presentación. ¿Es justo? Seguro que no… pero suele ser así.

Catalán de nacimiento y donostiarra de adopción, nuestro protagonista de hoy es uno de los profesionales que más experiencia tiene a sus espaldas dentro del campo de la estética en San Sebastián. Él es Jaime Campos, un médico oriundo de Barcelona que derrocha amabilidad y denota profesionalidad en cada una de sus palabras; no hay más que estar unos minutos con él para darte cuenta de su amplio bagaje profesional.

Hoy nos dirigimos a Gros, concretamente al Paseo de Francia 2, donde se encuentra el centro que lleva su nombre: el Centro médico estético Jaime Campos. Junto con Jaime nos espera su mujer, Silvia Urruticoechea, que lleva toda una vida ayudándole a que cada paciente se encuentre más a gusto con su persona. Me llama la atención una frase que veo en su web, donde Jaime afirma que en su centro no hacen milagros, pero sí ofrecen los tratamientos más vanguardistas para intentar obtener en cada caso el mejor resultado posible. ¡Vamos a conocerlos!

Entrevista: Gemma Garbizu
Fotografía: Marian Etxebeste
Grabación de vídeo: Jon Borrego
Coordinación: Laura Manjarrés
Edición y postproducción: Filtro Creativo

MAKING OF

Hola Jaime, tú eres médico pero… ¿ya en los comienzos de tu carrera tuviste claro que querías dedicarte al campo de la estética?

No, fue como a los cuatro años de comenzar mis estudios. Yo soy licenciado en Medicina y Cirugía y tenía un amigo en Barcelona que ya llevaba unos años dedicándose al campo de la estética. Algunas tardes iba a su consulta y me dedicaba a aprender con él. En esa época se estaban iniciando las liposucciones con anestesia local (hasta entonces solo se hacían con anestesia general) y era una técnica que me apasionaba por los buenos resultados que se obtenían sin tratarse de una intervención invasiva. Me gustaba cada vez más ese campo y pensé que, una vez acabada la carrera, me dedicaría profesionalmente a ello.

Pero cuando acabaste la carrera, te surgió otra obligación…

Efectivamente, ¡tuve que hacer la mili! Había solicitado muchas prórrogas para poder terminar la carrera pero ya no era posible alargarlo más, así que hice el servicio militar en Madrid. Una vez acabado ya pude empezar a dar los pasos para formarme en el campo de la estética.

Y diste unos pasos muy acertados, ¿no?

La verdad es que tuve un gran maestro. Contacté con un prestigioso cirujano plástico que ejercía en la clínica Dexeus en Barcelona porque sabía que estaba siendo uno de los pioneros en aplicar la técnica de la liposucción con anestesia local a nivel nacional; le mandé mi currículo y le pregunté sí podía aprender de él. Cuál fue mi agradable sorpresa que aceptó y estuve aprendiendo con este cirujano plástico durante unos años.

La liposucción es una técnica que requiere de una gran habilidad manual para obtener buenos resultados, ¿siempre se te han dado bien las manualidades?

Durante mi carrera de medicina siempre me he sentido más cómodo en la práctica manual que en la conceptual, aunque evidentemente había que dominar ambas. Desde siempre he tenido mucha destreza a la hora de utilizar mis manos; mi padre también era muy manitas y a los dos nos encantaba el bricolaje. Me gustaba mucho ayudarle, y eso que no tiene nada que ver con realizar una buena lipoescultura a una pierna (Jaime sonríe).

Eres una persona curiosa y con grandes inquietudes por aprender, hasta te iniciaste en la acupuntura, ¿no?

Así es, pero enseguida me di cuenta de que aquello no era lo mío, yo soy más de “pies en la tierra” y no terminaba de entenderla, o más bien de “comprenderla”… aunque me sirvió para algo magnífico en mi vida; porque allí conocí a Silvia, mi mujer, que además de ser mi compañera en la vida es mi mano derecha en este centro.

En ese momento, Jaime, ya habías abierto tu propia consulta, pero inicialmente no fue en San Sebastián.

