HANBEL, MERCADILLO 2018

Todos los años, a principios de noviembre, el espíritu de la decoración se llena de magia, de luces, de color y de alegría a pocos kilómetros de San Sebastián. Y es que una de las firmas de decoración más prestigiosas de Europa, que ha llevado el nombre de Donostia alrededor del mundo, abre las puertas de su famoso mercadillo, ubicado en Ama Kandida Hiribidea 19 de Andoain. Se trata del gran “Porto Bello a la donostiarra”; un mercadillo tan mágico y especial que ya se ha convertido en una cita obligada a la que no se puede faltar… con ese sello tan inconfundible que se respira a lo largo de su recorrido.

En el mercadillo de Hanbel ya huele a Navidad: a acebo, a velas, a rojo entrañable y a decoraciones navideñas para vestir el árbol, la mesa… Se celebra en otoño pero eso sí: ¡su apertura se espera como agua de mayo! Porque en cada uno de sus rincones se exponen más de mil artículos de decoración de lo más interesantes: desde todo tipo de muebles hasta todo un universo de lámparas; desde piezas de vajilla, cubertería y cristalería hasta jarrones, velas y marcos; desde mantas y otros textiles hasta cuadros de lo más expresivos… y todo, absolutamente todo, con un sabor muy genuino: el Sabor Hanbel.

Pero ¿quién está detrás? ¿Quién no ha oído hablar de la firma Hanbel? Detrás de esta gran empresa hay mucha pasión , ilusión, muchísimo trabajo , constancia y una forma de vida : la vida de una firma que lleva ya más de veinticinco años proyectando un estilo de decoración inconfundible en aras de conseguir espacios vividos, confortables, prácticos y amables. Espacios que no quieren limitarse a ser contemplados…¡piden a gritos ser disfrutados!

Se trata de toda una filosofía empresarial que comparten día tras día todas las personas que forman el equipo Hanbel; profesionales como los que hemos conocido en esta entrevista: Pablo, Checho, Miren, Arantza, Lorena y Paula. Todos ellos nos ayudarán a conocer un poco más ese sello tan genuino que ya está presente en más de doscientos puntos de venta a lo largo de los cinco continentes.

Entrevista: Gemma Garbizu
Fotografía: Marian Etxebeste
Dirección y coordinación: Laura Manjarrés
Edición y postproducción: Filtro Creativo

Hola Pablo, los inicios de Hanbel comienzan en una tienda en Bilbao, ¿eran los años 90?

Así es, fue en 1991. Mi hermano Checho había montado una tienda sobre todo especializada en alfombras y artículos textiles exóticos y me pidió que le ayudase. Yo estaba terminando la carrera de Bellas Artes, también en Bilbao, donde me licencié en restauración de obras de arte. De la forma más tonta comenzamos a viajar para intentar adquirir productos diferentes a los que se estilaban por aquel entonces en el mercado, y nos dimos cuenta de que a la gente le gustaban mucho las cosas que traíamos. Poco a poco comenzamos a plantearnos la idea de dedicarnos a distribuir muebles y artículos de decoración al por mayor; a otros puntos de venta y a profesionales del sector.

Al poco tiempo os animasteis a abrir otra tienda en San Sebastián… recuerdo perfectamente dónde estaba ubicada, en esa esquina de la calle Fuenterrabía… ¿quién no recuerda aquellos escaparates tan especiales?

La verdad es que cuidábamos mucho todos los detalles; también la forma de exponer nuestros productos. Siempre hemos tratado de escoger artículos muy diferentes a lo que se veía en el mercado nacional; queríamos ofrecer un sabor muy especial para crear espacios cálidos, agradables y sobre todo muy habitables. No soy nada partidario de crear ambientes que solo sirvan para ser contemplados, que no sean acogedores y prácticos para vivir en ellos. Hanbel es una forma de vivir; queremos que lo cotidiano sea confortable, crear espacios amables y alejados de lo frío e impersonal.

En Hanbel comercializáis productos con los que os identificáis por sus cualidades de calidad y diseño. ¿También sois diseñadores?

