CENTRO DENTAL IMPLANTOLÓGICO DR. MANUEL GÓMEZ

La odontología en Bizkaia cuenta con extraordinarios referentes, ¿cómo destacar entonces y ser un especialista de primer nivel?, el Dr. Manuel Gómez González nos da su respuesta con naturalidad… “manteniendo siempre el entusiasmo por investigar, aprender e innovar”. Este reputado médico estomatólogo especializado en odontología ha logrado compaginar con éxito el ejercicio de su actividad profesional en su centro clínico junto con la docencia y la investigación. Además, su gran pasión por los avances tecnológicos le han mantenido siempre en la vanguardia, renovándose continuamente y ofreciendo siempre las mejores soluciones a sus pacientes.

Manu (así le gusta que le llamen), es una persona atenta, cercana, detallista, perfeccionista… Él siempre busca la mejor versión de sí mismo, tanto en lo personal como en lo profesional. Su sonrisa, además de una muestra de su habitual simpatía, es también su mejor tarjeta de presentación profesional. Pero Manu enseguida nos argumenta… “además de la estética y el atractivo de sentirnos bien con una bonita sonrisa, lo más importante es la salud, la prevención y los cuidados de la boca en su totalidad”… hoy sabremos hasta qué punto es importante la salud de nuestra boca.

Nos citamos en su Centro Dental Implantológico Dr. Manuel Gómez (Gran Vía Don Diego López de Haro, 45 – 1º, Edificio Sota), junto a Plaza Moyúa. Allí ejerce desde 1997, año de su inauguración, y es pionero en Bizkaia en el campo de la implantología oral y la estética dental. Su espacio es luminoso y acogedor, la atención personal impecable, en la sala de espera todo nos indica que estamos en buenas manos. Pero hoy no nos toca esperar, vamos a conocer más de cerca a Manu y a su extraordinaria trayectoria.

Entrevista: Ewa Murillo
Fotografía: Pankra Nieto
Dirección y coordinación: Ewa Murillo
Edición y postproducción: Filtro Creativo

Manuel nos recibe en el exterior del portal del Edificio Sota, un edificio emblemático del ensanche bilbaíno. Fue diseñado por el arquitecto Manuel María Smith a principios del siglo XX y se reconoce oficialmente como uno de los edificios más sobresalientes de la arquitectura regionalista de los años 20 en la capital vizcaína.

El hall del portal se ha transformado en un amplio y acogedor lobby en consonancia con el estilo cálido y elegante del edificio. Para saber más sobre este magnífico edificio pulsa aquí.

Manu, eres médico estomatólogo con vocación hacia la cirugía reconstructiva, ¿cómo llegaste a maxilofacial? 

Tenía inquietud por aprender y la oportunidad apareció en cirugía maxilofacial. Al acabar la carrera obtuve una plaza de estomatología en colaboración con el Hospital de Basurto y la Universidad del País Vasco. Como lo que me gustaba era la cirugía lo orienté hacia la implantología. Me impresionó ver cómo se quedaban casi sin dientes los pacientes que habían sufrido de cáncer, fue así como descubrí un campo novedoso lleno de retos. 

Desde el hall accedemos a cualquiera de las nueve plantas del edificio, subimos a la primera planta, donde se encuentra el Centro Dental Implantológico del Dr. Manuel Gómez.

Zuriñe organiza, recibe y atiende las citas de los pacientes. 

Para formarte en implantología tuviste que salir al extranjero ¿no?

Sí, me formé en Francia, Suecia y EEUU principalmente, hasta participar en Barcelona en el IV Congreso Mundial de Implantología. Allí conocí al profesor Gerard Scortecci, profesor de la Universidad de Marsella y a Francisco Doñate, Catedrático de Anatomía y Director del Departamento de Neurociencias de la UPV, grandes referencias en el sector. Con ellos trabajé mi tesis sobre implantes de titanio, que el científico sueco Brânemark ya había descubierto con éxito como material de implante dental. Tuve mucho reconocimiento con mi trabajo y se abrieron las puertas a universidades, viajes e incluso formé parte de la junta directiva de la Sociedad Española de Implantes SEI.