No, la primera consulta la abrí en Barcelona; fue en el año ochenta y cinco y la verdad es que los inicios fueron buenos pero, cuando Silvia y yo decidimos casarnos, teníamos que tomar una decisión: o ella se iba a Barcelona o yo me venía a San Sebastián.

¿Tú Silvia, también eres médico?

Yo estudié seis años de medicina, pero como en el último curso me quedaron dos asignaturas y no quería perder el año me fui a Barcelona a estudiar medicina tradicional china (acupuntura) y allí conocí a Jaime. Nos casamos a los cuatro meses, por lo que no acabé la carrera pero sí el curso de acupuntura que me gustaba mucho (la complicidad les hace sonreír).

¿Por qué os decidisteis por esta ciudad, Jaime?

En Barcelona había bastantes profesionales que se dedicaban a la medicina estética, pero en San Sebastián eran contados con algunos dedos de una mano. Y médicos que trabajaran la liposucción con anestesia local no los había, a no ser que yo lo desconociera. Los cirujanos plásticos la realizaban con anestesia general (posteriormente ya podía ser epidural). Cuando nos vinimos aquí, primero estuvimos unos años en la Avenida de Ategorrieta y, como nos fue muy bien, al tiempo decidimos trasladarnos a la ubicación actual en el Paseo de Francia.

Has pasado de hablarnos de la liposucción a la lipoescultura ¿Son diferentes?

Fue un médico francés, Pierre Formier, quién desarrolló esta técnica de la lipoescultura. Se caracteriza por ser una intervención de cirugía estética muy poco invasiva que obtiene unos resultados espectaculares. En las primeras liposucciones, tal como se conocían, se utilizaban cánulas de un tamaño muy considerable y eran tratamientos bastante agresivos y traumáticos. Además había que tener mucho cuidado, porque las cánulas tenían un gran poder de absorción y se podía extraer más grasa de la debida, generando ciertas irregularidades. En cambio cuando se desarrollaron las técnicas de lipoescultura, las cánulas eran mucho más finas. El objetivo es el mismo y, aunque el procedimiento es más largo, también es mucho más seguro y menos traumático.

Además, el concepto de la lipoescultura es más refinado, se realiza con más gusto estético…

Exacto, no se trata de extraer grasa únicamente de un muslo, por ejemplo, sino que se trata de esculpir la pierna para que quede, no solo más delgada, sino también más proporcionada. A veces no solo se extrae grasa de un lado; además esa grasa que se extrae se puede añadir en otra zona para darle una forma más bonita al conjunto.

Las personas que se realizan una lipoescultura, ¿vuelven a recuperar fácilmente grasa?

La grasa que se quita en una lipoescultura no vuelve a salir, a no ser que estemos hablando de patologías hormonales (tiroideas). Se trata de extraer adipocitos (células grasas) que van apareciendo conforme entramos en el proceso femenino de la pubertad, y que pueden dar lugar a que se generen algunas formas inestéticas como pueden ser las “pistoleras”, pero estas células no se reproducen: si de un plano de grasa de diez hileras de adipocitos retiro ocho, quedarán solo dos hileras; y serán siempre dos, no más. Se retiran los adipocitos sobrantes; los que dan la forma inestética.

¿Y si una persona engorda?

Cuando una persona engorda, no es que adquiera más células grasas, sino que dichas células cogen volumen pero no vuelven a aparecer las que hemos eliminado. Por ello, las zonas tratadas quedarán más proporcionadas de forma permanente, a pesar de las posibles variaciones de peso.

Me habéis hablado de dos tratamientos y ambos son corporales, ¿antes no se realizaban tratamientos faciales?

Muchos menos, y los tratamientos no eran tan avanzados como ahora. Las técnicas faciales actuales como los rellenos de ácido hialurónico o la aplicación de botox fueron posteriores.

En los últimos años el campo de la estética ha evolucionado mucho, ¿no Jaime?

Sí que ha evolucionado. En corporal por ejemplo han salido técnicas nuevas de ultrasonidos, radiofrecuencia, láser… y yo las he probado todas, pero ninguna me ha convencido tanto como la lipoescultura tradicional. Recuerdo que se desarrolló una técnica alternativa a la liposucción que en vez de extraer la grasa mediante una cánula la licuaba. Unos pocos profesionales en España adquirimos la técnica pero llegamos a la conclusión de que el método era mucho menos efectivo.

