EIDER RIAÑO, ESTÉTICA AVANZADA

LITTLE LOLA & ÓPTICA XENPELAR & PELUQUERÍA PATXI URTXIPIA

Eider Riaño dirige Eder Estetika, un centro de estética pionero en Errenteria (calle Morronguilleta, 6) que gracias a su profesionalidad, innovación tecnológica y atención personalizada se ha convertido en todo un referente. Formado por un total de cinco profesionales, el centro ha logrado ganarse la confianza de numerosos clientes durante sus 10 años de vida. ¿Y cuál ha sido su secreto? Priorizar el trato humano, ponerse en el lugar de los demás y afrontar todos los tratamientos de belleza y salud estética con los métodos más modernos y eficaces del mercado.

En esta década, el centro ha logrado una clientela fiel que habla maravillas de sus tratamientos. Y Eider, con solo 31 años, se ha ganado a pulso el respeto y reconocimiento del sector estético de Gipuzkoa. Entre otras muchas cosas, Eider destaca en esta entrevista un autobronceado que acaba de traer de Londres y la depilación eléctrica asistida por ordenador.

MUSELINES se traslada por primera vez a Errenteria, donde hemos contado con la colaboración de dos establecimientos. Por un lado, Óptica Xenpelar, ubicado en el centro del municipio (plaza de los Fueros, 7) y, por otro, la peluquería Patxi Urtxipia (María Lezo, 2). Para completar el look de Eider hemos vuelto a contar con la ropa de Little Lola de Gros (Gran Vía, 17), que ya sabéis que presta mucha atención a las últimas tendencias.

Eider Riaño Estética Avanzada

¿Siempre habías tenido claro que te ibas a dedicar al mundo de la estética?

Sí. Aunque, en un principio pensé en orientar mi carrera a la peluquería. Cuando descubrí todos los campos que abarcaba la estética (facial, corporal, depilación, tinte, aparatología, manos, uñas…) dije, ¡esto es lo mío!

Empezaste a formarte desde muy joven…

Sí, desde los 17 años. Pero en este sector no puedes dejar de formarte. Hay que innovar continuamente, estar al tanto de las últimas novedades. Es la única manera de ofrecer el mejor servicio posible y que los clientes sigan manteniendo la confianza que han depositado en ti. Así que siempre he absorbido conocimientos como una esponja, asistiendo a cursos de formación por ejemplo. Quizás tiene que ver con mi carácter: soy una persona muy salsera, muy inquieta.

De ahí que te lanzaras a la aventura de abrir Eder Estetika con tan solo 21 años. ¿Cómo recuerdas aquellos días?

Me lo tomé como una experiencia vital más. Ya os digo que soy muy movida e inquieta y que aquel era otro paso más en mi vida. A mis padres les hacía especial ilusión que estudiase una carrera, pero yo tenía decidido cuál iba a ser mi camino. Lo tenía clarísimo. Así que mis padres apoyaron mi decisión a cambio de que montase mi propio negocio. Querían que trabajase por mi cuenta. Y así fue.  ¡Lo que no pensaba es que iba a ser todo tan rápido!

En su momento te parecería algo normal, pero fuiste muy valiente…

En realidad, no me pareció que estuviera haciendo nada extraordinario. Era lo que tocaba y no le di mayor importancia. Es verdad que a medida que te vas haciendo mayor ves las cosas con otra perspectiva, cambia tu visión de los hechos, etc. Pero no me arrepiento de nada: el tiempo nos ha dado la razón a mis padres -por apoyarme desde el principio y creer en mí- y a mí misma por tener la suerte de hacer lo que me gusta de la mejor manera posible. Soy una privilegiada.

En la estética se cumple esa máxima de que la cara es el espejo del alma, ¿no?

Sí, totalmente. Porque el universo de la estética es amplísimo y va mucho más allá de la apariencia física, de lo que ven nuestros propios ojos. Mejorar el aspecto de una persona puede responder a tipologías de las más variadas, desde una baja autoestima, problemas psicológicos… La estética no tiene por qué ser frívola y superficial.

¿Cuál es la reacción más habitual de tus clientes después de haber pasado por el centro?

Suelen salir encantadas, muy satisfechas. Muchas te reconocen que acaban sintiéndose mejor, lo que resulta muy bonito y gratificante; de alguna manera, te están reconociendo que has hecho un buen trabajo. Por suerte, tengo una clientela fiel con un grado de satisfacción muy alto.

¿La gente que acude al centro va con una idea concreta de lo que se quiere hacer?

Depende de los casos. Hay mujeres que entran con muchas dudas, otras con ideas más claras… En primer lugar, nosotros escuchamos sus necesidades y nos ponemos en su lugar. Por supuesto, las asesoramos en todo momento. Además, en todos los casos se les hace un diagnóstico personalizado previo: entran en cabina, analizamos su caso pormenorizadamente, se les aconseja, y si están de acuerdo es entonces cuando empezamos a trabajar.

De momento, solo estás hablando de mujeres… ¿No van hombres a tu centro?

Muy pocos. El porcentaje es de un 99% de mujeres frente a un 1% de hombres.