Efectivamente, además de viajar constantemente y acudir a ferias para adquirir nuevos productos, nosotros también diseñamos nuestros propios artículos, tanto muebles como piezas de decoración. Tenemos la suerte de contar con un gran equipo de personas que nos respaldan; personas muy creativas e implicadas que nos han ayudado a llegar a donde estamos. Siempre tratamos de utilizar elementos exclusivos para crear nuestros objetos decorativos, intentamos diseñar muebles muy funcionales pero con mucha personalidad y mezclar de una forma armoniosa diferentes estilos y materiales para llenar de vida los espacios.

Hace ya muchos años que os convertisteis en todo un referente del sector de la decoración. Recuerdo piezas realmente originales como vuestro “gran armario cocina”. Vuestra tienda respiraba ese estilo con cierto sabor inglés que tanto nos gustaba a muchos donostiarras.

¡El armario cocina! Cuantos años han pasado de aquello. Causó furor (se ríen) Lo trajimos de Italia, abrías las puertas del armario y te encontrabas con una mini cocina que tenía hasta un microondas; era una preciosidad, la verdad.

También eran muy famosas vuestras listas de boda; la cantidad de personas que iban a vuestra tienda para adquirir uno de esos objetos escogidos por unos novios como regalo de boda.

Hemos hecho muchísimas listas de boda… con mucho cariño para esos novios que estaban a punto de casarse. Pero ese encanto se ha perdido; ya no hay listas de boda sino cuentas bancarias donde hacer una transferencia.

Lo dices con cierta añoranza…

No es añoranza, sino que me da pena que no se conserven ciertas cosas…

Hablando de conservar, Checho… me llaman mucho la atención los objetos antiguos que tienes en tu despacho, ¡son maravillosos!

Me gusta mucho coleccionar objetos que tienen mucho significado para mí. Tengo la Vespa que era de mi padre… en el techo cuelga la última trainera de madera que se fabricó (nos la trajeron los remeros de Zumaia como agradecimiento de un cliente a un proyecto que les realizamos) y la base de esa mesa es un rodillo que se utilizaba para mezclar la lana con el agua en el proceso de fabricación de las mantas de Ezcaray.

Y tú, Pablo, tienes los catalejos originales que había en el Monte Igueldo… cuántas personas habrán mirado por ellos para observar nuestra preciosa bahía.

Cuando los retiraron me dio muchísima pena y me enteré de que los vendían. No me pude resistir; los tengo en mi casa.

Vuestro primer almacén estuvo ubicado en Pasajes…

Así, es. Antes de ubicarnos en Andoain, donde estamos ahora, estuvimos varios años en Pasajes, en las instalaciones que antiguamente habían alojado la fábrica de Benedictine. En ese almacén es donde teníamos todo el stock de los productos que distribuíamos tanto a nivel nacional como internacional.

Y al poco tiempo de instalaros en Pasajes decidisteis organizar vuestro primer mercadillo, ¿por qué se os ocurrió esa idea?

En Hanbel estamos constantemente adquiriendo y diseñando nuevos productos para actualizar nuestras colecciones; para mantenernos vivos hay que renovarse. Pero no tenemos metros de almacén suficientes para poder abarcar tanto el stock, y por ello necesitamos dar salida a los artículos que ya están fuera de colección.

¿Y qué es lo que ofrecéis en vuestro mercadillo? Se celebra todos los años en noviembre y crea una enorme expectación.

Puede haber tranquilamente más de mil objetos: desde muebles de todo tipo hasta lámparas pasando por textiles, servicios de mesa, cuadros y artículos de Navidad… Pueden ser piezas que ya están fuera de colección o que tienen defectos muy pequeños. También pueden tratarse de prototipos que nunca han salido al mercado o artículos de nuestros muestrarios que hemos utilizado para exponer en ferias. Todos los productos tienen precios low cost y resultan muy interesantes por su relación calidad /precio.

En el mercadillo de Hanbel cada espacio se llena de vida, de color, de texturas, de formas y de armonía para que los visitantes puedan elegir un sinfín de preciosos artículos para su vivienda… local u oficina. De los techos cuelgan maravillosas lámparas: sin duda en Hanbel la luz es sinónimo de una creatividad sin límites. Hay tantos diseños maravillosamente originales que es difícil decantarse por uno.

Sin duda sois unos grandes diseñadores que han marcado tendencia en muchas ferias a las que habéis acudido. ¿Cómo se consigue Pablo?