Cuando viniste a San Sebastián, también fuiste de los primeros médicos en tratar las varices sin recurrir a la cirugía…

Así es, me pareció curioso que las mujeres fueran a Francia a pincharse las varices. Aquí no lo hacía nadie y empecé a realizar el tratamiento de la esclerosis de varices. En la actualidad, para las varices tenemos varias técnicas: por un lado pinchamos las varices para inyectarles sustancias esclerosantes, y por otro, utilizamos tratamientos mediante láser. Cuando las venas son muy profundas, el láser es más apropiado para eliminar las varices ya que su longitud de onda logra enviar la energía necesaria para suprimir las venas dañadas. Dependiendo del calibre de la vena o de lo que prefiera el paciente, se aplica un tratamiento u otro.

El láser también es muy apropiado para otro tipo de tratamientos…

Efectivamente, el láser tiene una amplia variedad de aplicaciones muy efectivas tales como la eliminación de manchas cutáneas, manchas solares, rojeces en el rostro, para rejuvenecimiento facial o para eliminar la cuperosis (aparición de pequeñas venitas en el rostro) y por supuesto para la fotodepilación.

Los tratamientos estéticos, ¿tienen en tu opinión un componente de salud?

No te voy a decir que un tratamiento estético mejora la salud física, pero desde luego sí opino que favorece la salud mental de muchas personas. Yo tengo pacientes que han acudido a mi consulta con verdaderos problemas de baja autoestima porque no se sentían a gusto consigo mismos. Cuando un paciente viene a hacerte una consulta, lo primero que debes hacer es empatizar con él y escucharle, porque si ha venido hasta aquí es porque se ha visto algo que no le acaba de gustar. Considero que los profesionales estamos para aconsejarles en la mejor medida que podamos, pero siempre después de escucharles.

Habrá casos de pacientes que viven muy limitados por esa inconformidad con su persona…

Recuerdo una chica que vino con un serio problema de acumulación de grasa en sus piernas. Le aconsejé el tratamiento que debía hacerse y le expliqué el desarrollo del proceso pero, como le vi muy blanca, le animé a ir a la playa para tomar un poco el sol. Pero ella me dijo que jamás iba a la playa; le daba muchísima vergüenza. ¿No es salud mental ayudarle a encontrarse mucho más a gusto con su cuerpo?

En tu caso, Silvia, también ocurrirá algo similar con los pacientes que vienen a realizarse una depilación láser…

La depilación con láser supone una gran comodidad para las personas, ya que elimina el vello de forma permanente. Yo trato a pacientes, tanto mujeres como hombres, que vienen con severos casos de vello tanto en el rostro como en la espalda, piernas, axilas, ingles y ello les lleva a abandonarse en otros aspectos como arreglarse o mantenerse en forma. Cuando ven que el vello desaparece, también empiezan a animarse y desaparecen todos esos sentimientos de complejo y baja autoestima. A muchas mujeres les he dicho; “uy qué cara de felicidad traes hoy; tú te has echado novio”. Tenemos relaciones de años con muchos clientes y eso nos ha llevado a estrechar grandes lazos de amistad en muchas ocasiones.

¿Ha cambiado mucho el concepto de la estética?

Muchísimo. Antes se trataban en su mayoría tratamientos muy costosos y exclusivos a los que solo accedían unos pocos, pero ahora son mucho más accesibles. Por otro lado, hay personas a las que les da miedo someterse a un tratamiento de estética porque piensan que su fisonomía va a cambiar mucho, pero nada más lejos; en mi caso siempre prefiero realizar los tratamientos de una forma muy suave y paulatina para que el paciente se siga encontrando con una imagen muy natural.