¿A qué crees que se debe? ¿Los hombres aún sienten pudor por estas cosas?

Pues creo que es una mezcla entre la falta de costumbre y vergüenza. Aunque poco a poco es una tendencia que está cambiando, a los chicos les cuesta mucho venir. La estética no se dirige a un género determinado. Cualquiera es susceptible de mejorar su aspecto y cuidar su imagen, sea hombre o mujer.

¿Tenéis alguna marca de referencia con la que trabajáis asiduamente?

Todos los tratamientos faciales y corporales los realizamos con la firma de alta cosmética Massada de Pamplona. Es un concepto nuevo en el mundo de la belleza y el cuidado personal hecho a partir de productos 100% naturales. Estoy muy satisfecha con sus resultados.

¿Qué importancia le das a la aparatología?

Le presto muchísima atención. Es muy importante poder trabajar con las últimas novedades tecnológicas. Entre otras cosas, tenemos un aparato de oxigenoterapia; radiofrecuencia indiba, que es un tratamiento muy eficaz para rejuvenecer nuestra piel y eliminar las arrugas y la flacidez; el mejor aparato de depilación eléctrica del mercado; depilación de láser de diodo; y lo último que he adquirido es el Dermapunt, un bolígrafo con un filamento para tratamientos faciales anti-aging como las arrugas, manchas, marcas de acné. Es un renovador facial con unos resultados sorprendentes.

Entonces, ¿la depilación eléctrica está volviendo?

No se debería haber ido nunca. El problema es que la depilación láser, infinitamente más rápida, no llega a todo. Pero la tecnología avanza mucho y en el centro ya disponemos de una máquina eléctrica asistida por ordenador. Se puede programar para hombres y mujeres, delimitar la zona, el tipo de pelo, el filamento que vamos a utilizar, etc. La máquina se adapta a todas las necesidades y se actualiza a través de un USB.

El verano suele ser la temporada alta de los centros de estética. ¿No es más conveniente hacerse un tratamiento continuado todo el año?

Totalmente. A nuestras clientes les recomendamos que vengan no solo ahora, sino también el resto del año (de enero a junio, por ejemplo). De esta forma, obtendrán mejores resultados y les será más fácil cumplir los objetivos marcados sin la necesidad de tener que realizar un sprint final para el verano.

¿Y está cambiando la mentalidad?

Cada vez vienen más mujeres con una frecuencia aproximada de una vez al mes a hacerse un tratamiento facial, de arrugas, celulitis…  También vienen por cuestiones sanitarias. Muchas cosas relacionadas con la estética tienen que ver con la salud.

¿Puedes contarnos en qué otros tratamientos estáis especializados?

En muchas cosas. En la manicura normal, la manicura semi permanente, las uñas de gel, pedicura, lifting de pestañas, extensiones de pestañas, depilación al hilo y me gustaría destacar el autobronceado en cabina. Lo he traído desde Londres y hoy por hoy es el producto más natural que existe, como si hubieras estado en la playa de vacaciones. Además, el producto tiene unas propiedades antioxidantes y de antienvejecimiento buenísimas para la piel. Los clientes que lo han probado salen realmente contentos con el resultado y la duración, ya que dura unos diez días y además se va progresivamente, sin dejar los antiestéticos corros de otros autobronceadores.

Vamos terminando… ¿Qué balance haces de estos 10 años de Eder Estetika?

Me siento muy orgullosa. He aprendido muchísimo, he conocido a gente maravillosa y tengo la suerte de poder vivir de un trabajo que me encanta. Esta es mi vocación y lo puedo ejercer en mi propio centro de estética. ¿Qué más puedo pedir?

Has demostrado que eres una trabajadora y que, en este caso, el que la sigue la consigue…

Sí, eso es cierto. Con 20-21 años la gente se va a estudiar inglés, de Erasmus, por ahí… Y yo, en cambio, cogí un camino distinto. Decidí abrir mi propia empresa. He trabajado muy duro para llegar hasta este punto, pero ha merecido la pena. He disfrutado mucho. En el centro estoy en mi ambiente, en mi salsa, soy yo al 100%. No deja de ser mi casa.

Por último, ¿qué es lo que más te gusta hacer fuera del trabajo?

Hace unos años descubrí que me encantaba viajar. Puedes descansar, conocer otros lugares, desconectar… ¡Es genial!

¡Muchas gracias por abrirnos las puertas de tu estupendo centro de estética y a por otros 10 años más!

LITLE LOLA

LOOK 01
• Pitillo vaquero: 29,50 €
• Top coral volantes: 29 €
• Batín flores largo: 34 €

LOOK 02
• Vestido largo flores: 49 €
• Bolso ante azul: 51 €

LOOK 03
• Pitillo blanco: 36 €
• Top blanco: 26 €
• Collar verde largo: 24 €
• Bolso flecos verde: 69,90 €

OPTICA XENPELAR

• Gafa negra y azul Roxi: 99 €
• Gafa transparente con flores Life Loft: 138 €
• Gafa cristal rosa Kypers: 58 €

¡Hasta la siguiente publicación! ¡Estad atentos!

¡Nos vemos!

No Comments

Post A Comment