Entonces… fuiste un pionero en implantología.

Me siento muy orgulloso por ello, en la actualidad nos mantenemos a la vanguardia en este campo. Ya han pasado años desde que empecé en 1984. Me considero una persona afortunada porque desde que empecé he mantenido con la misma intensidad mi pasión por esta profesión. 

Has mantenido la pasión y también la inquietud, porque compaginas estupendamente tu actividad profesional con la docencia y la investigación.

Claro, las tres actividades se retroalimentan. Puedes enseñar lo que sabes, lo que trabajas y lo que investigas, y todo ese conocimiento que generas y transmites revierte en tu profesión. Comencé a dar clases en la Facultad de Medicina y Odontología de la Universidad del País Vasco. Fui Director del Curso de Posgrado en Implantología Oral y de otros cursos de estética dental en Europa y EEUU. La universidad es impresionante. Tengo recuerdos maravillosos y unos excelentes alumnos. Ahora doy clases en la Universidad del País Vasco a estudiantes de 5º de Odontología.

También eres el Director Académico del Máster en Rehabilitación Oral & Estética Dental Integrada por la Universidad Isabel I 

Es una especialización extraordinaria, lo integramos 19 profesionales venidos de diversas partes del mundo. Durante dos años damos clases en mi centro dental y otras clínicas concertadas. Cuento con un equipo de expertos de la odontología brasileña con los que he colaborado en múltiples ocasiones. En Brasil hay un excelente nivel en el campo de la estética dental. También en España hay especialistas muy destacados. Juntos ofrecemos procesos y conocimientos para una formación de primer orden. 

Este máster lo impartes en el “cubo de cristal”, un espacio muy característico de tu centro.

Es un rincón que simboliza parte de mi identidad. En uno de mis viajes a Los Ángeles visité el despacho de un dentista muy famoso. Tenía un cubo de cristal junto con un jardín japonés. Cuando me instalé en este edificio en 1997 hice la reforma y recreé ese cubo de cristal. Al principio puse una fuente… pero enseguida lo utilicé para dar los cursos. Es un entorno muy agradable con mucha luminosidad que permite observar desde la sala contigua el desarrollo de la práctica formativa.

Práctica formativa en el cubo de cristal.

Combinas entonces teoría y práctica en el máster…

Así se aprende de verdad, primero impartimos los contenidos de la formación y después cada alumno los pone en práctica. El cubo de cristal se transforma en una sala de operaciones.

El equipo del Dr. Manuel Gómez en el multifuncional “cubo de cristal” del centro. De izquierda a derecha: Zuriñe (recepción), Maite (periodoncista), Belén (enfermera) y Cristina (auxiliar). Aunque no pudo asistir el día de la sesión fotográfica, hay que nombrar a Sofía, la hija de Manu, que también forma parte del equipo y es Máster en Ortodoncia Avanzada y Ortopedia Dentofacial (más abajo podéis ver una foto suya).

Ya vemos lo importante que es el “cubo de cristal”, de ahí su presencia gráfica en vuestro logo, que integra el edificio y el cubo.

Efectivamente, nuestro logo representa la puerta del edificio Sota, muy emblemático para Bilbao y el cubo que es muy característico de nuestro centro…

… ¿y la línea?

La línea es el pasillo del centro dental, como una columna vertebral.

También ocupas cargos representativos en entidades del sector.

A nivel internacional he colaborado con muchas investigaciones y logrado con ello muchos reconocimientos. Aunque lo más importante ha sido el gran intercambio de conocimientos con otros colegas del sector. Estar al tanto de las novedades y avances es prioritario para desarrollar en primer nivel tu profesión. Me gusta investigar pero también coordinar y promocionar encuentros que impulsen nuestros logros. Hasta hace poco he sido Presidente de la Sociedad Española de Odontología Digital (SOCE), una entidad que “está ocupando un espacio social y profesional relevante como sociedad científica”. Al finalizar mi mandato me hicieron un homenaje. Con ello sentí el respeto y aplauso de toda la profesión.

¿Qué beneficios aportan los avances digitales?