Habrá habido casos en los que has tenido que decir “no” a una petición que no compartes…

En algunas ocasiones sí. Por ejemplo, a una persona que ha querido ponerse unos labios desproporcionados a sus rasgos y yo me he negado; hay que tener muy en cuenta la distancia entre la nariz y el labio. Pero en general los pacientes se dejan aconsejar. Trabajar los pómulos en una estética facial es algo que rejuvenece mucho y una cara puede cambiar completamente, pero es muy importante hacerlo con mucho equilibrio con el fin de mantener la naturalidad en la expresión. Yo siempre tengo el hábito de quedarme corto en la primera sesión porque para poner más siempre estamos a tiempo. Prefiero ir viendo su evolución a lo largo de las semanas. Se busca más un rejuvenecimiento que una transformación, aunque algunas personas (pocas) también me la piden.

En la aplicación del botox también hay que ser muy cuidadoso, imagino, para no perder la expresividad.

Se trata de envejecer bien sin perder la naturalidad. Hay personas que tienen miedo a que, por ponerse botox, se les quede la frente demasiado estática y antinatural. Por eso hay que aplicarlo con mucha cautela; en mi caso y sobre todo cuando es una primera vez para un paciente, siempre comienzo buscando un resultado natural y les hago volver a los días para valorarlo, por si quieren que les aplique algo más.

¿Qué otros tratamientos solicitan mucho vuestras pacientes?

Últimamente me solicitan bastante el “Factor de crecimiento celular”, que es un elemento que tenemos en la sangre cuya función es reparar los tejidos. Se aplica mediante la técnica de mesoterapia y tiene muy buenos resultados en el rejuvenecimiento de la piel. Esta sustancia estimula el metabolismo celular y promueve la regeneración y el rejuvenecimiento de la piel, combatiendo los principales signos de envejecimiento tales como la pérdida de luminosidad y la tersura. Pero este tratamiento no elimina las arrugas como el botox o el relleno, y hay que explicarlo para que la persona no sienta que el tratamiento no cumple sus expectativas.

También ofrecéis la micropigmentación…

Sí, esta técnica evita tener que “dibujar” todos los días estas líneas que resaltan tus labios, tus ojos o tus cejas. Además te permite repoblar unas cejas o disimular una cicatriz.

Silvia Urruticoechea, Karmele Urteaga y Jaime Campos

¿Qué otros tratamientos son interesantes de mencionar?

Está la carboxiterapia, que es un buen complemento de la mesoterapia para activar la circulación; si mejoras la circulación puedes hacer que una piel apagada y triste se vuelva más luminosa. También la terapia subdérmica, que es un masaje muy adecuado para problemas como la celulitis. O los hilos tensores; me gusta mucho la técnica de los hilos espiculados que tensa la piel, porque es una técnica muy suave que no deja moratones tras el tratamiento.

Me imagino que con tus años de experiencia comprendes muy bien a esas mujeres que entran en una fase de madurez. Esa fase que a veces les crea ciertas inseguridades.

Las entiendo muy bien, créeme, y por eso es muy importante escucharles y aconsejarles la mejor opción a la hora de lograr los resultados que están buscando. Tú le puedes aconsejar muchos tratamientos diferentes, pero si ha venido porque le molesta una arruga en la cara lo primero que haré es quitársela, porque sé que esa es su prioridad aunque en mi opinión no lo sea.

Me llama la atención vuestra técnica de la rinomodelación, ¿en qué consiste?

No sirve para todas las formas de la nariz, pero sí puede ser una técnica muy adecuada en el caso de las narices aguileñas por ejemplo. Con esta técnica se puede corregir pequeños defectos añadiendo ácido hialurónico para lograr una forma más armónica.

Y después del verano, cuando sometemos a nuestra piel a excesos solares, ¿qué nos recomiendas?

La mesoterapia con ácido hialurónico, aminoácidos, antioxidantes y vitaminas; va muy bien para nutrir la piel y darle un aspecto más joven. La radiofrecuencia también es adecuada porque mejora mucho la calidad y la elasticidad de la piel; la calienta en profundidad aumentando la circulación en la zona y con ello el aporte de elementos que activan el metabolismo celular. Los láseres van muy bien para eliminar manchas solares, pero siempre es aconsejable que se vaya el tono moreno de la piel antes de realizar este tratamiento.