Trabajando mucho y moviéndose por todo el mundo para poder proyectar nuevas ideas. Y por supuesto contando con un equipo como el nuestro. Miren y yo viajamos siempre que podemos a ciudades como Londres o Nueva York, que para nosotros son grandes referentes en tendencias. Londres es una de las ciudades más modernas; combina lo tradicional y lo contemporáneo con una magia que inspira mucho.

Arantza, decoradora de Hanbel, atendiendo a una clienta junto con Paula, responsable de la comunicación de Hanbel.

Hablamos con la decoradora Arantza y le preguntamos por el mercadillo que también celebran todos los años en Madrid. En la capital suele ser en primavera, ¿no?

Así es, los mercadillos requieren de una logística muy importante y por ello es necesario que los organicemos distanciados en el tiempo. Desde hace unos años también aprovechamos este evento para presentar nuestras nuevas colecciones, informando a los visitantes de los puntos de venta en los que están disponibles.

En un espacio anexo al mercadillo, los visitantes pueden ver la nueva colección de Hanbel Monpas. Muebles y artículos de decoración de lo más especiales que estarán a la venta en diferentes puntos, tanto a nivel nacional como internacional.

En Madrid ya lleváis diez años organizándolo en sitios espectaculares, ¿el público es diferente?

En Madrid solemos organizar el mercadillo en edificios emblemáticos por la zona de los barrios de Salamanca y Chamberí. Son edificios muy especiales que hablan por sí mismos y nos brindan una escenografía muy lucida para nuestras exposiciones. En cuanto al público, Madrid tiene una luz que aquí no tenemos, y se tiende a elegir muebles con más dorados y textiles más claros, luminosos y más llamativos.

Hablando de colores llamativos, Miren recuerda un stand que montaron en Madrid en 1999, el año en que crearon la marca Monpas. Cuando se llevaban los “amarillitos”, Hanbel rompió tendencias con un original stand color cereza que sorprendió gratamente en el recinto ferial.

Hola Miren, tu entrada en Hanbel coincidió que la creación de esa segunda marca que tenéis y que se llama Monpas. ¿Por qué decidisteis crearla?

Cuando Pablo y yo viajábamos veíamos un estilo de decoración que nos encantaba y que aquí no se conocía. Era un estilo de decoración más contemporáneo y ecléctico; muebles que no necesitaban de añadidos ni de adornos para destacar porque tenían grandes dosis de personalidad por sí mismos. La marca Monpas tenía connotaciones diferentes a las de nuestra marca Hanbel. Ambas han convivido enriqueciéndose la una de la otra y ha sido un mestizaje de lo más interesante.

Y ambas marcas han sido como un matrimonio tan bien avenido que ahora se han juntado en una sola, ¿no?

Desde luego (Miren sonríe). Originalmente Hanbel era más atemporal y Monpas más contemporánea, pero ahora se han encontrado. Cada marca ha ido evolucionando conforme a las tendencias del mercado hasta unirse. Y es que puedes estar estupenda mezclando una chaqueta más moderna con un pantalón más clásico ¿no?

Sin duda, y en las mezclas muchas veces se refleja la gracia de las cosas. ¿Os gustan las mezclas en la decoración?

Por supuesto. Cada casa es de un dueño y se trata de integrar sus cosas con artículos nuestros de forma que logres una armonía. No se trata de montar una tienda en una vivienda, se trata de crear ambientes que reflejen la personalidad de quien lo habita.

¿Os gusta lo extremadamente moderno, Miren?

Si entiendes moderno por minimalista en absoluto. Pero sí nos gusta mucho el estilo contemporáneo con un guiño constante hacia la pintura la escultura, las obras de arte… Pablo es una persona muy práctica y ordenada pero que tiene mucha sensibilidad por lo artístico. Y es muy perfeccionista; siempre está pensando en cómo puede transformar las cosas. Yo soy una persona a la que le encanta la estética, la belleza de las cosas. Me imagino que algo de eso habremos contagiado al estilo Hanbel (Miren sonríe)

¿Vais mucho a ferias?

La verdad es que el mundo de las ferias está decayendo y ya no es lo que era. Nosotros exponemos dos veces al año tanto en Madrid como en París, y solemos también ir a ferias como la de Milán. Pero suelen ser ferias para ver, no para comprar.

