GUNARTEA, INTERIORISMO Y DECORACIÓN

¿Cuántas profesiones se dedican al arte del bienestar? Seguro que son muy diversas… pero una de ellas es, sin duda, el interiorismo. Porque en los tiempos que corren, donde la vida resulta un tanto estresante y acelerada, pocas cosas producen tanto bienestar como tener un hogar donde nos encontremos realmente a gusto; donde podamos disfrutar de ese “refugio” que nos transmita las mejores vibraciones… y donde nos sintamos cómodos, relajados y en armonía con nosotros mismos.

En la bonita localidad costera de Zarautz, vamos a conocer a dos profesionales que saben mucho del “arte de proporcionar bienestar a través del interiorismo y la decoración”. Ellas son Gurutze Gesalaga y Nekane Aramburu, las propietarias del estudio de interiorismo Gunartea ubicado en Herriko Barra Kalea, 32. Cuando entras en su estudio, no te puedes imaginar lo que te espera al otro lado de la puerta: descubres un precioso espacio realmente agradable que refleja mucho sus dotes artísticas: nos comentan que antiguamente era un almacén de una carnicería… ¡¡sorprendente!!

No hay duda de que estas dos mujeres tienen mucha “escuela” detrás. Y no me refiero a la estrictamente académica, sino a la escuela de la vida. ¡¡Son dos cajas de sorpresas!! Y es que no nos podíamos imaginar que antes de haber decidido estudiar esta profesión, momento en el que se conocieron, cada una de ellas ya tenía mucho “rodaje” a sus espaldas: Nekane ya había realizado la obra de un hostal-palacio o el conocido restaurante Mugaritz, y Gurutze se había dedicado al diseño de muebles de madera. Pero de todo esto hablaremos más adelante… ¡Vamos a conocerlas!

Entrevista: Gemma Garbizu
Fotografía: Marian Etxebeste e Iñaki Caperochipi
Grabación de vídeo: Leire de la Fuente
Coordinación: Laura Manjarrés
Edición y postproducción: Filtro Creativo

GUNARTEA

Hola Nekane, vosotras ya lleváis muchos años juntas en esta profesión… ¿Cuándo abristeis las puertas del estudio Gunartea?

Fue en el año 2004. Gurutze y yo nos conocimos estudiando “Técnico superior de dirección de obra y decoración” en San Sebastián. Yo siempre había querido trabajar en equipo; pienso que ello enriquece mucho más que trabajar solo, y desde el primer momento conectamos muy bien; teníamos gustos e inquietudes parecidas así que, una vez que terminamos los estudios, nos animamos a montar Gunartea juntas.

Tú has conocido este sector desde bien pequeña…

Así es, soy hija de un constructor y mi madre también se dedicaba a este sector. Desde muy joven he estado acompañando a mi padre a sus obras; siempre me ha atraído mucho este campo aunque, por ese deseo de mi familia de que estudiase algo diferente, comencé a estudiar varias carreras: derecho, fotografía… pero estaba claro que no era lo mío. Siempre he sido muy manitas; tenía mucha mano para dibujar y se me daban bien las perspectivas. Por ello, decidí finalmente estudiar esta profesión en San Sebastián y allí conocí a Gurutze.

Nekane Aramburu, Socia y Co-fundadora de Gunartea.

Pero antes de estudiar ya habías hecho tus pinitos…. Más bien pinos ¡¡algo grandes!!

Bueno, se puede decir que sí (risas). Mi familia tiene el restaurante Matteo de Oiartzun y realicé su reforma. Y otro caserío que yo tenía, también lo reformé para convertirlo en un restaurante; hoy es el restaurante Mugaritz. También abordé el proyecto del Hostal Palacio Beola; fui durante dos meses a Londres con el propietario para recoger infinidad de ideas y fue una experiencia increíble; el estilo inglés siempre me ha gustado y disfruté muchísimo.

Y tú, Gurutze, también vienes del mundo de la hostelería… y del mueble.

Así es, mis padres tienen la carnicería Otzarreta en Zarautz y mi padre abrió hace ya muchos años el restaurante Lagunak. Por otro lado, siempre he visto a mis tíos abuelos y a mis tíos y primos trabajar la madera, y era algo que me encantaba. Yo he trabajado en el mundo de la hostelería, un sector muy exigente y estresante que me ha dado mucho aprendizaje, pero quise dedicarme a otra cosa y me apunté a un taller de madera. Mi profesora vio que tenía dotes; me gustaba mucho crear diseños a partir de la madera y jugar con el apasionante mundo del color, así que un día me dijo: “Gurutze: ¿por qué no estudias decoración? Creo que sirves para ello”… y así fue; comencé mis estudios en San Sebastián donde conocí a Nekane. Mi primera idea había sido montar una tienda de decoración, pero Nekane me animó a que fuese un estudio de interiorismo donde poder atender al cliente más exclusivamente mediante cita previa.