Las nuevas tecnologías han impulsado un gran avance en nuestra profesión, permitiendo grandes mejoras en la odontología, sobre todo en el diagnóstico del paciente. Las imágenes 3D nos permiten tener una información más precisa, desarrollar técnicas más exactas y realizar los procesos con mayor rapidez. La información del paciente es fundamental, antes del tratamiento podemos analizar con precisión qué ocurre y planificar. Utilizamos un escáner 3D de última generación (Tomografía Computarizada Dental de Haz Cónico) y obtenemos con gran fiabilidad una imagen tridimensional de los dientes y el macizo cráneo-facial.

¿A esto se le denomina implantología digital?

Sí, con esta información podemos analizar la boca del paciente. Cuando queda claro que hay que intervenir pasamos a la cirugía de implantes dentales. En ese proceso también trabajamos con avanzados programas informáticos que facilitan las mejores soluciones con el menor riesgo. La implantología digital que realizamos en nuestro centro ofrece grandes ventajas: reducción del tiempo de tratamiento, mejora de la calidad de vida del implante y mayor protección de la densidad ósea. Son trabajos muy meticulosos y nuestro porcentaje de éxito es del 97%.

Hay otros avances que son igualmente notorios: ortodoncia invisible, carillas…

En la nueva odontología contamos con tratamientos de toda la vida pero con innovación de materiales menos abrasivos, procedimientos más eficientes y una nueva dimensión en el tratamiento al paciente. En nuestro Centro Dental somos referentes en ortodoncia invisible, anestesia general, cirugía guiada, implantes de carga inmediata, carillas y estética dental.

Precisamente la estética dental es la que más éxito tiene ¿no?

Sí, existe una gran demanda de estética dental, pero es muy importante que se contemple siempre desde un análisis funcional. Dicho esto, analizamos la sonrisa del paciente para mejorarla al máximo. Es preciso corregir los parámetros estéticos, las alteraciones de forma, color y posición dental. Buscamos una sonrisa bonita y funcionalmente eficiente. Asesoramos a la persona sobre el embellecimiento de sus dientes acorde a sus características. Las técnicas utilizadas son las más competentes y novedosas para el blanqueamiento dental, lentes de contacto y carillas con materiales de gran calidad.

Por otro lado, defendéis la odontología conservadora, ¿qué quiere decir esto?

Quiere decir que abogamos al máximo posible por conservar la dentición propia de cada paciente… “no existe mejor material que el de uno mismo, siempre y cuando esté en optimas condiciones”. Antes de la extracción trabajamos con precisión y detalle la reconstrucción. Todos los tratamientos son globales, buscan el mejor resultado tanto funcional como estético. A veces una ortodoncia es suficiente para lograr una buena función y oclusión de los maxilares. Los brackets invisibles y las técnicas removibles han revolucionado este problema. Ahora tanto los niñ@s como los mayores confían en nosotros para mejorar su sonrisa.

Manu, llama la atención que tu equipo está formado en exclusiva por mujeres…

Lo verdaderamente importante es que son excelentes profesionales. Entre tod@s formamos un equipo multidisciplinar muy completo: una periodoncista, una odontóloga general y ortodoncista (mi hija Sofia, actualmente de baja por embarazo). Contamos además con un equipo de auxiliares y por supuesto de administración, recepción y atención. Responsabilidad, rigor, compromiso… valores que nos acompañan cada día en nuestra profesión.

Manu, de nuevo con su equipo: Zuriñe (recepcionista), Maite (periodoncista),  Belén (enfermera) y Cristina (auxiliar).

Formáis parte del plan de atención dental infantil del Gobierno Vasco.

El Departamento de Salud y Osakidetza, con la colaboración de un extenso cuadro de dentistas concertados, entre el que nos encontramos, asegura de forma gratuita la atención dental a todos los niños y niñas desde los 7 a los 15 años. Este programa es importante y necesario para garantizar la salud bucodental en estas edades, la buena dentición y la práctica de buenos hábitos desde temprana edad.

Sofía Gómez Vildósola, hija de Manu, Máster en Ortodoncia Avanzada y Ortopedia Dentofacial.

Las campañas institucionales han repercutido mucho en la salud bucodental de la sociedad.

