CLÍNICA ISTURITZ

CLÍNICA ISTURITZ & CABO ROJO & ZINKUNEGI

“Te da un chute de energía”. Cuando llegamos a nuestra entrevista no nos habla sobre lo último en tratamientos estéticos, sino de pegarse un baño en La Concha. Y es que Arturo Isturitz está lleno de sorpresas. Su idea de la medicina es lo más amplia posible y lo mismo te menciona la acupuntura, como los beneficios de una alimentación saludable o el ácido hialurónico. Su mujer, Eugenia Arrieta, que también trabaja en la clínica, en el centro de micropigmentación, nos comenta que Arturo siempre dedica mucho tiempo a sus pacientes. Él lo ratifica: “Trato de conocerlos lo mejor posible para cubrir al máximo sus necesidades y que salgan bien atendidos de la consulta”. Sus ideas sobre salud y belleza se condensan en el “Método Isturitz”, una manera holística de afrontar la medicina desde todos los ángulos posibles.    

Su hija Carla Isturitz de 28 años ha seguido sus pasos, y pronto empezarán a trabajar juntos en la clínica de medicina estética Isturitz, un moderno centro situado en la avenida Sancho el Sabio, 23-25.

Para esta ocasión, nos hemos dejado llevar por una tienda de carácter informal, moderna y elegante: Cabo Rojo (calle Mayor, 3). La ropa de este multiespacio le viene como anillo al dedo a nuestro entrevistado, que se conserva estupendamente y no aparenta (ni por fuera ni por dentro) la edad que tiene. Para poner el toque final, las estilosas y elegantes gafas de sol de Zinkunegi Optika.

Arturo Isturitz posando para Muselines con prendas de Cabo Rojo y gafas de la óptica Zinkunegi.
Arturo Isturitz posando para Muselines con prendas de Cabo Rojo y gafas de la óptica Zinkunegi.

Al médico la gente sigue viniendo con… ¿miedo?

En nuestro caso pienso que no. Nuestra clínica lleva 35 años de trayectoria y siempre hemos cultivado la confianza y la cercanía con nuestros pacientes. En general te diría que la relación médico-paciente ha cambiado, por mi parte intento ser cercano y propiciar un clima distendido para que el paciente se sienta cómodo y se establezca un diálogo abierto.

Arturo Isturitz posando para Muselines con prendas de Cabo Rojo y gafas de la óptica Zinkunegi.

Pero los médicos ejercéis cierto poder sobre nosotros. Delegamos nuestra salud y tenemos que fiarnos de lo que nos digáis.

Yo no hablaría de “ejercer poder”, yo hablaría de ejercer el conocimiento y la experiencia, es en estos conceptos donde el paciente debe delegar su salud. Además, a nuestra clínica nadie viene por imposición, es un servicio privado y por tanto nuestra mayor garantía son los pacientes satisfechos.

De todos modos, delegar nuestra confianza en un “experto” es lo que ocurre en cualquier servicio profesional que uno pueda necesitar. Evidentemente llevar el coche al taller no es lo mismo que solucionar un problema de salud o una necesidad estética corporal. El objetivo de cualquier médico debe ser intentar restablecer, con todos los medios que estén a su alcance, el equilibrio de tu propio bienestar. En mi caso la salud y la estética van siempre unidas.

Arturo Isturitz y su hija Carla posan para Muselines con prendas de cabo Rojo y gafas de la óptica Zinkunegi.
Arturo Isturitz posando para Muselines con prendas de Cabo Rojo y gafas de la óptica Zinkunegi.
Arturo Isturitz posando para Muselines con prendas de Cabo Rojo y gafas de la óptica Zinkunegi.

De ahí el que dediques el tiempo que sea necesario a cada paciente.

¡¡Claro!! Conocer en profundidad a cada paciente nunca es perder el tiempo. Sobre todo porque aunque vengan por un tema muy concreto siempre pueden surgir nuevas pistas que nos permitan enfocar el problema de forma más certera. Además es necesario explicarles lo que les vas a hacer y acordar en común unas expectativas. A mí me gusta que la responsabilidad sea compartida, caminar juntos en las decisiones y pensar en lo que sea menos problemático y lo más efectivo posible.

Eso está muy bien, porque tu trabajo no es vender enciclopedias precisamente…

Mira, cada vez que viene un paciente me replanteo dónde estamos, vemos lo que se ha hecho hasta el momento y adónde queremos llegar. Esta constante reflexión la considero fundamental para conseguir óptimos resultados.

¿Esta empatía que muestras está relacionada con que has sido médico de cabecera?

Sigo siendo médico de cabecera, es algo que nunca he querido dejar. Siempre me ha gustado tener esa visión global de las cosas. Al final, la medicina es un todo. Esa visión desde la base te permite tratar al paciente desde una perspectiva más amplia.