Los artículos textiles también tienen su protagonismo en la firma Hanbel con una gama de telas muy seleccionadas: chenillas, cretonas, los terciopelos que han sido las estrellas… Ahora también han irrumpido con fuerza los textiles ignífugos. Y tras una temporada en la que la decoración se ceñía a los colores lisos y más bien neutros, resurgen los motivos botánicos y vegetales que aportan un toque de frescura a las composiciones.

También habéis realizado proyectos para hoteles. ¿Es muy diferente decorar un hotel o una vivienda?

Indudablemente es diferente. Pero ambos espacios deben ser habitables y cómodos. Huimos de esos proyectos impersonales donde los muebles son estándar y tienes la impresión de que todas las habitaciones son iguales.

Hablando de ferias y de puntos de venta conocemos a Lorena, que lleva más de 15 años en el departamento comercial. Dinos Lorena, ¿podéis tener más de doscientos puntos de venta en lugares de todo el mundo?

Así es. Actualmente tenemos puntos de venta a lo largo de los cinco continentes y estamos muy presentes sobre todo en países como Francia, Inglaterra y Alemania. Pero también tenemos buenos clientes en lugares como Japón o Emiratos Árabes.

Para un cliente que os vino de Japón, tuvisteis que ir a todo correr al súper porque no teníais te rojo, ¿no?

Si, menuda carrera nos dimos hasta allí (Lorena y Arantza se ríen recordándolo). Pero pudimos servirle su té en una vajilla de flores rojas muy bonita que teníamos y se quedó la mar de contento. Los japoneses pueden parecer muy serios si no los conoces, pero son clientes muy abiertos y adquieren artículos muy variados.

¿Os queda algún reto por hacer, Arantza?

Siempre hay que tener retos. Recuerdo que buscando localizaciones en Madrid para el mercadillo vimos un antiguo teatro que nos pareció maravilloso y estuvimos a punto de transformarlo. Pero la reforma constructiva era demasiado importante y no nos animamos, eso sí, ¡nos quedamos con las ganas! Allí está ahora Platea, el mayor centro de ocio gastronómico de Europa.

Conocemos a Paula, la responsable del departamento gráfico y de comunicación de Hanbel. Desde hace un año, el mundo de Internet también cuenta con la tienda online.

Hola Paula, ¿qué podemos encontrar en vuestra tienda online?

Ofrecemos una selección de artículos de decoración que van desde lámparas hasta menaje, productos textiles, cuadros, marcos, esculturas, espejos… También tenemos algún mueble auxiliar pequeño. Este año, en el mercadillo mostraremos algunos de estos productos para que la gente se familiarice con nuestra tienda online.

En Hanbel también cuidáis mucho la presentación de los catálogos, la imagen gráfica de cada feria, de cada mercadillo…

Creemos que todo debe seguir un criterio común, apostando por una línea gráfica que sea moderna pero a la vez respete esa esencia tradicional de Hanbel. Utilizamos como motivos gráficos nuestras telas, nuestros cuadros…intentamos que todo tenga un punto de arte.

Y conserváis tradiciones tan bonitas como seguir mandando por correo las invitaciones en papel a cada uno de vuestros eventos.

Así es. Las redes sociales y las newsletter son vías de comunicación muy útiles y somos activos en ellas, pero ¿no es más bonito recibir un tarjetón invitándote a un evento en lugar de un email?

Desde luego que sí… Muchísimas gracias por enviarnos el nuestro y gracias a todo el equipo. ¡Ha sido un placer conoceros!

¡Hasta la siguiente publicación! ¡Estad atentos!

¡Nos vemos!

Etiquetas:
1 Comentarios
  • MUSELINES | HANBEL, PRESENTACIÓN NUEVA COLECCIÓN 2019
    Publicado el 17:22h, 02 diciembre Responder

    […] La presentación estuvo a cargo de Laura Chamorro, la conocida periodista del Diario Vasco y presentadora de Teledonosti. En su intervención dio un breve repaso a la historia de la firma Hanbel y mencionó el Mercadillo que actualmente tiene sus puertas abiertas desde el 9 de noviembre hasta mediados de diciembre, de lunes a domingo (de 11 de la mañana a 7 de la tarde). Muselines ya publicó en su día el reportaje donde puedes ver la exposición del mercadillo y conocer la firma a través de la entrevista que realizamos al equipo. Si quieres ver el reportaje PULSA AQUÍ  […]

Publicar un comentario