Hace 30 años la gente perdía piezas y quedaban desdentados, era algo común de ver. Tras las campañas posteriores para crear buenos hábitos saludables el panorama actual ha cambiado mucho. Hoy en día, lo más importante es la prevención. Nuestro mayor énfasis está en las revisiones periódicas. Por ejemplo un flemón o el sangrado de encías, en la mayoría de los casos, son evitables con una buena prevención. El estado de nuestra boca influye en el bienestar de todo nuestro organismo. Una mala salud bucodental puede agravar muy negativamente una diabetes o una cardiopatía. Ahora, hasta es posible analizar el ADN a través de cultivos de saliva y prever enfermedades genéticas y tratarlas con antelación. “Tener la boca en buenas condiciones es tener salud”.

Además de su pasión por el trabajo bien hecho, Manu se siente un buen embajador de su ciudad cada vez que viaja. Incluso suele llevar vídeos de Bilbao, o de Bizkaia, a los congresos. Para él, Bilbao se ha convertido en escenario nacional e internacional de transformación, es una de las ciudades con mayor actividad y proyección, y también un referente en el sector de la odontología. Como muestra de este fervor, en su centro luce un panel con auténticas láminas de titanio del Guggenheim Bilbao. Las adquirió en el año 97 y se enmarcaron respetando su ondulación original. 

Manu, existe todavía el “miedo al dentista”…

Hoy en día no existe miedo al dentista. Adultos, niños y niñas, en general, se sienten muy confiados al acudir a los dentistas y odontólogos. La figura del “sacamuelas” pasó a la historia, los profesionales de hoy tienen una alta cualificación en atención y conocimiento de los perfiles de cada paciente. A mis alumnos odontólogos les alecciono para que no sólo vean una boca sino un paciente al que hay que tratar pero también escuchar. Un buen historial también debe contemplar ampliamente el perfil de cada paciente, completarlo con rigor y precisión es la base para comprender posibles patologías.

Manu afirma sentirse un artesano de la boca y confiesa que si se dejara todo en manos de la tecnología, tal vez se caería en el error de crear todas la bocas iguales. Los mejores especialistas consiguen diferenciarse gracias a su habilidad para armonizar la ciencia y el arte. La odontología se sirve de la tecnología para ser ejecutada desde el conocimiento y la sensibilidad.

Tu vida profesional transcurre entre la clínica y la docencia, ¿te queda tiempo para la investigación?

Claro, disfruto mucho probando los nuevos productos de la industria. En mi sector, actúo como prescriptor de las nuevas tecnológias, somos influencers. Junto con otros colegas testamos las propuestas y las valoramos, aportando mejoras que se adapten mejor al uso de las necesidades reales. Las tecnologías forman parte de nuestras vidas, en todos los ámbitos: académico, profesional y personal. Mis alumnos de 5º de Odontología de la Universidad del País Vasco, que acuden 2 días por semana a mi centro, son íntegramente nativos tecnológicos digitales y su aprendizaje se apoya en gran medida en estas tecnologías.

Y para terminar, ¿cuál será la próxima tecnología que nos aportará nuevos beneficios?

La medicina robotizada es hoy el gran avance. Investigar y conocer sus nuevas posibilidades puede posicionarte por delante en nuestra profesión. Pero como he dicho antes, siempre armonizándolo con el arte, el conocimiento, la experiencia y la sensibilidad. Para diseñar una sonrisa, además de las últimas tecnologías, siempre serán necesarios los conocimientos científicos y clínicos, las habilidades de apreciación para ajustarse a las delicadas y minúsculas proporciones y escalas con gran meticulosidad y sensibilidad estética. Y una gran pasión por llegar a la perfección y conseguir el modelo personalizado de belleza ideal de cada paciente.

Y dejamos a Manu, recorriendo el centro de la villa, con un día radiante y seguramente una de las sonrisas más cuidadas y más profesionales de todo Bilbao.

Gracias Manu por trasmitirnos la importancia de la nueva odontología. Voy a pedir cita para seguir tus consejos en prevención. Mejor hoy que mañana…

¡Hasta la siguiente publicación! ¡Estad atentos!

¡Nos vemos!

No hay comentarios

Publicar un comentario