¿Echas de menos tu ciudad, Jaime?

Yo soy muy de asfalto y sí me suele gustar volver a Barcelona de vez en cuando; es la ciudad de mi infancia. Pero me siento muy a gusto en San Sebastián, es una ciudad maravillosa. Este domingo descubrí una nueva ruta por Ulía que me fascinó. Además tanto a mi mujer, Silvia, como a mí nos encanta el mar, y aquí lo podemos disfrutar al máximo.

Muy cerca de su consulta, en el Paseo de Francia, nos despedimos de Jaime y de Silvia. Hace un tiempo muy agradable y ya es casi la hora de comer; se van dando un paseo bordeando el Urumea que atraviesa majestuosamente la ciudad de San Sebastián.

Muchas gracias por este agradable momento que hemos compartido… ¡Hasta siempre!

¡Hasta la siguiente publicación! ¡Estad atentos!

¡Nos vemos!

14 Comentarios
  • Maria Zulueta
    Publicado el 23:12h, 27 noviembre Responder

    Soy paciente del Dr. Campos y después de bastantes años y tratamientos me siento muy agradecida ya que son unos excelentes profesionales y magníficas personas

    • muselines
      Publicado el 09:18h, 28 noviembre Responder

      Que un paciente se sienta agradecido, es lo máximo a lo que todo profesional quiere aspirar. Gracias María por tu comentario!!! 😀

  • Elens Arza
    Publicado el 11:00h, 23 noviembre Responder

    Los mejores consejos, siempre la verdad y la seguridad de no malgastar ni tiempo ni dinero. Conozco a Jaime y a Sílvia hace muchos años y siempre me he sentido en casa.

    • muselines
      Publicado el 11:13h, 23 noviembre Responder

      Como bien dices, añadimos la sinceridad a la lista de virtudes de Jaime Campos. Gracias por tu comentario Elens!! 👍🏼

  • Miren Elicegui
    Publicado el 23:04h, 14 noviembre Responder

    La profesionalidad y cercanía del Dr. Campos y su equipo, unido a los años de experiencia hacen que sean totalmente recomendables
    Enhorabuena!

    • muselines
      Publicado el 08:45h, 15 noviembre Responder

      Profesionalidad, cercanía y experiencia.. ¡¡¿qué más se puede pedir?!! Gracias Miren por tu comentario!! 👍🏼

  • Marian Muñoz
    Publicado el 17:05h, 14 noviembre Responder

    Soy paciente del Doctor Jaime Campos , es un gran profesional con un trato muy cercano.
    Sigo sus consejos-asesoramiento y la verdad estoy encantada.
    Totalmente recomendable.

    • muselines
      Publicado el 18:21h, 14 noviembre Responder

      Gracias Marian por darnos tu recomendación!!! 👍🏼

  • Karmele Usandizaga
    Publicado el 12:24h, 14 noviembre Responder

    Kaixo!! Conozco el centro, soy clienta habitual. El trato y la profesionalidad es excelente. Muy recomendable.

    • muselines
      Publicado el 12:31h, 14 noviembre Responder

      Kaixo Karmele!!! Lo excelente también es tener clientas satisfechas como tú. Gracias por tu comentario!!! ☺️

  • AINHOA URTIAGA
    Publicado el 13:15h, 13 noviembre Responder

    Ponerte en manos del Dr. CAMPOS y su equipo da mucha tranquilidad por la profesionalidad y el cariño con el que te tratan. Soy paciente habitual y lo recomiendo cien por cien. A seguir así!!!!

    • muselines
      Publicado el 13:25h, 13 noviembre Responder

      Es la mejor combinación, la profesionalidad unida al cariño. Gracias Ainhoa por tu comentario!!! 😊

  • beatriz urrutikoetxea
    Publicado el 10:33h, 13 noviembre Responder

    Conozco el centro y me parece que han mantenido su profesionalidad y el buen hacer a lo largo de los años. Felicidades !!

    • muselines
      Publicado el 10:58h, 13 noviembre Responder

      Gracias por tu comentario Beatriz!!! 😊

Publicar un comentario