Carla Isturitz posando para Muselines con prendas de Cabo Rojo.

¿Hasta qué punto es frívola la medicina estética?

Es una etiqueta que suele asociarse con todo lo que esté relacionado con la estética. Pero para mí, la frivolidad es ver la estética como algo superficial. El caso es que cualquier percepción de los sentidos es estética y nos influye emocionalmente. Todo depende de nuestro grado de sensibilidad y de nuestro contexto social. Esto determina nuestra relación con el entorno, con los demás y con nosotros mismos.

La estética influye en nuestro bienestar emocional y en definitiva en nuestra salud. Si alguien quiere rejuvenecer su aspecto y eso le ayuda a sentirse mejor, yo me siento muy útil aportando esa felicidad con todos mis conocimientos y todas las técnicas disponibles en la actualidad. Es posible. ¡Disfrutémoslo!

Celebremos la vida entonces, cada día es un regalo!!!

¡¡Eso es!! Yo miro al paciente como un todo. Por ejemplo, me viene un paciente por unas arrugas, pero también tiene un dolor concreto; pues hablemos de las dos cosas. Al final todo repercute sobre todo. Tu felicidad, tus sueños, tus anhelos, hasta tus comidas, repercuten sobre ti y, por lo tanto, sobre tu piel. La cara es el espejo del alma y la piel el espejo de la salud.

Arturo Isturitz posando para Muselines con prendas de Cabo Rojo

Durante tus estudios de medicina también te interesó la medicina naturista…

Sí. Durante mis estudios vi que había cosas que se me quedaban cojas, por eso me interesaron también otras disciplinas que no se contemplan en la carrera oficial. Contacté con especialistas de acupuntura y empecé a realizar prácticas. Comprobé que se obtenían buenos resultados y que era un camino interesante como complemento a los estudios oficiales. Así que nunca he dejado de formarme en los dos campos, medicina oficial y naturista.

Al final, lo que cuenta para mí es estar abierto a todas las disciplinas, son más herramientas (las hierbas, la homeopatía, la fitoterapia…) para emplearlas si es necesario.

Arturo Isturitz posando para Muselines con prendas de Cabo Rojo y gafas de la óptica Zinkunegi.
Arturo Isturitz posando para Muselines con prendas de Cabo Rojo y gafas de la óptica Zinkunegi.

Ahora explícanos brevemente en qué consiste el “Método Isturitz”.

El Método Isturitz en realidad nació para tratar a los pacientes de celulitis y obesidad. Utilizábamos una terapia combinada empleando distintos recursos en función de las necesidades de cada paciente: dieta, ejercicio, aparatología, medicina natural, acupuntura, mesoterapia, etc.

Tratábamos todos los frentes posibles del paciente que pudieran estar influyendo en su problema concreto. Y esto implicaba no solo focalizar la terapia en el problema central del paciente, sino en todo su contexto, es decir, atender otros posibles problemas por ejemplo de ansiedad, dolencias, desequilibrios de cualquier tipo, patologías, trastornos, etc.

Actualmente, este método lo aplicamos por defecto en prácticamente todos los casos, es una forma holística de ejercer la medicina estética, prevenimos que se reproduzca nuevamente el problema y favorecemos un mantenimiento posterior más saludable.

Vamos, que no te dejas nada en el tintero…

Intento que no se me escape nada cuando realizo una consulta. Considero muy importante atender al paciente en profundidad, comprender sus expectativas y completar su historial con todos los datos significativos. Luego se propone un plan de terapias y tratamientos que intenta aunar diferentes ámbitos, porque el paciente por lo general no suele padecer un solo problema, sino varios.

Arturo Isturitz posando para Muselines con prendas de Cabo Rojo y gafas de la óptica Zinkunegi.
Arturo Isturitz posando para Muselines con prendas de Cabo Rojo y gafas de la óptica Zinkunegi.

¿Nos puedes dar algún ejemplo?

El otro día una paciente habitual a la que tratábamos de celulitis y obesidad, nos vino a la terapia afectada por un problema personal de tipo sentimental. Este nuevo estado sobrevenido pasó a primer plano y le aplicamos una terapia combinada de acupuntura y homeopatía para reequilibrar su sistema nervioso. En definitiva, nunca aplicamos soluciones estándar indistintamente para todos y personalizamos las terapias a cada paciente de forma integral, atendiendo siempre a su estado general, haciendo lo máximo posible con los recursos menos agresivos posibles.

¿Y la medicina estética es una medicina al alcance de todos los bolsillos?

Considero que la medicina estética de hoy en día es mucho más accesible para la gran mayoría que hace unos años. Los precios se han popularizado bastante y además nosotros ofrecemos tratamientos adaptados a todas las economías.

