ABRACADABRA

Redacción: Gemma Garbizu
Fotografía: Fernando Cortés
Dirección y coordinación: Laura Manjarrés
Edición y postproducción: Filtro Creativo

Cada vez que observo su escaparate y entro en su tienda, ese genuino olor a madera  pigmentado de colores alegres, y ese tacto del algodón con formas y siluetas sonrientes, me transporta de una forma mágica a los tiempos de mi niñez. ¿A qué lugar me refiero? Sin duda a la juguetería Abracadabra que ha traído a nuestra ciudad el concepto más especial que existe en el sector de los juguetes y juegos. Ubicada en C/ Urbieta 23 desde hace ya catorce años, esta juguetería tiene un estilo único en su forma de entender las cualidades que deben reunir sus productos en aras del desarrollo de la creatividad y la inspiración de niños… de adolescentes… y de adultos de todas las edades.

Judith Espinosa y Lázaro Olivenza, sus propietarios, han querido desde siempre ofrecer una juguetería como “las de toda la vida”. En una época donde lo puramente comercial es lo que prima, Abracadabra se caracteriza por una filosofía totalmente diferente, donde todos sus productos inspiran y motivan ayudando a educarnos en valores como el gusto, la creatividad o el respeto por el medio ambiente. Lázaro es psicólogo infantil y Judith es diseñadora gráfica: una combinación perfecta para ofrecernos ese trato tan profesional y personalizado por el que se reconoce a esta juguetería.

¿Existen determinadas edades para entrar en Abracadabra? En absoluto… se trata de una juguetería para todas las etapas; encuentras desde mordedores o preciosos muñecos de trapo para los bebes de cuna, hasta juegos de mesa y construcción para estimular y divertir a las personas más mayores. Y todos ellos tienen una esencia muy especial; son diseños muy entrañables en madera tratada con pigmentos naturales y otros materiales como el trapo, el algodón o el caucho; todos cien por cien ecológicos.

En Abracadabra huele a madera y se respiran aires de sueños y de fantasía. Los juguetes se envuelven de una paleta de simpáticos colores; algunos muy vivos, aunque este año también imperan las tonalidades pastel.

Y es que cada etapa del desarrollo de los niños encuentra en Abracadabra juguetes y juegos específicos: para desarrollar la motricidad fina, en el primer año de vida… para asociar colores y formas en el siguiente, juegos para estimular la cooperación a partir de los tres años… de construcción a los cuatro…

Diseños como los Arco iris Waldorf son uno de sus productos más solicitados. Formados por piezas de madera, son muy versátiles y pueden acompañar al niño a lo largo de sus diferentes etapas desarrollando su capacidad creativa.

Para los bebés tienen productos maravillosos como sus “dudús” (doudou): pequeños muñecos de trapo muy suaves para que el niño duerma con él. Es como una mini mantita con forma de muñeco que puede ser una figura de apego: puede impregnarse del olor corporal de la madre para que cuando se lo pongas al niño en la cuna asocie que está a su lado.

También cuentan con una preciosa colección de cuentos infantiles; son álbumes ilustrados donde la ilustración tiene tanta importancia como los textos, cuidadosamente seleccionados para tratar temas como las emociones, la autoestima, la empatía, la diversidad, los miedos …

Y no podían faltar los clásicos juegos de mesa para los adultos; son los juegos de siempre como por ejemplo el Ajedrez, las Damas, el Backgamon, el Parchís o el Tangram, entre otros, materializados con una preciosa estética en madera. Además cuentan con una amplia colección de juegos del mundo, pudiendo encontrar ideas realmente sorprendentes.

Antes de despedirnos les preguntamos cuál es la parte más bonita de su trabajo. Nos contestan que es difícil elegir pero quizás se quedan con la ilusión de ver cómo esos niños que comenzaron viniendo a Abracadabra siendo unos bebés siguen soñando en su tienda siendo ya niños o incluso adolescentes, y salen felices de su tienda con uno de sus juguetes bajo el brazo.

Etiquetas:
No hay comentarios

Publicar un comentario