Gurutze Gesalaga, Socia y Co-fundadora de Gunartea.

Donde está ubicado Gunartea, antes estaba el almacén de la carnicería de tus padres, ¿no?

Así es, comenzamos transformando una parte de este local; lo adecentamos nosotras mismas con toda la ilusión del mundo. Si vieses lo que había antes aquí no te creerías que ahora pueda ser esto (risas). Poco a poco fuimos necesitando más infraestructura y coincidió con que el obrador de la carnicería también necesitaba más espacio y se trasladó a lo que ahora es Gesalaga Precocinados. Por ello pudimos ampliar el estudio; en un comienzo la entrada no existía y este local era un pequeño desastre para lo que pensábamos montar (sonríen) pero nosotras sabíamos que podía quedar estupendamente y así fue; llevamos muchos años aquí y nos encontramos realmente a gusto.

¿Por qué se llama Gunartea?

En euskera, Gunartea significa “El arte de la sabia”… y la sabia del árbol es la que nutre sus células, le da energía. Nosotras abrimos este estudio con toda la energía que nos daba la ilusión de emprender nuestro propio proyecto, y nos gustó este nombre.

En una zona de Gunartea descubrimos un sorprendente banco de madera creado por el arquitecto Toyo Ito, quien se inspira en el paisaje vegetal para crear espacios que guarden una estrecha relación con la naturaleza. Se trata de maderas superpuestas que al desgastarse dejan descubrir sus diferentes tonos. A Nekane y Gurutze les fascinó nada más verlo: existen cien piezas en el mundo las cuales, si se juntasen, formarían un interesante composición. En España solo hay dos piezas y una es esta: la de veces que han tenido que decir… ¡¡no se vende!!

Has comentado, Nekane, que siempre quisiste trabajar en equipo, y por lo que vemos formáis un gran equipo.

Somos un equipo de cuatro personas y nos compenetramos de maravilla. En el estudio también está mi hermano, Imanol Aramburu, que es Arquitecto Técnico e Ingeniero de Edificación, y Estíbaliz Zubiaurre, que también estudió interiorismo con nosotras y tiene un sexto sentido para la decoración; su padre es aparejador y también tiene mucha “escuela” detrás; quizás por eso nos entendemos tan bien.

De izquierda a derecha: Gurutze Gesalaga, Imanol Aramburu, Estibaliz Zubiaurre y Nekane Aramburu.

¿Qué ventaja os brinda el hecho de trabajar en equipo?

Tantas… Creo que cuatro mentes que confluyen en una misma filosofía de entender el interiorismo, pueden ofrecer al cliente un mundo más amplio de posibilidades. Nuestro gran lema es “el arte del bienestar” y eso es lo que tratamos de lograr cada día para nuestros clientes a base de experiencia, constancia y creatividad. Trabajamos para convertir su vivienda, su local comercial o su espacio profesional en una atmósfera donde sentir bienestar a todos los niveles, tanto con lo que se ve y se disfruta como con lo que no se ve; porque las entrañas de un proyecto bien hecho son las que consiguen que a los veinticinco años todo siga estando en su sitio sin estropearse.

A media mañana dejamos el estudio Gunartea para dirigirnos a una bonita vivienda reformada por este estudio de interiorismo.

¿Qué estilo de decoración os gusta?

Nos gustan muchos estilos; cada uno tiene propuestas muy interesantes que aportar y consideramos que las mezclas, cuando se hacen de una forma equilibrada y armónica, pueden resultar de lo más sugerentes. Ahora está muy de moda el estilo nórdico, creando ambientes frescos, relajados… dando cierta sensación de que estuvieras en tu casa de vacaciones, pero también nos gusta mucho el estilo inglés, que aboga mucho por lo natural, lo orgánico, con iluminación indirecta, intimista, muy texturizada… o el francés más romántico y femenino para conferir ciertas pinceladas especiales a un ambiente concreto. Pero, ante todo, es fundamental que los espacios se conciban para vivirlos y disfrutarlos… que sean confortables, prácticos y donde cada rincón ofrezca experiencias placenteras. Vivimos con mucho estrés y hay que lograr que la casa, al igual que las zonas de trabajo, sean un refugio de paz, sosiego y confort.