Arturo Isturitz posando para Muselines con prendas de Cabo Rojo y gafas de la óptica Zinkunegi.

¿Alguna vez te has sometido a un tratamiento estético?

No mucho, pero sí… algo de bótox y de ácido hialurónico. No pretendo que sea un secreto.

Obviamente no es tu caso, pero ¿no se suele decir que el bótox engancha?

Eso no es cierto, todos los médicos deberíamos tener un criterio claro, si el paciente se está pasando le tienes que asesorar. Una cosa es el uso y otra el abuso. Siempre es preferible pecar de menos que de más e intentar conseguir un resultado lo más natural posible.

Fíjate el caso de actrices como Nicole Kidman y compañía, que se arrepienten de haberse pasado porque han perdido expresividad…

Claro, porque en su caso ha habido abuso. Como decía, es mejor no pasarse porque para añadir siempre habrá tiempo. En cierta medida, la arruga forma parte de la expresividad, no se trata de eliminarlas al 100%, es una cuestión de armonía y equilibrio. Algunos me dicen que se ríen y les sale arrugas. ¡Claro! ¡Hasta a mi hija de 13 años! Eso forma parte de la expresión natural.

Arturo Isturitz posando para Muselines con prendas de Cabo Rojo y gafas de la óptica Zinkunegi.
Arturo Isturitz posando para Muselines con prendas de Cabo Rojo y gafas de la óptica Zinkunegi.

¿Siguen viniendo más mujeres que hombres a las consultas de medicina estética?

Sí, aunque progresivamente acuden cada vez más hombres. De hecho, en la actualidad hay más tratamientos exclusivos para ellos que hace unos años. Pero también se atreven con tratamientos que hasta hace poco eran exclusivos de la mujer.

Las corrientes más optimistas dicen que llegan al 20% y que está creciendo. En patologías determinadas como la caída de cabello igual sí hay más chicos que chicas, pero no es lo más habitual. ¿Bótox? muchas más chicas que chicos.

Arturo Isturitz posando para Muselines con prendas de Cabo Rojo y gafas de la óptica Zinkunegi.
Arturo Isturitz posando para Muselines con prendas de Cabo Rojo y gafas de la óptica Zinkunegi.

Nos falta hablar de tu hija. ¡Estarás ilusionado porque está siguiendo tus pasos!

¡¡¡Me encanta!!!, estoy orgulloso de que haya llegado adonde ha llegado por iniciativa propia. Yo nunca la he obligado a que estudie medicina o haga estética; lo ha elegido ella. Un día me sorprendió con que quería hacer las prácticas de cirugía estética en Brasil. Ha compatibilizado perfectamente su especialidad de médico de familia con los estudios de medicina estética en Barcelona.

Seguro que te tiene como un modelo a seguir…

Me imagino que algo de poso queda. Pero yo siempre le digo que lo importante es disfrutar de tu trabajo, mantener la ilusión y nunca dejar de aprender. Que merece la pena trabajar en algo que te apasione, al final es toda una vida dedicándote a una labor y es importante evolucionar y seguir mejorando con el tiempo, y eso es más fácil si te gusta tu trabajo. Cuando sus actividades se lo permiten, viene por la consulta y colaboramos juntos en la clínica.

Arturo Isturitz posando para Muselines con prendas de cabo Rojo y gafas de la óptica Zinkunegi.

Entonces, ¿ya estáis trabajando juntos?

Ella ahora está en Barcelona. Tiene que terminar una serie de trabajos de sus especialidades, médico de familia y medicina estética. Son ya 10 años en Barcelona, 6 años de medicina y 4 de especialidad. Ha aprovechado estos últimos años para formarse en medicina estética. La verdad es que hoy en día, los médicos salen muy bien preparados para ejercer.

¿Qué plan de futuro tiene? ¿Relevarte?

Vamos a hacer un contrato relevo (risas). A mí me gusta lo que hago y me gusta que entre ella con ideas innovadoras. Trabajaremos muy bien juntos porque somos muy parecidos. Con el tiempo ¿quién sabe?, trabajaré con otro ritmo, delegando cada vez más.

Arturo Isturitz posa dentro de su clínica para Muselines con prendas de cabo Rojo.
Arturo Isturitz y su hija Carla posan dentro de su clínica para Muselines con prendas de cabo Rojo.

¡¡¡Gracias Arturo!!!, ha sido muy interesante charlar contigo.

¡¡Hasta la próxima!!

ZINKUNEGI OPTIKA

• Gafa de sol de metal: 415 €
• Gafa de sol havana de Garret Leight: 270 €

¡Hasta la siguiente publicación! ¡Estad atentos!

¡Nos vemos!

No hay comentarios

Publica un comentario