Nos dirigimos a otra vivienda reformada por Gunartea. En este precioso apartamento junto al mar se ha logrado crear una distribución que saca el mejor partido a cada metro cuadrado, creando una vivienda muy práctica a la vez que especial. 

Para vosotras la iluminación es un componente esencial en cualquier proyecto…

Sin duda, en Gunartea estamos investigando constantemente acerca de nuevos materiales, y la iluminación es un campo realmente apasionante por sus infinitas posibilidades. No tiene nada que ver la iluminación de una cocina con la de un rincón de lectura o una zona de estudio. Hace un tiempo descubrimos una iluminación que imita la luz del sol; también es utilizada por terapeutas, y es que sentir esta iluminación en un espacio interior es un “chute de energía”. Nosotras tenemos la suerte de disfrutar de un jardín que nos da luz exterior pero cuando el día es oscuro, activas esta iluminación y es una maravilla la sensación que te transmite.

En tema de iluminación, estáis abordando un proyecto muy señalado…

Estamos desarrollando las obras de iluminación de Otalora, una casa torre que actualmente es el Centro de Desarrollo Directivo y Cooperativo del Grupo Mondragón. Está siendo un reto muy interesante y satisfactorio: comenzamos por los despachos de piedras de cuatro metros de altura, continuamos con los comedores y ahora estamos con la iluminación de la torre donde se ubica el área de investigación. Así mismo estamos desarrollando el proyecto de un pequeño hotel y de varias viviendas.

Me imagino que tendréis profesionales de plena confianza para abordar proyectos tan importantes como estos, ¿no, Nekane?

Para nosotras es fundamental que la base de cualquier proyecto esté perfectamente realizada. Me emociona el hecho de poder contar con profesionales que se involucren tanto como nosotras, que si por ejemplo me encuentro con un importante problema de acústica, sé que lo voy a poder solucionar porque cuento con verdaderos expertos en cada área. En Gunartea somos además muy cumplidores en plazos, y esto sin un equipo de personas altamente comprometidas no se consigue.

La evolución de la tecnología en cuanto a equipos y materiales en vuestro sector es imparable… ¿hay que estar siempre a la última?

En Gunartea siempre estamos buscando opciones que contribuyan a ofrecer el máximo bienestar en el disfrute de un espacio, pero no solo con las cosas que se ven, también con las que están ocultas pero contribuyen a hacernos la vida más cómoda. Ahora por ejemplo se llevan mucho las cocinas abiertas, pero no sirve de nada tener un precioso espacio para cocinar si el salón se carga de olor por no tener una buena campana extractora.

Esa inquietud vuestra de estar constantemente investigando os ha llevado a crear una marca: Lur; hablarme de ella.

Lur es tierra y en este nombre también está la palabra Ur que es agua. Hemos creado esta marca para englobar una serie de productos naturales y ecológicos, un mundo que nos apasiona. Tenemos mantas ecológicas de lana merina, de Cashmere con tintes naturales, tejidos de lino, pinturas y papeles con barnices naturales. Se trata de una línea de productos que aporta bienestar a las personas concienciadas con el medio ambiente o a las que tienen alergias con ciertos productos químicos. Existen, por ejemplo, colchones de materiales naturales que son una maravilla para brindar el máximo bienestar en el descanso. En el caso de los muebles, siempre nos preocupamos por saber si sus componentes son naturales: sus materiales, sus barnices…

También tenéis mucha experiencia en Home Staging…

Ahora está muy de moda ese término pero en Gunartea lo llevamos haciendo desde hace muchos años. El Home Staging va más allá de decorar una vivienda para hacerla más atractiva de cara a un posible comprador. Y es que muchas agencias necesitan de la ayuda de un estudio de interiorismo porque tienen clientes que no se imaginan cómo puede quedar esa vivienda que piensan adquirir tras una reforma, y nosotros ofrecemos también ese servicio.

Entre proyectos de viviendas o de hostelería, ¿cuáles preferís?

Cualquier proyecto nos gusta porque supone un nuevo reto; la verdad es que el hecho de haber vivido el mundo de la hostelería desde dentro nos ha dado mucha experiencia a la hora de poder abordar proyectos de interiorismo para este sector. Pero la vivienda es lo más personal de un cliente, y ver su cara de felicidad y de satisfacción cuando le entregamos su casa tras la reforma es de las cosas más satisfactorias para nosotras, sin duda.

Un placer conoceros chicas… y que afrontéis nuevos retos con esa simpatía que nos habéis transmitido en este reportaje. ¡Hasta pronto!

¡Hasta la siguiente publicación! ¡Estad atentos!

¡Nos vemos!

Etiquetas:
No hay comentarios

Publicar un comentario